El cine lleva un siglo advirtiendo con carteles que sus historias son ficticias. Por culpa de Rasputín

El cine lleva un siglo advirtiendo con carteles que sus historias son ficticias. Por culpa de Rasputín
7 comentarios

“Esta es una obra de ficción. Cualquier similitud con personas reales, vivas o muertas, o hechos reales, es pura coincidencia”. Durante décadas, las películas han negado absolutamente cualquier relación con la realidad, incluso cuando ya de primeras eran evidentemente falsas. El biopic de Jake LaMotta, Toro Salvaje, lo acredita como consultor y cita sus memorias como texto original unos minutos antes de afirmar que él es completamente ficticio. Este "descargo de responsabilidad” también aparece antes de cualquier episodio de South Park y en cientos de películas más.

En realidad, esta práctica no es nueva. De hecho, ya tiene casi un siglo de antigüedad. Y para indagar en los motivos de su aplicación, debemos remontarnos a 1916 y los años posteriores, a la dinastía rusa de los Románov, nada menos. Todo comenzó cuando un príncipe ruso exiliado demandó a MGM en 1933 por la película biográfica de Rasputín, alegando que esta producción estadounidense no describía con precisión el asesinato de este mítico personaje.

Rasputin nació campesino, pero se hizo famoso como curandero, místico, alquimista y otros empleos igual de turbios y cuestionables en aquella década. Obtuvo una influencia considerable sobre la familia imperial rusa, los Romanov e incluso la zarina estaba particularmente cautivada por él, porque creía que podía curar a su hijo hemofílico. Y claro, los aristócratas conservadores odiaban que estuviera en tal posición. Pensaron que él era una fuerza oscura detrás del trono, como una especie de Jafar en Aladdin o de senador Palpatine en Star Wars. Y mientras, Rusia sufría grandes derrotas y dificultades económicas.

Tanto era el rencor que en 1916, un grupo de aristócratas liderados por Felix Yusupov asesinó a Rasputín. Algunos textos relatan que Yusupov le dio pasteles envenenados con cianuro y más tarde Purishkevich, otro conspirador, lo remató con cuatro tiros por la espalda. Aunque la zarina estaba desolada por semejante tragedia, el zar dejó ir a Yusupov, exiliando al príncipe y a su esposa Irina. Y bueno, al hacerlo, inadvertidamente los salvó de la inminente matanza de la revolución bolchevique.

Dieciséis años después, MGM produjo Rasputin y la zarina, basándose en esos eventos. La película, eso sí, sugería que solo había un asesino: el príncipe Chegodieff (completamente ficticio), que era un compuesto de los conspiradores. MGM esperaba un éxito. Eligieron a los hermanos Barrymore, estrellas de alto perfil del escenario y la pantalla para los papeles clave: Lionel interpretó a Rasputín, Ethel era la zarina y John era el zar. El estudio también apretó la cartera en tratar de recrear el aspecto opulento de la Rusia imperial. Algo que no se extendió tanto a los hechos.

Rasputin y la zarina.

No solo crearon aquel personaje ficticio, sino que también sugirieron que su esposa fue violada por Rasputín. Yusupov, ahora sin un centavo en París, se enteró de la película y pensó que era difamatoria. Argumentó que el público lo reconocería en el asesino ficticio Chegodieff, en parte porque se había beneficiado públicamente de su infamia, escribiendo unas memorias jactanciosas sobre el asesinato de Rasputín. Pero habiendo aceptado ser un asesino, Yusupov no pudo construir un caso de difamación. En cambio, alegó que difamaron a su esposa.

En la película, el personaje que representa a Irina, la princesa Natasha, es violada por Rasputín y luego despedida por su esposo. Yusupov sostuvo que así como los espectadores equipararían a Chegodieff con Yusupov, también vincularían a Natasha con Irina. Pero lo cierto es que, aunque el primero fue retratado con más o menos precisión, Irina y Rasputín nunca se habían conocido, tal y como comenta el periodista David Soler en este artículo. Esto llevó a que el estudio fuera demandando. Y el fallo a favor de Yasupov le consiguió una indemnización de 25.000 libras de la época.

MGM tuvo que sacar la película de circulación durante décadas y purgar la escena de la violación para siempre. El gran error de la productora fue su prólogo. Afirmaba: "Algunos de estos personajes todavía están vivos; el resto se encontró con la muerte por la violencia". Esto sugería claramente que todos los personajes estaban basados ​​en personas de la vida real. Los Yusupov fueron los únicos protagonistas principales que no estaban muertos. Así que hubo un argumento convincente de que eran ellos.

Los disclaimers en el cine, una tendencia

A raíz de aquella demanda, la industria cinematográfica se ha mostrado cautelosa en este sentido y aplicó el famoso cartel a casi todo. Incluso las películas más inverosímiles vienen con un descargo de responsabilidad que confirma que es ficticia. A veces sobre otros temas, como derechos de autor, bienestar animal, contenido para adultos y promoción del consumo de tabaco. Estos son algunos de los ejemplos más conocidos:

  • Esta película está protegida por las leyes de derechos de autor de los Estados Unidos y otros países del mundo. País de la primera publicación: XXX. Cualquier exhibición, distribución o copia no autorizada de esta película o cualquier parte de la misma (incluida la banda sonora) puede resultar en responsabilidad civil y enjuiciamiento penal.
  • La historia, todos los nombres, personajes e incidentes retratados en esta producción son ficticios. No se pretende ni se debe inferir ninguna identificación con personas reales (vivas o fallecidas), lugares, edificios y productos.
  • Ninguna persona o entidad asociada con esta película recibió pago ni nada de valor, ni celebró ningún acuerdo, en relación con la representación de productos de tabaco.
  • Ningún animal resultó dañado en la realización de esta película.

Aunque el descargo de responsabilidad se incluye habitualmente de forma rutinaria, los productores a veces se desvían de él, a veces para hacer una declaración sobre la veracidad de su trabajo, por humor o para satirizar el descargo de responsabilidad estándar. Y tiene graciosas salvedades.

Butch Cassidy And The Sundance Kid.

Otros casos con parodia y humor

El western de 1969 Dos hombres y un destino, basado en personas reales cuyas vidas y hazañas ya tenían un lugar entre las leyendas estadounidenses, comienza con este cartel: "La mayor parte de lo que sigue es verdad". Guardianes del espacio se ambienta en 2068 y su cartel es un mofe: "Todas las personas son ficticias porque aún no existen".

South Park, que con frecuencia presenta figuras públicas conocidas o parodias de ellas, siempre comienza con: "Todos los personajes y eventos de este programa, incluso aquellos basados ​​en personas reales, son completamente ficticios. Todas las voces de las celebridades están suplantadas, malamente.

Disclaimer South Park.

Las exenciones de responsabilidad se utilizan también para formular opiniones políticas. Un aviso se muestra al final de El jardinero fiel, firmado por el autor del libro, John le Carré: "Nadie en esta historia, y ningún equipo o corporación, gracias a Dios, se basa en un persona o atuendo en el mundo real. Pero puedo decirles esto: a medida que avanzaba mi viaje a través de la jungla farmacéutica, me di cuenta de que, en comparación con la realidad, mi historia era tan mansa como una postal navideña".

La película de serie B de 1943 Yo anduve con un zombie muestra el siguiente cartel durante sus títulos iniciales: "Cualquier similitud con cualquier persona, viva, muerta O POSEÍDA, es pura coincidencia". La película de 1969 Z, que se basa en la dictadura militar griega, tiene este aviso: "Cualquier parecido con hechos reales, con personas vivas o muertas, no es el resultado de la casualidad. Es DELIBERADO".

Y si se percibe que una película ficticia está demasiado cerca de los hechos reales, la exención de responsabilidad puede declararse nula y sin efecto en los tribunales y la inspiración detrás de la película puede terminar en una compensación. Tal es el caso de la película de 1980 El creador de ídolos, que se basó en un cazatalentos ficticio que descubre a un adolescente y lo convierte en una estrella. El cantante Fabián, cuya trayectoria profesional era muy similar a la de aquel niño ficticio, se ofendió por el personaje y, como el promotor en el que se basó el personaje de ficción, Bob Marcucci, formaba parte del personal de producción (y, por lo tanto, no se podía negar de manera plausible que los hechos reales inspiraron la película), Fabián recibió una participación minoritaria en las ganancias de la película.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio