Compartir
Publicidad

Un terraplanista se ha lanzado en un cohete casero para ver si la Tierra es plana. Así le ha ido

Un terraplanista se ha lanzado en un cohete casero para ver si la Tierra es plana. Así le ha ido
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La maravillosa condición del ser humano queda ampliamente demostrada gracias a la existencia de los "terraplanistas": hombres y mujeres de todo el globo (ejem) que aún consideran plausible que la Tierra sea plana. Contra toda evidencia disponible. Algunos de ellos son menos divulgadores cuyos vídeos en YouTube acaparan millones de visionados, ya sea por mero arrastre cómico o por puro interés filosófico. Algunos, más avanzados a su tiempo, quieren demostrarlo.

Probarlo de verdad, no en meros monólogos plagados de aparentes pruebas irrefutables en la red. Uno de estos pequeños grandes héroes de la humanidad es Mike Hughes, un estadounidense de 61 que, cansado de ganarse un jornal conduciendo limusinas, decidió convertirse en un "investigador" de la Flat Earth Society, uno de los organismos más prominentes del movimiento. Y qué mejor modo de investigar que lanzando cohetes al aire para comprobar, si, en efecto, la Tierra es plana.

Hughes lo hizo ayer, con éxito parcial. Las imágenes del despegue y del aparatoso aterrizaje fueron captadas por algunos medios de comunicación que tuvieron la oportunidad de presenciar el lanzamiento y por un, al parecer, documental dedicado a su figura (Hughes ha negado tener ya relación con los mismos). En fin, sea como fuere, nuestro rocket man de la locura científica logró elevar su cohete casero unos 500 metros sobre el desierto de Mojave.

En su trayecto, Hughes no tuvo demasiado tiempo para comprobar de forma fehaciente si la Tierra es un gigante discóbolo plano o no. Al parecer, el viaje tenía un propósito más comercial, de márketing, que realmente exploratorio. Hughes es una figura extraña que ha afirmado en más de una ocasión no creer en la "ciencia tradicional" y que llevaba meses preparando su particular despegue hacia las alturas de la Ilustración Memética. Ha logrado que medio mundo hable de él, sin duda.

Resulta interesante su empeño, en cualquier caso. Hughes creó el cohete con sus propias manos y empleando una tecnología, digamos, rudimentaria. La plataforma de lanzamiento se construyó con piezas reutilizadas de su propia caravana y el vehículo en cuestión se montó un puñado de miles de dólares recaudados en una campaña de crowdfunding. Durante los meses anteriores, Hughes tuvo que salir al paso de diversos críticos que le afirmaban incapaz de cumplir su reto.

Cohete Rojo Nuestro héroe.

Al parecer, Hughes ya había lanzado un misil con éxito (y con él dentro) hace tres años, aunque no hay pruebas visuales que acrediten su versión. Este verano anunció su plan para construir un globo aeroestático gigante llamado Rockoon que le permitiría ascender unos 70.000 metros sobre la Tierra, zanjando de una vez por todas el debate sobre su supuesta forma esférica. En teoría es su siguiente paso, aunque no ha anunciado presupuesto o fechas concretas.

A tenor de las dificultades que Hughes ha encontrado durante la creación y el lanzamiento de su proyecto espacial, es posible que el globo se dilate mucho en el tiempo. Previsto inicialmente para noviembre, las condiciones climáticas y las complicaciones técnicas dilataron el despegue del cohete de forma indefinida. Hughes también tuvo que lidiar con la administración: el gobierno federal le impedía realizar su lanzamiento sobre terreno público, por lo que tuvo que encontrar un propietario que le cediera parte de su finca para cumplir su sueño.

Mike Hughes Cohete Dos Bautizó al cohete como "Liberty 1".

Su particular viaje tampoco ha estado exento de accidentes. El cohete, sobre el que rotuló "Flat Earth Research" con pomposidad, se disparó de forma imprevista, lejos de la exactitud matemática de la NASA, y el aterrizaje de su cápsula le ha causado algunas magulladuras. Hughes ha logrado que todos los medios de comunicación hablemos de él. Sobre sus hallazgos, es más cauto: "¿Creo que la Tierra tiene la forma de un frisbee? Lo creo. ¿Lo sé con seguridad? No, por eso quiero ir al espacio".

De momento, el espacio tendrá que esperar. Quizá hasta su querido globo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos