Publicidad

¿Cuánto dinero pierde cada país al año a causa de los paraísos fiscales? Este mapa te lo cuenta

¿Cuánto dinero pierde cada país al año a causa de los paraísos fiscales? Este mapa te lo cuenta
7 comentarios

Un fantasma recorre Europa: el fantasma de la evasión fiscal. La disparidad impositiva entre los distintos países de la Unión Europea ha generado ganadores y perdedores a la hora de atraer la actividad de las grandes multinacionales. Es un proceso que encuentra su mímesis a nivel internacional. Allá donde un país erija impuestos bajos, allá que acudirán las  empresas globales para ahorrarse el pago de impuestos.

Se trata de un proceso que acentúa ciertas desigualdades, en tanto que un puñado de países, los paraísos fiscales, aglutinan las sedes y las actividades o los derechos intelectuales de las compañías más rentables del planeta. Tradicionalmente pensamos en los "paraísos" como pequeños archipiélagos del Caribe cuya única actividad económica consiste en un impuesto de sociedades al 0%. La realidad es otra. Están mucho más cerca.

Lo vimos en su momento a cuenta de un trabajo que analizaba la distribución de los beneficios declarados por las principales multinacionales estadounidenses. Sus principales beneficiarios están en Europa. Hablamos de Irlanda, de Países Bajos y de Luxemburgo, pero también de Bélgica, de Malta, de Chipre y, por supuesto, de Suiza, ya fuera del espacio comunitario. Lejos de Europa, nadie gana tanto como Puerto Rico, aunque Hong Kong, Bermudas o Singapur le siguen de cerca.

¿A qué se debe? Es una cuestión ampliamente discutida por los economistas. En esencia, al interés de las grandes compañías por maximizar beneficios. En países como España, Estados Unidos o Alemania el impuesto de sociedades puede oscilar entre el 20% y el 30%, al menos a nivel nominal. En Irlanda o en Países Bajos, gracias a técnicas como el "doble irlandés" o el "sándwich holandés", las empresas allí instaladas no pagan más del 5% o el 7% de sus impuestos.

Es un salto cualitativo que algunos académicos han definido como "el privilegio fiscal estadounidense", por el abrumador aprovechamiento de las multinacionales norteamericanas. Como ilustra este estudio elaborado por economistas de las universidades de California, Berkeley y Copenhague, el 60% de los beneficios amasados por las compañías de EEUU se declaran en otros países (algunas, como Amazon, pagan el 0% en impuestos federales). El porcentaje para las empresas de otros países es algo menor, el 40%, pero igualmente impresionante.

Puedes ver el mapa interactivo aquí.

Paraisos Fiscales Grande (Missing Maps)

Gracias a la desclasificación de la contabilidad fiscal de la mayoría de grandes multinacionales, hoy es posible disfrutar de mapas como Missing Profits, donde se ilustra cuánto dinero deja de recaudar un país a causa de los paraísos fiscales, y cuánto ingresan aquellos que se han convertido en uno de ellos. Los resultados impresionan. Países como Alemania, Francia o España se dejan entre el 29%, el 24% o el 13% de lo que deberían recaudar de no mediar ingeniería fiscal.

La desigual competencia entre países ha provocado que allá donde antaño existían altos tipos en materia de sociedades se hayan reducido drásticamente. España, por ejemplo, lo ha reducido del 35% al 25%. Con todo y con eso, el tipo efectivo se sitúa hoy en torno al 11%, gracias a la amplia diversidad de trucos contables que las grandes empresas tienen a su disposición (pero no llega jamás tan bajo como el 3% difundido hace años). En el caso español, el estudio cifra en unos $3.700 millones el montante defraudado.

¿A dónde va el dinero? Mayoritariamente a Países Bajos, que atrae más de $90.000 millones en beneficios artificialmente, de los cuales unos $7.000 se transforman en impuestos recaudados. Un engrose que representa el 30% de lo que recauda habitualmente por sociedades. En la práctica, una inyección fiscal que ayuda a cuadrar cuentas anualmente y que resulta muy beneficiosa. El ejemplo de Irlanda es aún más extremo: $5.000 millones más (en un país de 4 millones de habitantes), el 65% de su recaudación.

Como analizan los investigadores, al final del día aquellos países que hunden su impuesto de sociedades lo suficiente como para atraer a multinacionales extranjeras logran recaudar más que aquellas que mantienen tipos altos e incentivan la huida de sus empresas propias. ¿Cómo solucionarlo? Es la pregunta del millón. Si todos los países hundieran sus tipos, Países Bajos e Irlanda dejarían de ofrecer chollos incomparables.

Pero en ese contexto sólo ganarían las grandes empresas.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios