Compartir
Publicidad

Todas las canciones geniales de gente a la que odias

Todas las canciones geniales de gente a la que odias
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La música pop, al igual que la mayor parte del arte contemporáneo, es interpretada por el fan a dos niveles: por un lado, el producto en sí mismo, que puede gustar más o menos; por otro, el creador de dicho producto, que puede gustar muchísimo o poquísimo. Podemos amar la primera y odiar al segundo y viceversa. Cuando eso sucede, sin embargo, corremos el riesgo de despreciar productos culturales que sí tienen algo interesante que contar sólo por el hecho lateral de que su creador nos parezca un poquito, ejem, imbécil.

En serio, hay un monton de canciones geniales hechas por gente que detestamos. O que detestas. Hoy, nosotros hemos decidido recopilar un puñado de grandes temas compuestos o interpretados por personajes públicos de dudosa reputación.

Los Canarios - Get on Your Knees

Hay pocas dudas al respecto: Teddy Bautista es uno de los músicos nacionales más odiados de nuestra historia. Su largo periodo al frente de la SGAE, la sociedad general de autores que con tanto ahínco y poco tino trató de poner puertas al inevitable campo, le puso en el ojo del huracán de las nuevas generaciones. En los sesenta, sin embargo, Bautista lideró a Los Canarios, un más que reivindicable grupo en la estela de Los Brincos y Los Bravos que contribuyó a introducir el rock anglosajón en España.

Y que tenía bombazos como el 'Get on Your Knees'.

Ramoncín - Litros de alcohol

Ramoncín se ha quedado sólo, y nuestra búsqueda del último fan del otrora célebre músico madrileño fue un tanto infructuosa. Al igual que Bautista, Ramoncín tuvo que pagar el precio de su pertenencia activa a la SGAE y de su lucha incesable contra la piratería y, en otros términos, el consumidor de su propio producto. Y al igual que aquel, Ramoncín, lejos de su perfil activista y de el perfil arrogante que le convirtió en uno de los personajes públicos más odiados de España, tiene un puñado de canciones destacables.

Es complicado reivindicarlas hoy (y entonces: Ramoncín siempre fue un personaje muy apaleado por la prensa) sin evocar su figura presente, tan ensombrecida, pero cosas como 'Litros de alcohol' forman parte de la historia pop española.

Paul McCartney - Blackbird

¿The Beatles? No exactamente. Paul McCartney, más bien, también conocido como el hombre que tuvo la culpa de todo compuso canciones, en solitario (para 1968 The Beatles ya no eran un grupo), tan brillantes y perdurables como 'Blackbird'. McCartney es una figura hoy controvertida: despreciado por una parte sustancial de la humanidad (incluso por el propio Lennon en su momento), su arco de influencia en la música pop contemporánea y su profundo listado de grandes canciones son innegables. Se le puede odiar, pero en ocasiones hay que rendirse a su evidencia.

U2 - All I Want Is You

Llegados a este punto de la historia de la música pop resulta poco conveniente defender a Bono como personaje público: aquí y allá se espolvorean sus detractores, señalando lo vergonzante de sus últimos discos, de su carácter salvador, de su estética y de haber perfeccionado el rock de estadio, el rock más odiado de todos cuantos han existido. Con todo, U2 no es tan mal, mal grupo. Se ha convertido en un cliché detestarles pasando por encima de sus canciones, pero aquí y allá hay cosas a las que sí merece la pena volver (en sigilo, eso sí).

Coldplay - Yellow

¿Existe hoy en día un grupo más odiado que Coldplay? Mmmmmm, improbable. La unanimidad crítica en torno a Chris Martin y compañía es absoluta, y ayer, tras su olvidable actuación en la Superbowl, los artículos destrozando su actuación en comparación a la de Beyoncé fueron inmisericordes. Es cierto, Coldplay merecen odio, y lo merecen por muchos motivos (casi tantos como discos en su haber), pero, ey, un día no fue así. Echad la vista atrás, escuchad sus dos primeros discos y respondeos sinceramente. ¿Molaron?

Molaron, sí, hay mucha gente que opina que molaron bastante. Por canciones así:

José Luis Perales - Por qué te vas

Quizá en uno de tus largos viajes de infancia al pueblo de tus padres, casete en mano, infintas horas mirando hacia esa nada gigantesca y bellísima que es la España interior, tus progenitores decidieran poner on repeat las canciones de un señor de Cuenca llamado José Luis Perales. Su discografía es un museo de los peores horrores de la canción melódica española, pero Perales, con todo el estigma que el pobre hombre lleva a sus espaldas, compuso una de las canciones más reconocibles de nuestra historia popular.

Aunque él casi nunca la cantó.

Elton John - My Father's Gun

Hay muchos y muy diversos motivos para odiar a Elton John. Al margen de su proyección mediática como celebridad británica, al margen de todas esas canciones horribles puro puke rainbows, al margen de él mismo, John también tiene algún que otro disco reivindicado de forma frecuente en ciertos foros. Goodbye Yellow Brick Road, por ejemplo, cuenta con gran predicamento dentro del rock progresivo. Y Tumbleweed Connection, con ciertos dejes southern, guarda algunas canciones fabulosas. Como esta 'My Father's Gun'.

Mecano - Cruz de navajas

Hay pocas cosas que reúnan tantos motivos objetivos de odio como Nacho Cano: fue budista, teclista instalado en el virtuosismo visual y miembro particularmente hortera de un grupo bastante hortera de la década más hortera de la historia del universo. Mecano, aquel grupo que vendió más que nadie para gozo de unos y pesadumbre de otros, es aún hoy fruto de acalorados debates entre quienes admiten sin tapujos (¡sin tapujos!) escuchar sin canciones y entre quienes se debaten creen que deberían terminar en el Tribunal de la Haya.

Entre tanto jaleo, 'Cruz de navajas', que sí, hombre, que sí.

Víctor Manuel - La Planta 14

Víctor Manuel, Ana Belén, Miguel Ríos, Joaquín Sabina, Aute, etcétera. Todos sabemos a qué clase de artista políticamente comprometido durante los años ochenta nos referimos. Aquella generación ha sido justamente vilipendiada por las siguientes, incapaces de conectar con una élite musical que ha gozado del beneplático de los medios generalistas durante décadas. Son muy odiados. Con todo, hay algunos detalles a restacar de su discografía para aquellos que no los vivieron. En el caso de Víctor Manuel, y en función de las sensibilidades sonoras de cada uno, vale el ejemplo de 'La Planta 14'.

Love of Lesbian - Maniobras de escapismo

De un tiempo a esta parte, pocos estamentos de la música nacional reciben tantos palos como los grupos de corte independiente que, por arte de magia, saltaron a los medios generalistas y a ocupar la cabecera de todos los festivales de tamaño medio de España. Vetusta Morla como referente de proa, Supersubmarina, Izal, Lori Meyers, Second y Love of Lesbian como cómplices necesarios. Estos últimos, dada su omnipresencia y el notable recorrido de sus dos últimos discos, han tendido a ser algunos de los más odiados (anuncio de cerveza de turno mediante).

Pero, ey, tienen canciones rescatables. Esta, por ejemplo, titula su primer disco en español.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio