Compartir
Publicidad

Dos mapas para entender la indignación de los españoles con el precio del alquiler

Dos mapas para entender la indignación de los españoles con el precio del alquiler
60 Comentarios
Publicidad
Publicidad

“El precio medio de una vivienda de alquiler en España fue de 1.097 € durante el pasado mes de junio, lo que supone un 6,97% más que el trimestre anterior”. Así arranca el informe de junio de 2018 de Mitula Group sobre la evolución de la vivienda en nuestro país. Si tenemos en cuenta que el salario neto más frecuente en 12 pagas es de 1158 euros y que la regla de la buena gestión es nunca gastar más del 30% en todo lo referente a la vivienda (gastos incluidos), la conclusión es sencilla: el tema del alquiler es un escándalo. Dos mapas que demuestran que es una situación insostenible.

Marzo de 2017

Marzo 2017 Precio medio del alquiler en España a marzo de 2017. Fuente: Informe sobre el Precio de la Vivienda en España 1T2017 Mitula Group.

Y junio de 2018

Agosto 2018 Precio medio del alquiler en España a junio de 2018. Fuente: Informe sobre el Precio de la Vivienda en España 2T2018 Mitula Group.

Apretando la burbuja: es decir, que en Madrid, Barcelona y Málaga la vivienda en alquiler ha subido, en un año y medio y de media, un 57.7%, 55.1% y un 90% respectivamente. En sitios medios, como Cantabria o Huelva, la vivienda también ha subido, en un año y medio, un 17.9% y un 37%. Y tal vez lo peor de todo es que en sitios donde el alquiler era especialmente bajo, probablemente por la falta de movimiento de estos sitios como son Lugo o Palencia, el alquiler también ha crecido un 29.7% y un 43.9%.

Hay consenso entre los expertos: estas son cifras de Mitula Group, un portal que dice cotejar datos de 9.2 millones de anuncios de vivienda en España. Para que nos hagamos una idea, Idealista dice cotejar 16 millones de anuncios. Este otro portal ya adelantó que, de media y contando sólo 2017, la vivienda en alquiler había subido en toda España un 18.4%, registrando subidas espectaculares en Baleares y Andalucía. Si quieres ahondar en los datos por regiones, como los precios del alquiler en cada ciudad por número de habitaciones o por distritos urbanos, puedes hacerlo aquí y aquí.

La desgracia de ser joven y español: lo decía recientemente El País, los jóvenes ya no pueden ni comprar ni alquilar. La precariedad laboral sigue siendo el pan de cada día de los menores de 35 años, de ahí que muchos compartan piso eternamente o sólo sean capaces de vivir fuera de cada con la ayuda económica de los padres. Todo esto descarta la posibilidad de comprar vivienda. De ahí las conclusiones que también se ven en Mitula: entre 2016 y 2017 los jóvenes de 18 a 24 años dejaron de mirar anuncios en un 28%, y los de 25 a 34 cayeron en sus visitas otro 5%. El grupo que más ha aumentado sus búsquedas de alquiler, los mayores de 65.

¿La gentrificación? ¿Airbnb? El informe achaca el enorme aumento de precio a diferentes factores, entre ellos los pisos turísticos, pero en realidad esta influencia no explica más que el aumento en zonas concretas de determinadas ciudades. Donde sí aciertan es al hablar de las renovaciones de los contratos post-crisis y de la Ley de Arrendamientos urbanos del PP, que pasó los contratos de 5 a 3 años. Como dice Idealista:

Los contratos de larga duración que se firmaron en 2010 o 2011 y que, al salir de nuevo al mercado a partir de 2015, se han comercializado con unos precios acordes a la mejora económica.

Eso sí, y como muestran en sus mismos gráficos, la mejora económica de algunas regiones sólo explica una pequeña parte de la subida. Los alquileres están subiendo 12 veces más que los salarios. Por eso lo demás, y como dicen en Mitula, se debe a la enorme presión de los propietarios (individuales y empresas) sobre la gente que no se puede permitir comprar: cada vez más hogares necesitan vivir del alquiler, mientras que el 78% de las personas tiene propiedad en España.

Decreto Ley de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler: recién publicado hoy mismo en el BOE y aprobado por el actual Gobierno socialista. Dan marcha atrás al programa del PP, ampliando de nuevo la duración mínima de los contratos de 3 a 5 años, como había antes. También se han puesto límites al uso de viviendas turísticas y se fomenta fiscalmente que los propietarios alquilen sus viviendas por rentas limitadas (por debajo de los umbrales que establezcan las normativas de ayudas al alquiler). Próxima parada: limitar por ley los precios de los alquileres. En vista de lo anterior, sería lógico pensar que pocos menores de 35 años de España se opondrán a estas medidas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio