Publicidad

Cómo es posible que Wuhan haya añadido 1.290 muertos al recuento 3 meses después del inicio de la pandemia

Cómo es posible que Wuhan haya añadido 1.290 muertos al recuento 3 meses después del inicio de la pandemia
15 comentarios

Publicidad

Publicidad

Unas cuantas semanas después, la corrección ha llegado: si hasta ahora las autoridades chinas habían informado de un total de 2.579 muertos por Covid-19 en Wuhan, epicentro de esta crisis pandémica y principal ciudad afectada del país, ahora el Ayuntamiento le transmite a la Comisión Nacional de Sanidad china que se había hecho un recuento “erróneo”. La nueva cifra asciende a 3.869 fallecidos, 1.290 más. No un 43% o un 57% extra, sino justo un 50% más. Con estas nuevas incorporaciones, el recuento oficial de muertos en China llega a 4.632.

Murieron en casa: según la agencia de noticias estatal china Xinhua y la cadena de televisión CCTV, el error provenía por la ausencia de cómputo por los infectados que habían fallecido en su hogar. Como en otras partes del mundo, no todas las víctimas consiguieron recibir tratamiento en los saturadísimos hospitales de Wuhan en los días de la cuarentena.

Credibilidad interna y externa: según comunicó a los medios un representante del operativo especial de contención de la epidemia, “las cifras de [muertos por] coronavirus no sólo atañen a la salud y la vida de los individuos, sino también a la credibilidad del gobierno. La revisión de las cifras no sólo protege los derechos de los ciudadanos […] sino que también muestra el respeto que tiene el estado por cada persona".

Una actualización que clamaba al cielo: se ha demostrado que China mintió a su ciudadanía y al mundo en los inicios de la crisis y que intentó silenciar a los que dieron la voz de alarma. A la hora de presentar los respetos a sus muertos, y atendiendo a la enorme cantidad de visitas a tanatorios, a los wuhaneses no les salían las cuentas. El deseo de escrutinio creció cuando la revista local Caixin insinuó que se estaba incinerando en la ciudad a 2.500 personas diarias. Los funcionarios del Departamento de Propaganda prohibieron el acceso a tanatorios y cementerios a la prensa extranjera.

La guerra de cifras mundial: en mayor o menor medida es una incongruencia numérica con la que se están ya topando y se seguirán topando gobiernos de todo el mundo y que tiene como principal foco de conflicto las residencias de ancianos. Reino Unido no añade a prácticamente ningún muerto fuera de sus hospitales, aunque presente todos los síntomas. Francia tampoco lo hacía hasta hace bien poco. Bélgica, el único país que puede estar contando al alza en lugar de a la baja metiendo a todos los muertos con síntomas, es la anomalía en los gráficos de fallecidos por cada nación, superando a España o Italia.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios