Compartir
Publicidad

'True Detective' y otros títulos de crédito seriéfilos que son obras de arte: así se crean

'True Detective' y otros títulos de crédito seriéfilos que son obras de arte: así se crean
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las cabeceras de las series siempre han sido una buena presentación de dicha serie, una manera de introducirnos en su mundo. Hasta la década de 2000, rara era la serie que prescindía de esa corta secuencia, de un minuto aproximadamente, que podía terminar siendo casi lo más recordado de ella, como los créditos de 'El príncipe de Bel Air'. Después, empezaron a ponerse de moda las intros a lo 'Perdidos', minimalistas, en las que sólo nos enseñaban el título y poco más (aunque ésa funcionaba perfectamente para meternos en el misterio de la isla).

Aunque puede parecer que el arte de los títulos de crédito está perdido, no es así, porque estamos viviendo una resurgencia de estas cabeceras en los últimos años, gracias sobre todo a las series del cable. Puede haber obras más convencionales y más noventeras todavía en emisión, y hasta las hay que intercalan sus créditos con el arranque del episodio, como hacía 'The Closer'. Y hay otras cuyas cabeceras son auténticas obras de arte, joyitas que unen música e imágenes de una manera impresionante. Y 'True Detective' sólo es una de ellas.

'True Detective'

La segunda temporada de la serie de HBO cuenta una historia diferente de la de sus exitosos primeros ocho episodios, así que su cabecera ha cambiado en consecuencia. Pasamos de los entornos rurales de Louisiana (y de The Handsome Family) a las ciudades y las industrias de California, todo "regado" con la voz inconfundible de Leonard Cohen. La secuencia es, de nuevo, responsabilidad de Elastic, una compañía californiana cuyo director creativo, Patrick Clair, explicaba en Wired el proceso de montaje de la cabecera. Aparte de imágenes de la serie, se utilizaron fotos aéreas del estado tomadas por David Maisel, y se intenta mostrar cómo las vidas de sus protagonistas se están desmoronando.

'Juego de tronos'

En una lista de títulos de crédito espectaculares, no podían quedarse fuera los de 'Juego de tronos'. También son obra de Elastic, colaboradora a menudo de HBO (y que vais a ver mencionada más veces en esta lista), pero en este caso, su principal responsable es Angus Wall, montador habitual de las películas de David Fincher. La idea detrás de estos créditos es la de presentar al espectador el mapa de Poniente, el lugar donde transcurre la serie, algo que es muy habitual en los libros de fantasía. Lo curioso es que, en cada temporada, la cabecera cambia en algunos capítulos para introducir nuevas ciudades, mientras la música de Ramin Djawadi se mantiene igual. El proceso, enteramente digital, de elaboración de la secuencia se cuenta en esta entrevista al propio Wall.

'Halt and catch fire'

Una serie ambientada en las empresas informáticas de principios de los 80 tenía que tener una sintonía hecha con un sintetizador (y obra de Trentemøller) y una cabecera que nos recuerde a 'Tron'. De nuevo Elastic fue la encargada de animar los créditos de 'Halt and catch fire', que presentan gráficamente la carrera por materializar una idea con la que empieza la serie, una idea que cristaliza después en un chip y, por último, en un ordenador personal. Las siluetas de los actores, además, se presentan pixeladas, como si estuvieran formándose en el ordenador justo delante de nosotros. Es una secuencia que confiere una gran personalidad propia a la serie.

'A dos metros bajo tierra'

Uno de los grandes clásicos recientes de las cabeceras televisivas es la de 'A dos metros bajo tierra', la serie en HBO con la que Alan Ball siguió el Oscar al mejor guión que se había llevado por 'American Beauty'. El mismo compositor de la película, Thomas Newman, se encargó del tema principal de la serie, y sus créditos mostraban el camino que sigue un cadáver desde que llega a una funeraria y hasta que es enterrado en el cementerio. Así nos adentrábamos en el mundo de la familia Fisher, propietaria de una funeraria. La empresa que se encargó de ellos es otra habitual de las cabeceras más llamativas, Digital Kitchen.

'Vikingos'

¿De qué va 'Vikingos'? Pues exactamente de lo que reza su título, de vikingos explorando y conquistando los territorios hacia el oeste. Con una canción bastante atmosférica de Fever Ray, su intro nos muestra una batalla naval desde debajo del agua, con armas y cuerpos cayendo hasta el fondo del mar, y vemos también la violencia que acompañaba a los vikingos en sus expediciones. Es una introducción más que adecuada al mundo de Ragnar Lodbrok, rodada y producida por Mill+, una división de la empresa The Mill centrada en proyectos más conceptuales. Se dedica más a la publicidad, y sus trabajos televisivos son menos comunes.

'United States of Tara'

'United States of Tara' era una serie, creada por Diablo Cody para Showtime, cuya protagonista era un ama de casa normal y corriente que sufría trastorno de personalidad múltiple. La cabecera reflejaba sus diferentes personalidades (Alice, el ama de casa perfecta, T, la adolescente, o Buck, el hombre muy macho) mediante una secuencia de animación stop-motion obra del director Jaime Caliri, y en la que las veíamos a todas dentro de una casa que era la propia Tara. El propio Caliri hizo un vídeo del proceso de rodaje de la cabecera, en la que sonaba una canción de Tim DeLaughter, de The Polyphonic Spree, compuesta específicamente para ella.

'Carnivàle'

Los títulos de crédito de 'Carnivàle' eran tan peculiares y especiales como la serie que abrían. Era una historia del Bien contra el Mal en una feria ambulante durante la Gran Depresión estadounidense, y tanto la música de Jeff Beal como la secuencia de créditos de Angus Wall para A52 (una división de Elastic) transmiten perfectamente su atmósfera inquietante y extraña. La cabecera utiliza cartas del tarot que se mezclan con eventos históricos de los años 30, desde la Gran Depresión al ascenso de los regímenes fascistas en Europa.

'Luther'

En el Reino Unido, Momoco es el estudio más conocido a la hora de hacer títulos de crédito, y buena parte de la culpa la tienen los de 'Luther'. Con una canción de Massive Attack y un juego de sombras, manchas de tinta e imágenes de Londres, la cabecera se convirtió en una de las partes más fácilmente reconocibles de las peripecias de este torturado detective londinense. El estudio se llevaría un Emmy años más tarde por una intro más delicada, centrada esta vez en mariposas y crisálidas, para la miniserie 'Great expectations'.

'Elementary'

Las cadenas en abierto también tienen, de vez en cuando, series con cabeceras que merecen ser destacadas. La de 'Elementary', por ejemplo, muestra la manera diferente y poco ortodoxa en la que funciona la mente de Sherlock Holmes, de cuyas aventuras es una recetar moderna en Nueva York. La compañía Prologue y el director Simon Clowes se inspiraron en las máquinas de Rube Goldberg y en el videoclip de la canción 'This too shall pass', de OK Go. La misma sensación de juego e imprevisibilidad se transmite con la música, obra de Sean Callery.

'El Ministerio del Tiempo'

En España también se hacen cabeceras bastante notables, y entre las últimas que hemos podido ver figura la de 'El Ministerio del Tiempo', la serie revelación de lo que llevamos de año. Sus responsables son Natalia Montes y USER T38, la empresa que se encargó de sus efectos especiales, y nos muestran los viajes en el tiempo de sus protagonistas a través de sombras chinescas. La música corre a cargo de Darío González Valderrama. Aquí habría que darle una mención también a la intro de 'Isabel' de Antonchu Solano.

'The Americans'

En menos de 30 segundos, Elastic (otra vez) y la música de Nathan Barr nos llevan enseguida a la Guerra Fría, a principios de los 80 y al mundo de los Jennings, un matrimonio de espías soviéticos infiltrados en Estados Unidos. 'The Americans' no es tan frenética como sus créditos, pero la superposición de imágenes típicas de la vida cotidiana de la URSS y EE.UU., y de los presidentes de sus gobiernos, cumple perfectamente el trabajo de presentar toda la historia. Los creativos de Elastic explican que tuvieron la idea al darse cuenta de que la propaganda de ambos países durante la época era bastante parecida, y decidieron superponerlas.

'Manhattan'

Otro de los estudios que más trabaja en esto de los títulos de crédito es Imaginary Forces, responsable de esta cabecera de 'Manhattan' que juega con bastante ingenio con diversos elementos gráficos. La serie está centrada en los científicos que trabajaban en el Proyecto Manhattan, desarrollando la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial, y en el ambiente de secretismo y paranoia que dominaba Los Álamos, que entonces no era más que un poblado militar en medio del desierto. La cabecera mezcla el grafismo de cosas muy cotidianas, como recetas culinarias o pasos de baile, con fórmulas matemáticas, y todo se integra perfectamente con la música de Jónsi y Alex, dos componentes de Sigur Rós.

'Dexter'

La secuencia de créditos de 'Dexter' es una de las más famosas de los últimos tiempos, junto con la de 'True Blood', probablemente. Las dos, además, han influenciado mucho las cabeceras posteriores, pero la primera se gana la inclusión en la lista por su vuelta de tuerca humorística al concepto de la serie. Dexter Morgan es un asesino en serie, así que Digital Kitchen y la música de Rolfe Kent juegan con eso para presentar su rutina mañanera de levantarse, asearse, vestirse y desayunar de una manera que convierte actos muy normales en inquietantes y peligrosos. En Art of the Title tienen una exploración en profundidad de la secuencia y de su concepción.

'Bored to death'

Cuando los créditos consiguen mostrar el tono de la serie, ya están siendo todo un éxito, y eso es algo que lograban los de 'Bored to death', una peculiar comedia de HBO sobre un escritor al que acaba de dejar su novia y, aburrido, decide ser un detective privado como los de las novelas de Raymond Chandler. La empresa Curious Pictures se encargó de animar una secuencia en la que los personajes de la serie se convierten en dibujos animados a través de las palabras de, precisamente, un libro, y sabemos cómo son en apenas dos pinceladas. La sintonía es obra de Coconut Records, el proyecto musical de Jason Schwartzman, que era el protagonista de la serie.

'The Pacific'

La segunda de las miniseries sobre la Segunda Guerra Mundial producidas por Steven Spielberg y Tom Hanks para HBO tiene unos créditos que quizás no sean tan famosos como los de 'Hermanos de sangre', pero que emplean un recurso muy ingenioso para convertirse en memorables; la integración del dibujo a carboncillo típico japonés con las imágenes de las batallas en el Pacífico que muestra la serie. Los créditos de 'The Pacific' se le encargaron a Imaginary Forces, que se fijó en bastante arte expresionista para buscar el aspecto visual que quería. La música es de hans Zimmer.

'Black Sails'

Imaginary Forces está también detrás de la potente cabecera de 'Black sails', la serie de piratas de Starz. Para su concepción se basaron en los fotomontajes de la serie "Cronología del ruido" de Pablo Genovés y en esculturas barrocas que dieran sensación de decadencia, de que forman parte de un mundo a punto de desaparecer, como los piratas de la serie. Construyeron digitalmente la estructura que sale del agua negra y se centraron en contarlo todo con primeros planos y planos detalle. La música ligeramente disonante de Bear McCreary (que es un pluriempleado de las bandas sonoras televisivas) hace el resto.

'Marco Polo'

Si hablamos de títulos de crédito artísticos, no podemos dejar de lado los de 'Marco Polo', la serie más cara de Netflix por el momento. Su cabecera se inspira en el estilo Xieyi de pintura china para generar esas manchas de tinta que se transforman en imágenes del viaje de Marco Polo a la corte del Kublai Kan, y es responsabilidad del estudio The Mill, que hizo casi toda la secuencia sin utilizar CGI. También la banda sonora, compuesta por Peter Nashel y Eric V. Hashikian, sigue esa misma inspiración china utilizando un instrumento de cuerda tradicional, el erhu. El resto de la serie puede no haber destacado demasiado, pero sus títulos de crédito son realmente una obra de arte.

'Rubicon'

Una de las mejores cabeceras de los últimos años la tenía esta efímera serie de analistas de inteligencia, espías y conspiraciones al más alto nivel de AMC. Los créditos de 'Rubicon', también obra de Imaginary Forces, juegan con todas las posibles pistas escondidas en códigos de barras y crucigramas que pueden apuntar a una conspiración oculta, o no ser más que coincidencias que no sigan ningún patrón reconocible. Ése era el dilema del protagonista de la serie, y quedaba bien reflejado en unos créditos que, además, estaban apoyados por la fantástica música de Peter Nashel.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio