Compartir
Publicidad

La conquista judicial de los "riders" de Deliveroo también es una conquista para tu bolsillo

La conquista judicial de los "riders" de Deliveroo también es una conquista para tu bolsillo
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Justicia falla por primera vez que un trabajador de Deliveroo es un falso autónomo. Se pone fin así a dos años de eufemismos y de inestabilidad laboral para cientos de motoristas y ciclistas, que después de esta sentencia ven cómo se abre la veda para reclamarle lo propio a esta multinacional. El héroe de la hazaña ha sido un empleado despedido según alegaba él de forma improcedente y que ahora Deliveroo tendrá que readmitir. ¿La razón? Que no se trataba de una relación de negociación flexible entre el ciclista y la empresa: era esta última la que imponía autoritariamente precios, franjas de horario y zonas en las que repartir.

Se estaban librando por los pelos. La economía colaborativa, “uberización” del empleo o simplemente precariedad de nuevo cuño llevaba meses, años peleando con sus empleados (ahora sí oficialmente, antes mal llamados “riders”) para evitar costes laborales. Deliveroo se libró de su primer juicio en agosto del año pasado tirando de chequera e incorporando a sus más de 700 riders en régimen de Trade. Es decir, que aquellos cuyo 75% de facturación o más provenga de la misma empresa tenga un cierto nivel de actividad 'garantizado'. Poco antes la Inspección de Trabajo en Valencia afirmó que existía una "relación laboral" entre Deliveroo y sus 'riders', que es lo que la multinacional ha intentado recurrir en la sentencia dictada hoy.

¿Cuántos falsos autónomos hay en España? Una cifra difícil de definir, aunque sí sabemos que está creciendo enormemente. Si contamos con 3.2 millones de trabajadores por cuenta propia, el INE estima que de ellos hay como mínimo 350.000 autónomos integrados en estructuras productivas y sujetos a cadenas de mando. Es decir, que no son trabajadores libres, como deberían ser, sino parte de una estructura empresarial ajena a ellos.

¿Y en qué trabajan? Suelen ser empleados en empresas cárnicas (aquí hay un inmenso problema) limpiadores, repartidores de comida, obreros o periodistas. Es decir, en casi todos los casos trabajadores en sectores muy precarios.

Te viene bien que Deliveroo contrate a la gente. Porque aunque no lo parezca tiene consecuencias en tu bolsillo. Esos cientos de miles de falsos autónomos le cuestan 560 millones de euros anuales a Seguridad Social. Bonificaciones como las de la tarifa plana para autónomos primerizos (50 euros al mes) tampoco ayudan, ya que sólo rebajan la aportación a la Seguridad Social que de otra manera sería más alta. El Gobierno ha hecho por luchar contra este fraude, pero parece que se lo toma con calma: en 2016 se identificaron 3.000 casos de contratos de autónomos fraudulentos.

Las nuevas empresas que se van a librar de la condena: Amazon ha sido más listo que Deliveroo o Glovo. Amazon Prime, que emplea a varios transportistas, impide a sus autónomos acogerse a más de 12 o 15 horas semanales, 670 euros brutos al mes, con lo que si descontamos IRPF y cuota de autónomos nunca podrán aludir que son su única fuente de ingresos o no ser que quisieran trabajar por nada.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio