Cuantas menos farolas en las calles, mejor. Al menos si lo que quieres es que no te roben el coche

Cuantas menos farolas en las calles, mejor. Al menos si lo que quieres es que no te roben el coche
14 Comentarios

Si la iluminación es un elemento disuasorio para los ladrones o simplemente les ayuda a ver lo que están haciendo ha sido un tema de debate candente. Cuando detienes tu coche en una calle residencial tranquila por la noche, ¿estacionas bajo un semáforo pensando que la luz brillante disuadirá a un ladrón de entrar en tu vehículo? Intuitivamente, parece lo correcto, después de todo, sería más fácil pasar desapercibido mientras robas un coche en la oscuridad. La sabiduría convencional dice que a los ladrones les gusta trabajar de esta manera.

Te equivocas. Una nueva investigación sugiere que apagar las luces de la calle reduce la cantidad de delitos relacionados con vehículos.

El estudio. Una investigación publicada en el Journal of Quantitive Criminology desafía esa suposición convencional, argumentando que las tasas de robo de coches son más bajas en las calles oscuras en comparación con las calles mejor iluminadas. El equipo de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres y la UCL, examinó datos policiales sobre delitos registrados en Reino Unido y datos sobre cambios en el alumbrado público desde abril de 2004 hasta septiembre de 2013.

Descubrieron que los robos se redujeron a la mitad en las calles que adoptaron la "iluminación nocturna parcial" (PNL), donde las luces se apagan entre las 00:00 y las 5:00 de la madrugada.

Menos robos en general. Curiosamente, esto coincidió con un aumento significativo de 1,5 veces en los delitos vehiculares en las calles cercanas donde la iluminación permaneció encendida toda la noche, lo que sugiere que algunos delincuentes están decidiendo mudarse a calles cercanas mejor iluminadas. Sin embargo, se "desplazaron" menos delitos a estos lugares cercanos, lo que significa que hubo una reducción general del delito.

¿Por qué? Pese a que el objeto del estudio no era encontrar las razones de los cambios observados, el Dr. Phil Edwards explicaba que "es posible que cuando las luces se apagan después de la medianoche, los delincuentes consideren que los costes de cometer un delito, como usar una linterna, probablemente levantar sospechas entre los residentes y correr el riesgo de ser observados, supera los beneficios".

Además, cuando se apaga la iluminación después de la medianoche, es probable que las calles estén casi a oscuras, lo que significa que a los posibles delincuentes les puede resultar difícil ver si quedan bienes valiosos sin asegurar en los vehículos, por lo que lo optan por mudarse a otro lugar. Sin embargo, el informe no menciona el impacto que tuvo la falta de iluminación en las personas mayores y más vulnerables en la sociedad: su miedo a la delincuencia y su renuencia a salir de sus casas por la noche.

Medidas aplicables. Una de las razones por las que se llevó a cabo este estudio es porque muchas autoridades locales en países europeos han introducido iluminación nocturna parcial en caminos residenciales urbanos tranquilos y caminos rurales, que tienen muy poco uso después medianoche, para ahorrar costes de energía y reducir las emisiones de carbono. Y siempre se han planteado cuestiones de seguridad de este tipo.

Y los resultados sugieren que las adaptaciones de alumbrado público que ahorran energía no han aumentado la delincuencia en las calles estudiadas.

Un debate por mal camino. Cabe destacar que durante décadas, los investigadores han estado estudiando la asociación entre las condiciones de alumbrado público y la delincuencia. A pesar de años de hallazgos mixtos, la policía, los gobiernos y los ciudadanos todavía creen en general que mejorar el alumbrado público puede reducir el crimen. Ocho estudios realizados entre 1974 y 1998 arrojaron conclusiones diferentes sobre si mejorar el alumbrado público reducía la delincuencia.

Imagen: Unsplash

Temas
Inicio
Inicio