Compartir
Publicidad

Hace más de 4.000 años que inventamos el retrete y aún no sabemos hacerlo bien

Hace más de 4.000 años que inventamos el retrete y aún no sabemos hacerlo bien
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Y de ellas, 946 millones todavía defecan al aire libre. Una práctica que puede conducir desde la malnutrición infantil hasta un puñado de enfermedades letales o incapacitantes de por vida. Es la principal razón por la que la ONU tiene señalado el día 19 de noviembre como el Día Mundial del Retrete.

Algo esencial en nuestros hogares, y cuya historia (y práctica) está repleta de curiosidades. ¿Cuáles son los orígenes de una de nuestras actividades más cotidianas y privadas? ¿Por qué están todos los inodoros mal diseñados? ¿Fue un tío llamado Tomás Cagadero el que los popularizó?

La postura correcta

Hacerlo bien

Los retretes actuales no fueron diseñados teniendo en cuenta la postura natural del cuerpo humano a la hora de hacer nuestras necesidades. Que es la misma que cuando hacemos sentadillas en el gimnasio. Como es un poco difícil de reproducir en nuestros baños (parecería que estamos haciendo el búho) Squatty Potty lleva tiempo promoviendo un taburetito para que al sentarnos en el baño evitemos problemas como las hemorroides y facilitar el asunto. La última, con un unicornio defecando arcoiris, explica exactamente en qué beneficia a nuestro interior afrontar el problema de otra forma.

Los primeros retretes del mundo tienen unos 4.000 años

Retrete3

Y estaban presentes en la antigua civilización del Valle del Indo, en el territorio que hoy ocupan India y Pakistán. Retretes en el sentido casi actual de la palabra: las ciudades de Lothal, Harappa o Mohenjo Daro tenían cuartos de baño privados casi en cada hogar, conectados a una red de alcantarillado. Que eran letrinas directamente sobre la alcantarilla, pero eh. Nadie más hasta Roma (salvo los cretenses, donde parte de su sistema de alcantarillado de hace milenios sigue en activo) tuvo algo parecido.

¿Los egipcios? Aunque algunos nobles contaban con agua caliente y fría para asearse, lo de hacer las necesidades lo resolvían a lo gatete: con arena en vez de agua, que un pobre sirviente tenía que cambiar regularmente.

Tomás Cagadero, fontanero

Thomas Crapper

Puede que Thomas Crapper no inventase los retretes en el siglo XIX (el retrete de cisterna moderna data de 1596). Pero sí lo popularizó gracias a que integraba en sus servicios, dignos de un rey (y tenía un título que así lo reconocía), todos los avances de los siglos: cisterna, válvula antiolores, sifón y -esto sí lo tenía patentado él- la tubería en forma de U que sigue usándose en nuestros baños a día de hoy.

"Crapper", en argot inglés, es una forma de llamar al retrete. Literalmente, el "cagadero". La leyenda dice que como el nombre del fontanero estaba presente en las tapas de alcantarilla y retretes británicos, fue su apellido el que dio origen a la palabra. Aunque "crap" ("mierda") data al menos del medievo, y su uso para referirse al cuarto de baño es anterior al nacimiento de Crapper. Aún así, menudo marrón.

¿Cuántas veces vas al baño?

Retrete5

Si crees que la ducha es en lo que más agua gastas, casi aciertas. De los 171 litros de agua diaria que usa de media cada español, se estima que un tercio corresponde al inodoro.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio