Compartir
Publicidad

Esta carta de la abogada de Harvey Weinstein muestra cómo funcionan los gabinetes de crisis de reputación

Esta carta de la abogada de Harvey Weinstein muestra cómo funcionan los gabinetes de crisis de reputación
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Jodi Kantor y Megan Twohey son las periodistas que publicaron en primicia la historia de los abusos sexuales de Harvey Weinstein en The New York Times que causaron después una cascada de denuncias (el reportaje incluía a ocho, a día de hoy más de 90 mujeres han afirmado haber sufrido algún abuso por su parte). Ambas lanzan ahora She Said, un libro que cuenta los pormenores de la gestación de esta pieza que les ganó un Pulitzer e inició un movimiento social, el MeToo. A modo de promoción, han permitido que se difunda uno de los documentos que incluye su libro, el email de la abogada feminista Lisa Bloom a Weinstein en mitad del vendaval mediático.

Es una carta cuyo interés trasciende la polémica concreta que lo vio nacer, ya que esclarece cómo funcionan los mecanismos de protección del poder cuando están en crisis, así como la indispensable asistencia que hacen asesores, gabinetes de comunicación y abogados para apoyar a estas personas. 

En el texto se ve cómo hay una marcada hoja de ruta, una actuación a varios frentes para desacreditar a la denunciante e incluso previsiones de planes alternativos en caso de que algo pueda fallar. Es la constatación de lo difícil que es para los que carecen de recursos hacer justicia legal y mediáticamente con los presuntos abusones, precisable en este caso en la dificultad de las presuntas víctimas de abusos sexuales de ir contra sus abusadores. 

Esta es la traducción de la carta.

Harvey,
Ha sido un placer hablar contigo hoy, y sí, a todos nos hubiese gustado que fuese en otras circunstancias. Me he pasado el resto del día leyendo los informes completos de Jack y Sara sobre Rose, alguien que se revela como una mentirosa patológica, y también sobre tu ex secretaria, que parece ser alguien menos preocupante.
También he estado empapándome de los mensajes en Twitter de Rose, para hacerme una idea de cómo es, y he visto su corto, Dawn (no soy ninguna crítica de cine, pero me ha parecido terrible, aunque muy revelador de cómo es Rose: chico conoce a chica, chica confía en chico, chico mata a chica, todos los hombres son terribles, FIN).
Estoy preparada para ayudarte contra todas las Roses del mundo porque he defendido a multitud de ellas. Empiezan siendo mujeres audaces e impresionantes, pero a medida que uno profundiza en busca de pruebas, más claras se hacen sus debilidades y mentiras. No parece estar metida en muchos proyectos ni ser relevante de alguna forma, salvo por su creciente perfil como luchadora feminista, una identidad netamente basado en sus soflamas online.
Así que para mantener a su “ejército de Rose” contento tiene que seguir aumentando el nivel de indignación de sus diatribas.
Evidentemente hay que pararla en sus ataques difamatorios y ridículos contra ti. Es una persona peligrosa. Tienes todo el derecho a sentirte preocupado.
Este es el itinerario que veo factible después de un análisis inicial, que te recordaré en nuestra próxima llamada.
1. Iniciar un acercamiento amistoso con ella a través de mí o algún otro intermediario benévolo, y después de hacer ese contacto trabajar por crear una situación ganadora para ambos. La siguiente pregunta es: ¿qué es lo que anda buscando? Parece que ser directora de cine, ¿no?
2. Hacer una campaña online de contraataque para hacerla perder puestos en la carrera y mostrar que es una mentirosa patológica. Unos pocos artículos bien posicionados podrían ayudarnos si las cosas nos van mal en el futuro. Podemos postear artículos sobre cómo ella ha ido perdiendo progresivamente la cabeza, de forma que si alguien la busca en Google esto sea lo primero que le salga y así la desacredite. Podemos elaborar este perfil sólo con la información ya disponible. Esta acción puede lanzarse simultáneamente al tiempo que la primera.
3. Una carta de desistimiento enviada por mí advirtiéndole de que de no desistir estaría violando del acuerdo que firmasteis, lo que podría llevarnos a denunciarla ante los juzgados de California por calumnias, invasión de privacidad, difamación, etc. Posibles riesgos: que publicase esa carta online, provocando que la narrativa se ponga en nuestra contra (Sara: necesito ver ese acuerdo, por favor).
4. Que hagamos un anuncio público tú y yo en alguna entrevista pactada donde hablemos de tu proceso de maduración con respecto a ciertos temas femeninos, empezando por la muerte de tu madre, la grabación de Trump de “cogerlas por el coño” y tal vez esos infundados, desagradables e hirientes rumores sobre ti. Esto resonará en el resto de medios si muestras un arrepentimiento genuino contra todos los que te han hecho daño al tiempo que enfatizas que siempre se trataron de situaciones consensuadas entre adultos. Tienes que mostrar que pensabas que ese consenso era más que suficiente en aquellas situaciones de las que se te acusa, pero que ahora ves mejor los matices, entiendes mejor las dinámicas de desequilibrio de poder entre las partes, etc. Que me contactaste para intentar entender cómo las normas sociales están rápidamente cambiando en lo referente al acoso y abuso sexual porque eres una buena persona, además de decente (algo que queda patente por tu vida dedicada a hacer películas sobre importantes temáticas sociales, así como que has hecho gala de una generosa filantropía). Ejemplos de esta táctica: cuando varias mujeres iban a declarar a prensa acerca de su VIH, Charlie Sheen concedió una entrevista para Today Show en la que se adelantó a la maniobra, recibiendo apoyo público. Por aquel entonces representaba a algunas de las mujeres que le acusaban, y, cuando sus historias vieron la luz, quedaron enterradas por su entrevista y el cariño que recibió de la gente. Por eso es clave desde el punto de vista del manejo de la reputación ser el primero en contar la historia. Recomiendo esta táctica muy fuertemente. Si estás de acuerdo, me gustaría ir a verte y reunirme contigo para desarrollar este enfoque y sus detalles, para hacerla lo más efectiva posible. Deberías ser el héroe en esta historia, no el villano. Es muy sencillo hacer esto.
5. Inaugura una fundación Weinstein que se centre en la igualdad de género en el cine, etc. O crea los Estándares Weinstein, por lo que se busque que al menos un tercio de las películas estén dirigidas por mujeres, o escritas por mujeres, o que pasen el Test de Bechdel (la regla por la que dos personajes femeninos deben hablar un rato de algo que no sea un hombre). Lo que sea. Anuncia que vas a hacer subir los estándares de igualdad de género inmediatamente y de formas claras y específicas en todas las películas bajo tu control. Declara que colaborarás con el grupo de Geena Davis que trabaja por la igualdad de género en el cine, por ejemplo exigiendo que la mitad de los extras en las escenas de multitudes sean mujeres. Te haces una idea. Todo esto podemos discutirlo, pero la idea es que te conviertas en un líder y hagas elevar el listón de la igualdad de formas concretas y fáciles de vender para la prensa.
6. Una gestión de la reputación positiva. He googleado tu nombre y han aparecido un puñado de artículos desagradables. Trabajo con una compañía gestora de reputación que puede mover a las primeras posiciones otros más benévolos que sirvan como cortafuegos para prevenir que los que son perniciosos sigan bien posicionados en Google. Tu primera página en Google es fundamental, el 95% de la gente no sale de esos resultados. Mejoremos esto, bien sencillo de hacer. Esto podemos irlo trabajando al tiempo que las otras opciones.
Un recordatorio: ¿puedes conectarme con David Boies para que así siga contratada?
Ah, y dado que se hackearon tus emails recientemente con el tema de la campaña de Clinton, te recomiendo que configures una nueva cuenta de email para hablar con tu equipo. No deberíamos estar tratando estos temas tan delicados en tu cuenta empresarial, ya que el equipo informático y otra gente podría acceder a ello. 
Gracias, me siento muy afortunada de formar parte de tu equipo.
¿Hablamos mañana?
Abrazos,
Lisa Bloom. 

Lisa Bloom, la "judas" del movimiento feminista

La Rose a la que hace referencia Bloom es Rose McGowan, actriz de Embrujadas y Planet Terror reconvertida a directora y activista online que fue una de las principales impulsoras del Me Too. Fue la primera actriz en romper el silencio y denunciar a Weinstein por violación.

La carta ha tocado la fibra sensible de los lectores norteamericanos. Bloom es una superestrella letrada feminista que, según su versión, se decantó por su profesión al ver injusticias sexistas a los 12 años. En alguna ocasión ha declarado conocer de primera mano lo difícil que es recobrarse de los abusos sexuales, que ella misma sufrió en su infancia, así como de defenderlos en un sistema que no apoya todo lo que podría a las víctimas. 

Fue la abogada de las víctimas de Bill Cosby, de las del presentador Bill O'Reilly, de la actual demanda civil contra Jeffrey Epstein e incluso de las cuatro mujeres que demandaron por abusos a Donald Trump. Cuentan que su estilo es especialmente agresivo, y que combina tácticas judiciales con otras mediáticas para llegar a mejores acuerdos económicos extrajudiciales.

Desde que se ha filtrado el contenido de su carta de 2017 a Weinstein, muchos usuarios la han atacado furiosos por su hipocresía y por fallarle con sus palabras al movimiento que dice representar. Este ha sido su comentario de respuesta.

Dice lo siguiente:

Doy las gracias a Jodi Kantor, Megan Twohey y Ronan Farrow por obligarme a enfrentarme al colosal error que cometí al trabajar para Weinstein hace dos años. Aunque son más dolorosos, he aprendido más de mis errores que de mis éxitos. En el momento en que apareció la primera mujer que salió oficialmente contra Weinstein dimití y me disculpé, pero no fue suficiente. Mi despacho pasó de estar en un 95% a un 100% del lado de las víctimas, y es ahí donde quiero que estemos, ganando juicios contra Bill Cosby, Paul Marciano, Bill O'Reilly y tantos otros de los que habéis oído hablar. Para aquellos que no leyesen mis disculpas en 2017, y especialmente a las mujeres, les digo de nuevo: lo siento. Intento no juzgar a los demás por su peor error, sino por todo su trabajo. En mi caso llevo tres décadas apoyando a los desamparados contra los poderosos. Dado que hemos tenido tantos éxitos, mi bufete se ha convertido en la firma que más fervientemente defiende los derechos de las víctimas de este país. Siempre me he enorgullecido de la confianza que nuestros numerosos clientes tienen en nuestro dedicado equipo, y les prometemos que seguiremos luchando sin descanso por sus derechos.

2017 fue también el año en que Harvey Weinstein compró los derechos de difusión Suspicion Nation, el libro más reciente de la abogada que trata sobre la historia real de Trayvon Martin, un afroamericano de 17 años que recibió un disparo por parte de un hombre del equipo de vigilancia vecinal. Weinstein planeaba crear una miniserie basada en el libro, y saldrían como personajes de la serie la propia Lisa Bloom y Jay-Z. Bloom afirmó entonces estar emocionada con el acuerdo, y que buscaba que el máximo número de personas posibles fuesen conscientes del racismo implícito en el sistema legal estadounidense.

 Actualmente el principal juicio contra el famoso productor ha sido aplazado de nuevo hasta enero de 2020 después de que el juez aceptara nuevos cargos contra él. Está legalmente imputado en Nueva York por violación en un hotel de Manhattan en 2013 y por forzar a una mujer a practicarle sexo oral en 2006. Ambas mujeres acusadoras se mantienen en el anonimato, y el acusado se ha declarado no culpable. También cerró un acuerdo extrajudicial en Los Ángeles por una demanda colectiva civil pagando 44 millones de dólares, pero la demanda podría volver a abrirse ante la llegada de nuevas mujeres acusadoras.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio