Compartir
Publicidad

¿Ansiedad en la primera cita? La ciencia te puede ayudar

¿Ansiedad en la primera cita? La ciencia te puede ayudar
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿La ansiedad te lo pone difícil a la hora de conectar con gente con la que te gustaría pasar más tiempo? Puede que acabes de conocer a alguien pero te preocupa que tus nervios lo echen todo a perder. Las personas con ansiedad pueden ser demasiado duras consigo mismas, tienden a pensar que algo malo va a pasar y normalmente se sienten juzgados por el resto.

En ocasiones el mero hecho de pensar en una situación social puede producir ataques de pánico: aumentos repentinos de intensa ansiedad que duran unos minutos y te hacen sentir como si te fuera a dar un ataque al corazón, pudieras perder el control o incluso volverte loco. En algunas situaciones sociales, aquellos que sufren de ansiedad pueden sentir que les falta el aire y experimentar mareos, sudores, rubor, temblores y malestar en el estómago. Son muchas las personas con ansiedad. De hecho, una de cada 14 personas en el mundo sufrirá algún ataque de ansiedad en cualquier momento, siendo las mujeres y los adolescentes los más afectados. Sin embargo, es posible superar la ansiedad y tener una buena cita y esto es lo que dicen los científicos al respecto.

No te centres en lo peor

Las personas con ansiedad tienden a preocuparse sobre lo que podría ir mal en una situación y de ahí a temer que harán o dirán algo de lo que avergonzarse. Estos pensamientos no solo crean un estado mental muy negativo caracterizado por el miedo y la impotencia, sino que también puede alterar el cuerpo a nivel físico, aumentando la secreción de hormonas del estrés.

Pensar en negativo no te deja sacar lo mejor de ti y la mejor forma para superarlo es dejar de darle vueltas a qué puede salir mal. En cuanto algo te preocupe, olvídalo y piensa que es solo un pensamiento o un estado mental que se irá sin más al igual que ha venido. Esta técnica se basa en la meditación y muchos estudios han demostrado que la meditación ayuda a reducir la ansiedad.

Otra cosa que puedes hacer cuando te sientas estresado o te dé ansiedad es hacer una pausa unos minutos y simplemente centrarte en la respiración. No te centres en los pensamientos: simplemente deja que se vayan y vuelve a centrarte en la respiración hasta que te relajes y te sientas más calmado.

Enfréntate a tus miedos

Una de las mejores formas de superar la ansiedad es afrontar varias veces aquellas circunstancias que te dan miedo (no solamente en cuanto a las citas). El hecho de exponerse a las situaciones o a la gente que te hace sentir ansiedad hará que llegue el momento en el que tengas menos miedo y te des cuenta de que eres más fuerte de lo que pensabas.

Istock 78072171 Medium

A la hora de socializar (o cualquier otro tipo de fobia) una exposición gradual es una forma efectiva de superar los nervios: empieza con situaciones que te den poco miedo y vete aumentando poco a poco hasta afrontar las situaciones que realmente te produzcan ansiedad. Por ejemplo, la próxima vez que vayas a un evento, prueba a hablar de cosas triviales o da tu opinión cuando la gente esté hablando en grupo y la siguiente vez hazlo durante más tiempo y con más gente. Esto hará que las situaciones sociales te dejen de dar miedo y te dará más confianza cuando estés con gente.

No repases una y otra vez las conversaciones en tu cabeza

Acabas de conocer a alguien y no puedes parar de repetir una y otra vez en tu cabeza la conversación que acabáis de tener. Varios estudios han demostrado que volver a repasar las conversaciones en tu cabeza (sobre todo aquellas de las que no estás seguro) solo harán que tu ansiedad aumente.

Si hay un problema que hace falta resolver, céntrate en arreglarlo o haz algo al respecto, pero no lo repitas en tu cabeza. Se trata de afrontar los problemas y, según los estudios, las personas que lo hacen tienden a ser más positivas que aquellos que optan por dejar que sus emociones les controlen. Por ejemplo, si alguien hace algo que te moleste, dilo y no le des vueltas a la cabeza después.

¿Merece la pena?

Muchos libros de autoayuda hablan de lo que tú deberías hacer para la atracción no decaiga pero no parece que sea la mejor forma de afrontar el problema. Puede que la otra persona sea atractiva y divertida (y sepa exáctamente qué decir para tenerte enganchado) pero no debería ser lo único. En vez de preocuparte sobre lo que la otra persona piensa de ti o ser tan autocrítico, prueba a interesarte por la otra persona y determina si merece la pena.

Puede que te des cuenta de que por muy guapo o guapa que sea en realidad miente más que habla, no es de fiar o dice cosas que en realidad no piensa. ¿Merece la pena tener una relación con alguien así? Porque lo único peor que tener una mala relación durante un año es tener una mala relación durante un año y un día.

The Conversation

Autor: Olivia Remes, estudiante de doctorado, Universidad de Cambridge

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí

Fotos | istock

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio