Blue Box, el Silent Hill que no fue y cuando los fans pueden enfadarse y hacer amenazas de muerte

Blue Box, el Silent Hill que no fue y cuando los fans pueden enfadarse y hacer amenazas de muerte
9 comentarios

En el contexto de la era de la hipercomunicación en el que vivimos, ¿hasta qué punto es una marca legítimamente propiedad de sus creadores? En algunos casos las comunidades sociales digitales nos están haciendo creer que son ellos los dueños del destino de productos y franquicias.

La agria saga de Blue Box se ha topado con uno de los puntos más tristes esta última semana. El novel estudio neerlandés de desarrollo de videojuegos ha hecho un comunicado anunciando que han puesto en conocimiento de las autoridades policiales las amenazas de muerte que les están llegando. Dicen llevar recibiéndolas desde hace meses, y que en los últimos días esas amenazas han sido físicas. “Esto no sólo afecta a nuestro equipo, sino también a todas las personas que rodean a cada uno de sus miembros. Sus compañías, familiares y conocidos”. Es un evento triste y de manera prácticamente uniforme todos los jugadores de internet han mostrado su disconformidad con lo ocurrido, pero.

Y he aquí el “pero”.

Muchos han encontrado que, aunque nada justifica llegar a esos extremos, el estudio sí había hecho méritos para que fuesen duramente criticados.

El juego que no era Silent Hill

Este estudio, del que nadie sabía prácticamente nada, anunció en abril de este año el lanzamiento de Abandoned como uno de los títulos potentes para la PlayStation 5 en el cuarto trimestre de 2021. Pintaba muy bien, a algo con bastantes medios. Pero la gente empezó a especular si ese misterio que envolvía a la compañía no se explicaría por el hecho de ser una tapadera de algún nuevo proyecto del popular director Hideo Kojima. Una posible “campaña de intriga”, como se llama a la publicación de pistas en redes sociales para que los aficionados especulen con las verdaderas intenciones detrás de determinados anuncios.

El responsable de Blue Box era Hasan Kahraman, cuyo nombre traducido del turco al japonés se convierte en “Hideo” (el significado de ambos es “héroe”). Sus iniciales son HK, como las del creador de Silent Hill. Y así, un largo, largo historial de pequeñas pistas que los internautas creyeron ir encontrando, algunas más sólidas, otras directamente disparatadas, y que confirmaban sus sospechas. Lo que lo detonó todo es, casi con toda seguridad, un (¿desafortunado?) tuit de la pequeña compañía del 15 de junio de este año, ya borrado: “Adivina el nombre: Abandoned = ( Primera letra S, Última letra L). Revelación próximamente en... #PS5#Exclusive”.

Screenshot 5

Todos pensaron ahí que se trataba del Silent Hill.

Al día siguiente pusieron otro tuit en el que se disculpaban por su publicación anterior: “nos gustaría aclarar algo: no tenemos ninguna relación con Konami. Silent Hill es propiedad de Konami. No tenemos ninguna relación con Hideo Kojima. Nunca fue nuestra intención bromear con el nombre de Silent Hill”.

No importó: se crearon comunidades de Reddit para hacer el seguimiento de todas las posibles pistas, los medios tradicionales daban pábulo a las especulaciones. Gente como BaityBait hacía vídeos titulados como “Te DEMUESTRO que Kojima está detrás de Silent Hill - Opinión Abandoned” recogiendo todas las migajas y cerrando la cuadratura de la conspiración: en esencia, daba lo mismo cuántas veces los de Blue Box dijeran que no tenían nada que ver con Kojima porque una vez en el pasado el estudio Moby Dick negó su relación con la saga Metal Gear (de Kojima) y con Konami sólo para confirmar que sí la había.

Es por esto que se defiende que hay parte de responsabilidad en los propios desarrolladores de Abandoned a la hora de generar la confusión, que ésta fue premeditada. Kojima ha jugado mucho con el misterio de sus lanzamientos, así que, si estás presentando un juego de horror apoyado en cinemáticas, lo último que deberías hacer es dar la más mínima pista en redes sociales, aunque luego la desmontes.

También por eso fue extraña su elección del medio por el que mostrar un teaser de su juego, Abandoned: Realtime Experience app, es decir, una demo jugable vía app de su proyecto, exactamente de la misma forma que se lanzó en 2014 P.T., el "tráiler jugable" de un Silent Hill que nunca terminó por desarrollarse.

Por si fuera poco, en la imagen de presentación de la app de Abandoned se encontraba detrás la imagen difuminada de un señor con parche, como Solid Snake, el protagonista de Metal Gear. Eso alimentó aún más las esperanzas, pese a que no tendría sentido usar una imagen del Metal Gear para un supuesto proyecto de Silent Hill.

Pese a todo, los neerlandeses seguían dando entrevistas en las que negaban la relación. Pero, para algunos, seguía siendo un coqueteo con sus expectativas. Los propios periodistas de la prensa seria de videojuegos ya anticipaban lo que podría pasar: aquí Daniel Ahmad pedía en julio que no se acosase a los desarrolladores.

Hasta que ya ha pasado demasiado tiempo y la conexión no se ha confirmado. Abandoned siempre fue lo mismo, un juego de supervivencia en el campo por un estudio holandés. Y de ahí a que un buen porcentaje de gamers haya reprochado a los de Blue Box que les trolearan.

Los consumidores activos: cuando el ocio pasa de las corporaciones a los usuarios

En su newsletter, el periodista Ryan Broderick conecta el fenómeno con una tendencia al alza de las comunidades digitales a elaborar sus propias narrativas, su versión de los hechos, y para ello pone otro ejemplo. Como si de una mente colmena se tratase, y también arrastrados por medios digitales que se hacen eco de rumores, los marvelitas han decidido dar por hecho que en la próxima peli de Spider-Man saldrán tanto Tobey Maguire como Andrew Garfield (dos ex hombre araña en el cine) junto a Tom Holland en una versión multiverso del universo Spider-Man. Pero esto, pese a que tiene posibilidades de ocurrir, aún no está confirmado.

Se pregunta Broderick: “¿y qué pasará si esto no ocurre?” ¿Si se desploman las expectativas de la película de miles de aficionados? ¿Sentirán que deben llamar al boicot de una instalación superheróica que, según su visión, habría jugado con ellos por no hacer algún comunicado oficial desmintiendo eso que ya todos en esos foros dan por hecho? Porque eso es lo que han exigido en la red los amantes de Kojima durante estos meses, algún tipo de comunicado público de Konami, Kojima y Blue Box enterrando las esperanzas del Silent Hill. Exigiendo, en esencia, que sean ellos y sus elucubraciones los que condicionen la agenda comunicativa de esas compañías y creadores.

De nuevo, el de Blue Box es un ejemplo del poder de acción que pueden tener los fans. Triste, en este caso, no como otros ejemplos más positivos como pudieron serlo algunas campañas de la BTS Army o el caso Snyder Cut.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio