Compartir
Publicidad

Un perro nada 10K para volver con sus dueños. He aquí otros regresos a casa igual de alucinantes

Un perro nada 10K para volver con sus dueños. He aquí otros regresos a casa igual de alucinantes
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos que los perros tienen una habilidad especial para orientarse, una suerte de GPS natural que, al igual que otros animales, les permiten volver a lugares que ya conocen y volver a sentirse a salvo. ¿Cómo? Lo vimos en su momento aquí: se cree que los cánidos, entre otros simpáticos bichos del mundo, tienen la capacidad de detectar campos magnéticos, lo que les habría permitido desarrollar un alucinante sentido de la orientación. Los casos que prueban su capacidad para no perder el sentido del espacio son numerosos.

El más reciente es el de un perro de en Estados Unidos que viajaba con sus dueños a lomos de un barco en el Lago Michigan, uno de los gigantescos grandes lagos que ejercen de frontera natural entre Canadá y Estados Unidos. Durante el viaje, el animal cayó al agua, y los tripulantes de la pequeña embarcación lo perdieron de vista. Al día siguiente, la mascota apareció en un campamento cercano tras haber nadado diez kilómetros y andado casi veinte. Una barbaridad, y un acto de carácter casi épico.

Rylee, diez meses y un oro en natación

El protagonista de tan asombrosa historia es Rylee, un pastor alemán de alrededor de diez meses de vida. Cuando cayó al barco, los dueños lo habían dado por perdido. Al cabo de diez minutos de que el animal desapareciera de la embarcación ya se había hecho invisible en la enorme masa de agua del Lago Michigan. Desesperados, realizaron una llamada de socorro por la radio del barco, alertando a los lugareños y turistas de la zona del hecho.

Ese mismo día, como explican en ABC News, un pescador local avisó a su mujer, que está al frente de un grupo de voluntarios de la zona llamado Lost Dog Search Team, para que se pusieran manos a la obra. Al día siguiente se produjeron los primeros avistamientos, y el perro apareció cerca de un campamento. Rylee había nadado más de diez kilómetros y había caminado alrededor de veinte primero para salvarse y después para encontrar a sus dueños. Ahora, podrá volver a su entrenamiento para convertirse en un perro de rescate.

Pero, el perro que se recorrió Gran Bretaña entera

El caso de Rylee es impresionante, pero no el más asombroso que hemos registrado este año. Pero, un perro pastor de cuatro años, logró la impresionante machada de caminar 386 kilómetros a lo largo de la costa este de Gran Bretaña para volver a su casa. Extraviado en las remotas y norteñas tierras de Cumbria, Pero había sido entregado por sus antiguos dueños galeses a un pastor de ovejas. Pero el animal, que debía añorar su hogar, decidió escaparse y hacer el viaje de vuelta, cruzando media isla en apenas dos semanas. Homesick, lo llaman.

Eres tú, Murphy, dos años después

Canadian Golden Retriever Volver, con la frente marchita.

¿El mejor modo de recuperar a tu perro cuando se ha perdido por los impresionantes bosques de California, cerca del lago Tahoe? Volver al lugar en el que lo viste por última vez y dejarlo todo prácticamente igual a su estado de las cosas original. Es lo que pensaron los dueños de Murphy, un golden retriever, cuando dos años después de haber visto por última vez a su mascota un lugareño les advirtió del avistamiento. Decidieron volver a montar su campamento en el mismo lugar, y allí apareció Murphy a la noche siguiente, durmiendo en su manta.

El pobre llevaba dos años buscando un campamento que ya no estaba.

Caminar 4.000 kilómetros y poder regresar a casa

Ok, el caso de Petunia no es tanto el de volver a casa por sus propios méritos como el de seguir viva tras ocho años de aventura y más de 4.000 kilómetros a sus espaldas. Sus dueños le perdieron la pista en Virginia en 2003, y perdieron toda esperanza cuando no apareció al cabo de los días, las semanas, los meses y los años. Los ocho años. Hasta que en 2011 un hombre se encontró al animal perdido en los alrededores de Sacramento, a casi 4.000 kilómetros de su hogar. Era Petunia, que seguía viva, y que pudo volver a casa.

Bucky, otros 500 kilómetros añorando su hogar

Perro2 Las nieves del tiempo platearon mi sien.

Un caso parecido al de Pero: Bucky, un labrador por aquel entonces de tres años, fue cedido por su dueño original a su padre, dado que el hogar donde él y Bukcy habían vivido hasta entonces había prohibido la presencia de mascotas domésticas. Bucky terminó con sus huesos en Virginia, de forma temporal, y con la misma familia. Le dio exactamente igual: comenzó a andar hacia el sur y, 500 kilómetros después, apareció frente a la casa en Carolina del Sur de su verdadero dueño (que, obviamente, no se lo podía creer).

El misterio de Yanu, el perro de Leganés

La distancia y el tiempo extraviado de Yanu es menos impresionante que los anteriores, pero su aventura es aún más rocambolesca.

El animal, de ¡nueve años! se perdió en 2008 en Madrid, pero apareció, mientras sus dueños se volvían locos colocando carteles por todas partes para dar con él, en Leganés. Allí un ciudadano anónimo lo llevó a la perrera, creyéndolo, correctamente extraviado. Sin embargo, la aventura de Yanu fue más allá: se volvió a escapar de Leganés, recorrió los 15 kilómetros repletos de autovías y carreteras infernales de Madrid y se plantó en el portal de sus dueños a los tres meses. Un perro testarudo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio