Compartir
Publicidad

Desde 2008, el 10% más pobre de España ha perdido un 40% de su riqueza. Mientras el 1% ha ganado un 21% más

Desde 2008, el 10% más pobre de España ha perdido un 40% de su riqueza. Mientras el 1% ha ganado un 21% más
51 Comentarios
Publicidad
Publicidad

España empezó 2019 con 19 millones de afiliados a la Seguridad Social. Es una cifra que iguala las vistas en 2007. Por otra parte, hace tres años el PIB del país alcanzó las cifras brutas (que no relativas) de 2007. Si en 2008 el PIB per cápita era de 24.300 euros, en 2017 fue de 25.100. Dicho todo lo cual, el cuadro macroeconómico parece claro: por fin hemos salido de la crisis.

Pero, ¿qué pasa si miramos las cifras al detalle? Que los ricos con un poco más ricos y los pobres un poco más pobres. Merece la pena detenerse en esta gráfica de Branko Milanović, economista serbio-estadounidense especializado en desigualdad. Entre 2007 y 2016, justo antes de que empezáramos a ver el final del túnel, los cuatro deciles de hogares de renta más baja han perdido poder adquisitivo (el 10% más pobre de hecho ha perdido casi un 40% de su capital) mientras que los hogares del 1% más rico ha ganado más de un 21%.

¿Qué ha pasado con los salarios? A los datos de Milanovic se le suman otros sobre la merma generalizada en los salarios. Según los datos de la Seguridad Social, entre 2005 y 2015 hasta el 90% de la población ha visto que su salario ha caído con respecto a la década anterior (siendo unas cifras escandalosas nuevamente entre la población más pobre). Sólo el 10% superior ha visto subir su sueldo un exiguo 2%. 

¿Y entonces por qué los más ricos tienen más renta que los pobres? Porque sus riquezas no vienen de los salarios, sino de los activos financieros. Otro análisis previo del BCE ya dictaminó hace dos años que España sólo ha salido de la crisis en términos nominales gracias a la bolsa: mientras los activos reales (donde concentran la riqueza los hogares más pobres) han perdido un 30% de su valor en la última década, los activos financieros han crecido, y de ahí que ahora los ricos sean más ricos. Paralelamente, cada vez menos españoles tiene vivienda: la propiedad de vivienda cayó del 78% al 67% en esos años.

Más desigualdad es peor vida para la mayoría. Consecuencias directas de todo esto: según un informe de Oxfam, la pobreza aumentó durante la crisis cuatro veces más de lo que se ha reducido con la recuperación. Dicho de otra manera, la clase media perdió 10 puntos de renta nacional que hace una década y la lotería ha hecho que una de cada seis familias de clase media cayese en la pobreza durante la crisis y no haya salido. La movilidad social está enquistada y es muy difícil que esas familias salgan de esa situación. Hay un 36% de españoles que no puede hacer frente a gastos imprevistos y un 8% de personas que pasan frío en invierno por la pobreza energética, entre otros indicadores.

¿Y estamos peor o mejor que antes? Los criterios de discriminación de la pertenencia a clases sociales son siempre un tema de controversia, pero si nos fiamos del baremo de Oxfam, mientras otros países europeos han visto mejorar su porcentaje de población en rentas más altas sin perjuicio de los pobres, en España hay más gente pobre y más ricos que en los años 70. Es decir, que se han polarizado los grupos en detrimento de las clases medias.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio