Compartir
Publicidad

Los estudiantes de Ghana han conseguido que se retire una estatua de Gandhi por su pasado racista

Los estudiantes de Ghana han conseguido que se retire una estatua de Gandhi por su pasado racista
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Universidad de Ghana, la más longeva e importante del país, acaba de deshacerse de un símbolo que, según los estudiantes, discrimina y humilla a todos los africanos y su lucha por la igualdad. La estatua se había instalado dos años atrás, y representa a Mahatma Gandhi.

#Dumpgandhi y #Gandhimustfall: los hashtags que representan esta lucha que lleva más de dos años en activo en varios territorios (aquí otra petición, para quitar una estatua de Gandhi, en Malawi, aquí imágenes de otra estatua en Johannesburgo que fue atacada con pintura blanca). Gandhi buscó durante toda su vida la liberación del pueblo indio del yugo británico, pero al menos durante sus primeros años de vida su mirada y actitud política en África fue igual de racista que la del enemigo que quería vencer.

Los años en Sudáfrica: entre 1891 y 1893 Gandhi se licenció en Derecho en el College de Londres, y entre 1893 y 1915 fue parte de los 150.000 indios que vivían en la África colonizada por los ingleses. Su principal objetivo fue que las autoridades respetasen a los indios igual que a los ingleses, aunque no tenía la misma comprensión por los esclavos africanos. Sabemos de sus opiniones gracias a sus publicaciones en el Indian Opinion, que fundó en 1904. Allí, y según documentos difundidos por los historiadores, llamó en varias ocasiones “kaffir” (negrata) a los autóctonos, que

Sólo están un grado por encima de los animales.

Cuya única preocupación según él era la de

Cazar, y su única ambición es recolectar ganado para comprar una esposa y luego morir en indolencia.

O también que

Los indios no tenemos danzas bélicas, ni bebemos cerveza kaffir.

Segregación sí, de indios no: lo que le preocupaba es que los indios y los negros se mezclasen. Por ejemplo, pidió que un suburbio insalubre llamado "Coolie Location", donde vivían muchos africanos junto con indios, le fuese entregado en exclusiva a los indios. Cuenta la leyenda que la consternación le llegó en 1893 en forma de anécdota que marcaría su vida. Gandhi, proveniente de una casta privilegiada, recién titulado abogado, fue expulsado en un viaje a Durbán de su billete de primera clase por el revisor, blanco, que con el beneplácito del resto de ricos pasajeros le mandó a tercera clase con el resto de indios y negros.

El buen sirviente inglés: pero su peor actuación en Sudáfrica tuvo lugar en 1906, durante el levantamiento de los zulúes de Bambatha contra el gobierno colonial británico. Después de que los británicos matasen a 4.000 zulúes en represión por la muerte de dos generales coloniales, Gandhi pidió a los suyos que apoyasen a los ingleses durante la guerra para legitimar sus reclamos de plena ciudadanía. Los británicos no permitieron que los indios tuviesen puestos como oficiales, pero sí terminaron actuando como camilleros y otros puestos similartes. En sus textos Gandhi insistía en la herencia aria de los indios, los puentes indoeuropeos que unían estas culturas, excluyendo a los africanos de la ecuación.

El otro Gandhi: durante estos años sus opiniones sobre los negros eran un tanto contradictorias, apoyando a veces la igualdad de los pueblos, pero está claro que Gandhi no hizo demasiado por la liberación del pueblo africano. A estas sombras se le añaden otras, como su insistencia en el mantenimiento del sistema de castas (creía en la integración social de los “intocables”, pero también creía que los dalit deberían seguir recogiendo los excrementos y la basura de los bráhmanas), el boicot a las conquistas sociales de los dalit o su misoginia con respecto a las mujeres a su alrededor.

Y a vueltas con el Nobel de la Paz: son todos estos argumentos, pero especialmente los concernientes a su actuación en Sudáfrica, lo que los académicos del Nóbel argumentan como razones para no haberle otorgado el galardón en ninguna de las cinco ocasiones en las que ha sido nominado, ya que les parecía que manifestaba “sentimientos divididos”. Pero también, como recordarán muchos lectores, podríamos recriminar políticas contradictorias a Henry Kissinger o a Barack Obama.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio