Compartir
Publicidad
Publicidad

Grandes retos de los próximos 50 años para los que la humanidad necesita una solución hoy

Grandes retos de los próximos 50 años para los que la humanidad necesita una solución hoy
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Cómo será el mundo dentro de 50 años? ¿Qué retos serán los más importantes, los desafíos más acuciantes ante los que la humanidad debe tener lista una solución? ¿Qué efectos tendrán en el futuro los cambios sociales que estamos viviendo en la actualidad? Esas tres preguntas engloban los cinco grandes retos a los que se enfrenta la humanidad hoy, y que tendrán importantes repercusiones en los próximos 50 años. Y son también los desafíos que los jóvenes pueden ayudar a resolver.

Bbva

Con motivo del Blue BBVA Impact Challenge, un evento de emprendimiento social y tecnológico, 200 jóvenes universitarios intentarán dar una respuesta a estos retos sociales.

Envejecimiento de la población

Senores Banco

La esperanza de vida al nacer en España, en 1960, era de 69,11 años. En diez años había subido hasta los 72,03 y, en 2012, era ya de 82,38. Al mismo tiempo, el índice de natalidad había caído de casi tres hijos por mujer en 1960, a 2,20 en 1980 y a 1,32 en 2012, lo que apunta a una pirámide poblacional invertida, es decir, a una población cada vez más envejecida. Esto es algo común a los países desarrollados occidentales, en los que la natalidad cada vez es menor y la mayor esperanza de vida hace que los sectores de población de más edad vayan siendo los más numerosos.

A nivel global, en 2050 habrá 9.000 millones de personas en el mundo y, de ellas, unos 2.000 millones tendrán más de 60 años. Hasta cinco generaciones diferentes estarán conviviendo y compartiendo espacios, con los retos que implica tener que atender por igual a los niños, las personas en edad de trabajar y los ancianos.

De hecho, uno de los efectos de esa pirámide poblacional invertida es que las personas en edad de trabajar tendrán que soportar cada vez mayor carga para poder mantener, por un lado, a los más jóvenes y, por el otro, a los más mayores.

El aumento en la esperanza de vida y el declive de los nacimientos llevan a una población más envejecida

Por eso, la edad de jubilación cada vez se está retrasando más. Algunos países han aprobado nuevas leyes que situarán la jubilación en los 67 años para cuando llegue 2027. La tendencia del envejecimiento progresivo es clara y no parece que vaya a invertirse en un futuro próximo.

Los avances sociales (con la integración de la mujer en el mercado de trabajo) y médicos (con el aumento de la esperanza de vida) han cambiado la "fotografía" de la población de una manera definitiva, y se hace necesario buscar maneras de conjugar esos avances sociales y médicos con la necesidad de rejuvenecer, en lo posible, las poblaciones de los países desarrollados.

Falta de acceso al agua

3818863107_f270a8061d_o.jpg

El imparable aumento de la población mundial tiene consecuencias muy claras sobre la disponibilidad de los recursos naturales, que cada vez están sometidos a una mayor presión. Uno de esos recursos más importantes y preciados es el agua. La ONU declaró en 2011 que el acceso al agua es uno de los Derechos Humanos y, de hecho, se incluyó como uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Para 2010, el 89% de la población mundial tenía acceso a agua potable de una manera limpia y segura, pero aún queda mucho trabajo por hacer.

Se calcula que más de 750 millones de personas en el planeta aún no tienen agua potable, y UNICEF apunta que unos 1.400 niños menores de cinco años mueren diariamente de enfermedades relacionadas con esa escasez. Unas 30.000 personas al día fallecen por las mismas causas, por no tener acceso a infraestructuras sanitarias como un WC o por no disponer de agua corriente, pozos cubiertos y aguas no contaminadas.

Agua Grafico
Escasez de agua en relación al agua total disponible. Fuente: Rice University

El agua de la Tierra se divide entre la que se dedica al consumo humano y la que se utiliza para otros usos, como la producción de energía o de alimentos. Por ejemplo, hacen falta mil litros de agua para producir un kilo de patatas, lo que ya da una idea de que el acceso a este oro líquido es fundamental. De hecho, hay numerosos conflictos por conseguir fuentes de agua potable accesibles. En 2003, el Foro Mundial del Agua ya apuntó que las guerras futuras serían por el control de este recurso, pues el consumo de agua se había duplicado en los pasados 50 años y, para 2020, el promedio mundial de abastecimiento de agua por habitante disminuirá en un tercio.

Más de 750 millones de personas en el planeta aún no tienen acceso a agua potable

El director general de la UNESCO en aquel Foro, Koichiro Matsuura, apuntaba que "los abastecimientos de agua disminuyen, mientras que la demanda crece a un ritmo pasmoso e insostenible (...). Los más afectados siguen siendo los pobres, ya que el 50% de la población de los países en desarrollo está expuesta al peligro que representan las fuentes de agua contaminadas".

Agotamiento de recursos energéticos

2770193028_24c5d3e8e3_o.jpg

El agua no es el único recurso natural cuya escasez será un grave problema en los próximos 50 años. El crecimiento de la población y el aumento de la demanda energética también llevará a que las fuentes de combustibles fósiles se agoten. De hecho, en la actualidad, el 80% de la producción energética mundial proviene del petróleo, el gas y el carbón, y aunque se han hecho inversiones para ir sustituyendo estos combustibles fósiles por fuentes de energía renovables (como la solar o la eólica), éstas apenas representan un 10% de la producción.

La gran dependencia del petróleo, y su progresiva escasez, ya han generado crisis a nivel mundial por la subida de sus precios y hasta conflictos diplomáticos, y armados, y la situación irá a peor en el futuro. Principalmente, porque las reservas de los combustibles fósiles no son infintas, y si consumimos, a nivel mundial, 4.000 millones de toneladas de las reservas de petróleo, éstas se agotarán antes del año 2100.

Fosiles Fuente: Ecotricity

Se calcula que, en 2025, el consumo de energía de la población del planeta aumentará un 50%, lo que requiere que se empiecen a buscar alternativas reales a los combustibles fósiles si se quiere cubrir esa demanda sin problemas.

Los combustibles fósiles aún representan el 80% de la producción energética mundial

En España, por ejemplo, la demanda de energía electrica en los primeros siete meses de 2015 aumentó un 3,2% con respecto al mismo periodo del año pasado.

En esa búsqueda de energías alternativas, y mientras las renovables no terminen de despegar, hay que tener en cuenta los riesgos de utilizar fuentes más contaminantes o que sometan a una gran presión a la naturaleza. La biomasa, por ejemplo, y en concreto la utilización de los residuos de las cosechas de maíz lleva en algunos países a que ese cultivo se convierta en el mayoritario, cambiando radicalmente su economía y afectando a su medio ambiente.

Obsolescencia del sistema educativo

Escuela

El futuro de la educación también tiene por delante importantes retos que, a priori, podrían parecer contradictorios. Por un lado, esos 14 años (o 2.500 días) que pasamos de media en las aulas en nuestras vidas pueden quedarse obsoletos en los próximos años.

El imparable avance de la tecnología, del aprendizaje online y de la búsqueda de métodos educativos personalizados obliga a la escuela a ponerse al día, a desarrollar otros sistemas educativos menos basados en el tradicional de la lección en clase y los deberes para casa.

Infographic: The Digital Divide Is Still a Thing | Statista

La sociedad, además, avanza mucho más rápido que la educación tradicional, y, según los datos que maneja el BBVA Impact Challenge, hay carreras universitarias que ya no tienen su traducción en el mercado laboral y se produce una brecha digital entre quienes están acostumbrados a moverse en internet y a aceptar los avances tecnológicos, y los que no están preparados para ello, y ésa es una brecha que puede ir estrechándose desde la educación. Sin embargo, hay otros retos mucho más básicos en el mundo de la escuela.

Mapa Colegio

Según datos de UNICEF, 57 millones de niños no van al colegio y otros tantos reciben una educación deficiente o no pueden recibirla de forma continuada. Las niñas suelen ser las que más sufren esta situación y en países como Pakistán, el 58% de las adolescentes entre 12 y 15 años nunca han ido al colegio, frente al 49% de los chicos.

El acceso a una educación es uno de los puntos más importantes para conseguir que millones de personas en todo el mundo salgan de las situaciones de pobreza en las que viven y puedan aspirar a mejorar su calidad de vida.

Enfrentamiento de culturas y valores

Manifestacion

Los últimos 50 años han sido un periodo relativamente pacífico en el mundo, con menos conflictos armados a escala mundial y un aumento de la democracia en bastantes países.

Sin embargo, el planeta se encuentra actualmente en importantes encrucijadas sociales derivadas no sólo de los cuatro retos que hemos expuesto anteriormente, sino también del cambio climático y de las catástrofes naturales asociadas, o no, a él.

En 2013, el Observatorio sobre Situaciones de Desplazamiento del Consejo Noruego para los Refugiados estableció que, aquel año, había habido 22 millones de desplazamientos por culpa de catástrofes naturales, triplicando a los forzados por guerras.

Mapas Sirios2
Refugiados sirios en los países limítrofes.

La actual crisis de los refugiados sirios, en la que millones de personas han abandonado el país ante el recrudecimiento de la guerra civil, y están intentando llegar a Europa en busca de una vida mejor, es un ejemplo de las tensiones que estos desplazamientos pueden causar sobre las sociedades de llegada.

La presión migratoria aumenta con los conflictos armados que no se resuelven y se alargan en el tiempo, con el aumento de las desigualdades económicas y con los cambios climatológicos extremos, y las políticas oficiales reaccionan tarde a toda esta sucesión de cambios.

Europa Arabia Refugiados
Comparación entre los refugiados sirios que han llegado a Europa y los que han acogido en los países del Golfo Pérsico.

La necesidad de implementar mecanismos que favorezcan la convivencia entre diferentes culturas en un mundo cada vez más globalizado es ya un hecho, pero todavía no se han conseguido dar los pasos para lograrlo. Además, es una situación que cada vez será más habitual en nuestra sociedades, y que puede representar uno de los retos más importantes para los próximos 50 años.

El reto BBVA Impact Challenge

Dentro del Blue BBVA Impact Challenge no sólo está este reto social, sino que también hay un reto Tech en el que los jóvenes participantes deben estudiar cinco tecnologías emergentes que han cambiado ya nuestro día a día, y ver cómo pueden aplicarse de manera más amplia al mundo actual. Esas tecnologías son los dispositivos controlados por ondas cerebrales, la realidad virtual, los drones, la impresión 3D y la difusión de la tecnología móvil y conectividad.

En el resto social propuesto, los participantes elegirán una de estas cinco grandes cuestiones identificadas para el futuro y propondrán una solución que contribuya a hacer que el mundo de las próximas décadas sea mejor.

En ambos casos, tanto para el reto social como para el tecnológico, los 200 integrandes, que cursen estudios superiores y tengan entre 18 y 24 años, pueden apuntarse tanto en grupo de cinco personas como individualmente.

El ganador final de cada reto participará en los Social Awards de Bruselas, o viajará a Silicon Valley si ha optado por los retos tecnológicos. El gran premio para los participantes será poder desarrollar sus ideas al lado de mentores especializados, y tener la oportunidad de compartir sus proyectos con otros jóvenes.

Imagen | Pedro Ribeiro Simões, Gabriel Rocha, eyeonjapan.com, Paul Lowry, One Laptop per Child, Pablo

Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos