Compartir
Publicidad

Cinco inolvidables antihéroes de cine

Cinco inolvidables antihéroes de cine
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

He elegido parte de un cartel de una de las películas dirigida por Clint Eastwood —una de las mejores—, ‘El fuera de la ley’ (‘The Outlaw Josey Wales’, 1976), porque al contrario de lo que mucha gente piensa, el mítico actor jamás dio vida a un héroe, sino todo lo contrario.

Sus personajes, casi siempre al margen de todo, son si acaso perdedores, antihéroes. Hay a lo largo y ancho de la historia del cine una amplia lista de antihéroes, personajes casi siempre abocados a situaciones desesperadas y cruciales que no han pedido. Su valía y entereza ante las mismas quedan, como siempre, en las sombras. A continuación, cinco de los antihéroes más emblemáticos del cine de ahora y de siempre.

C.C. Baxter

Elapartamentoanti

Probablemente el antihéroe por antonomasia, C.C. Baxter, al que interpreta un Jack Lemmon en puro estado de gracia, representa al hombre de clase media, de ahí la natural empatía que se produce hacia él.

Eterno solitario, este oficinista que cumple los deseos de sus jefes prestándoles su apartamento de soltero para encuentros sexuales es el principal protagonista de ‘El apartamento’ (‘The Apartment’, Billy Wilder, 1960). Un guión de los denominados perfectos, una puesta en escena de Wilder ejemplar, diálogos tan brillantes como certeros e interpretaciones geniales hacen de esta película una de las cumbres del cine, en la que el antihéroe es alguien normal y corriente y los problemas a los que se enfrenta la vida misma.

Luke

Newmananti

Uno de los papeles más memorables del gran Paul Newman.‘La leyenda del indomable’ (‘Cool Hand Luke’, Stuart Rosenberg, 1967) ha sido desde su estreno uno de los films de culto más populares que hay, una mirada a la rebeldía más básica sin entrar a definir su procedencia o su porqué.

El actor con los ojos más azules del celuloide se corona dando vida a Luke en una historia carcelaria con claras connotaciones hacia el sistema establecido, de ahí su fama y éxito. ¿Cuántos no conocen la famosa secuencia de los 50 huevos cocidos? Y lo que es mejor, ¿cuántos no hemos deseado hacerlo alguna vez por lo que representa? Sí, imposible pero he ahí la magia del cine. Aún recordamos a Luke siempre con una sonrisa en la boca. Siempre.

David Dunn

Unbreakable Bd3 Gross

Antes del brutal apogeo de films basados en superhéroes del cómic, M. Night Shyamalan se coronó con la que probablemente sea la mejor película con un superhéroe como protagonista central. El gran acierto fue construir toda una oda a ese mundo mítico sin basarse en una obra previa.

Dunn es el eterno solitario, con una familia desintegrándose y sin haber encontrado aún su lugar en el mundo, hasta que su némesis la encuentra por él. James Newton Howard compone un score inolvidable y Bruce Willis realiza una de las interpretaciones de su vida, David Dunn, el más triste de los superhéroes, un hombre normal y corriente que descubre su gran poder y con él su gran responsabilidad.

Walt Kowalski

Eastwoodanti Picnik1

Una de las cumbres de Eastwood como cineasta fue ‘Gran Torino’ (id, 2008) en la que se reservaba el papel protagonista en una época en la que es bastante difícil encontrar personajes a su medida.

Kowalski es algo más que un personaje, es todo un recorrido a los personajes, casi todos antihéroes y perdedores, un león herido —de ahí ese rugido de queja, como desapruebo al mundo que se descubre ante él en el otoño de su existencia—, amargado por su experiencia en la guerra y con un preciado coche como único nexo de unión a una filosofía de vida perteneciente a tiempos lejanos, tomando decisiones cruciales, aquellas que por radicales que sean, dejan la sensación de haber hecho lo correcto.

El conductor sin nombre

Goslinganti Picnik

Y si tenemos que hablar a la fuerza de Clint Eastwood en un post de antihéroes cinematográficos, también debemos hacerlo con aquellos en los que ha influido posteriormente. Su famoso personaje de la trilogía de Sergio Leone fue el germen para una infinidad de imitaciones que bañaron gran parte del universo de perdedores del celuloide.

Uno de ellos es el conductor sin nombre de la magistral ‘Drive’ (id, Nicolas Widing Refn, 2011), que un muy perfecto Ryan Gosling convierte en todo un icono actual. Un hombre normal y corriente, viviendo al margen de todo con su habilidad para conducir, tendrá que sacrificarlo todo por amor, incluso el tenerlo. Antológica banda sonora.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio