Compartir
Publicidad

¿Deberían los ciclistas circular con una licencia? En Australia comienzan a creer que sí

¿Deberían los ciclistas circular con una licencia? En Australia comienzan a creer que sí
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El crecimiento exponencial del ciclismo urbano y recreativo en los países occidentales ha venido apareado de diversos problemas. En su mayoría, conflictos con el entramado urbano y legal existente. Pero también relativos a la propia naturaleza de la bicicleta y el ciclista. Uno de ellos, en absoluto ajeno a nuestro país, rota sobre la posibilidad de que las bicicletas estén matriculadas o no o que los ciclistas estén obligados a llevar una licencia o no. En Australia comienzan a verlo claro.

Pese a que de momento ningún país parece por la labor de introducir complejas medidas regulatorias que desincentiven el uso de la bicicleta, en el estado de Nuevo Gales del Sur están debatiendo sobre ello. Y eso nos lleva una vez más a los argumentos o a favor o en contra de un registro de ciclistas, del mismo modo que hay un registro de motocicletas. En el fondo del debate, la cuestión se centra en si la bicicleta debería tener igual consideración a un peatón o, por el contrario, a un vehículo.

Registro o matrícula, ¿una posibilidad en España?

La legislación actual en España no especifica que los ciclistas deban portar portar documento específico alguno mientras circulan por ciudad. No más allá de la identificación que todo ciudadano debe llevar consigo se mueva en el medio en el que se mueva por su ciudad. Las bicicletas tampoco tienen que estar matriculadas, como no lo están en ningún otro país de Europa. Sin embargo, parte de este debate salió a la luz a principios de junio cuando se filtró una noticia sobre la DGT.

En España las bicicletas tampoco tienen que estar matriculadas, como no lo están en ningún otro país de Europa, aunque hay quien lo propone como forma de aumentar "la seguridad"

En ella, se afirmaba que la Dirección General de Tráfico tenía pensado no sólo incluir un sistema de registro para los ciclistas, sino también un proceso de matriculación para sus vehículos. "La DGT NO tiene intención alguna de implantar carnet, matrícula ni seguro para las bicicletas", se explicaba al día siguiente desde la institución. ¿Pero por qué alguien siquiera plantea esa posibilidad, como está sucediendo estos días en Australia? Por diversos motivos.

Ciclista
(Imagen: Marcell Katona)

El objetivo primario sería la regulación. En Queensland y otros estados de Australia se están implantando mayores multas a los ciclistas que cumplan las normas, cuya inclusión dentro del código de circulación no siempre es clara. Ello conllevaría mayor seguridad: si un ciclista cometiera alguna infracción que provocara algún tipo de accidente o daño a terceros, podría ser identificado. No circularía impune. En Nuevo Gales del Sur, sin embargo, tienen claro que un registro no es factible.

El objetivo primario sería la regulación. En Queensland y otros estados de Australia se están implantando mayores multas a los ciclistas que cumplan las normas

En su lugar, proponen como obligatoriedad que todos los ciclistas lleven consigo algún tipo de identificación oficial, pudiendo ser multados de lo contrario con unos 69 dólares australianos (unos 50€ al cambio).

Aquí, en España, el debate también ha tenido cierto recorrido. Algunos partidos políticos o concejales de determinadas ciudades defienden la idea de que las bicicletas estén matriculadas, como Eduard Freixedes, ex-edil de CiU en el Ayuntamiento de Barcelona: "Permitiría identificar y sancionar a los incívicos, del mismo modo que se hace con coches y motos". Pero en general, el apoyo a esta medida, junto a otras de perfil regulatorio como el carnet por puntos de la bicicleta o el seguro. En su lugar, y en aras de adecuar la bici a la ciudad, se proponen medidas algo más laxas.

Argumentos en contra de una mayor regulación

Entre ellas, un Plan Estatal de la Bicicleta. Se trata de una vieja reivindicación de colectivos ciclistas del país que estuvo cerca de llevarse a la práctica, pero que fue frenada por el actual Gobierno. La idea es simple y similar a la que existe en otros países: directrices, normas básicas y generales y planes de apoyo al desarrollo y uso de la bicicleta. Armonizar, en suma, el boom de las bicicletas de perfil urbano y utilitario. Sigue siendo una reivindicación de algunos grupos parlamentarios.

Una de las razones por las que los colectivos ciclistas tienden a rechazar medidas más agresivas para con la bicicleta, como ha sido el caso del casco, es por temor a que frene su desarrollo aún embrionario en España

Una de las razones por las que los colectivos ciclistas tienden a rechazar medidas más agresivas para con la bicicleta, como ha sido el caso del casco, es por temor a que frene su desarrollo aún embrionario en España. Pero también porque existe cierta retórica negativa hacia la bici, en relación a su volumen de infracciones. Como algunos experimentos han denotado, los ciclistas no tienden a saltarse las normas viales más que los peatones o los coches.

Ciclistas Roma
(Imagen: Tejvan Pettinger)

En su lugar, y por el momento, las ciudades están actuando por su cuenta, aunque en ocasiones de forma coordinada. Aunque no se trate de una matriculación oficial al uso reglada por la DGT, existe ya en varias urbes españolas la posibilidad de registrar la bicicleta, con una pequeña matrícula, que permita no sólo llevar una contabilidad de los vehículos que circulan por la ciudad, sino también una forma de recuperarla en caso de robo. Es de carácter voluntario, en todo caso.

Existe un registro nacional de bicicletas impulsado por diversos ayuntamientos afiliados, pero no es una organización estatal ni es oficial, dado que no lo controla la DGT. Sirve para facilitar la recuperación las bicicletas una vez han sido robadas

En cualquier caso, es probable que el debate no haya hecho más que empezar. Al contrario que en otros países europeos, donde fue la bicicleta ganó espacio al coche en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial (no, no llevan ahí siglos ni es una cuestión cultural), en España es un proceso que acaba de empezar, y que genera más resistencia al haber más coches y ser más dependientes del vehículo. ¿Veremos ciclistas registrados y bicis matriculadas en el futuro?

Imagen | Tejvan Pettinger

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio