Publicidad

En un giro imprevisto de los acontecimientos, EEUU vive una escasez de trabajadores… poco cualificados

En un giro imprevisto de los acontecimientos, EEUU vive una escasez de trabajadores… poco cualificados
24 comentarios

Publicidad

Publicidad

Estados Unidos cuenta con una tasa de desempleo actual de. 3.9%. Antes de 2018, esa cifra sólo se alcanzó en el año 2000, y antes de aquella fecha hay que remontarse a 1969. Actualmente se abren cada mes 7.6 millones de puestos de trabajo, pero sólo 6.5 millones de personas bucea al mismo tiempo en el mercado laboral. El país sufre una acusada escasez de trabajadores.

Cuello azul gana a cuello blanco: esto podría sorprender a muchos, pero la realidad es que muchos de los trabajadores que más cuesta encontrar se encuentran precisamente en empleos de media y baja cualificación. Hay escasez de programadores y médicos, pero también de asistentes sanitarios, camareros y personal de hotel. Algunos lo explican por el hecho de que más jóvenes se forman en empleos de alta cualificación mientras que los índices de retiro laboral de los baby boomers, muchos de ellos tradicional clase trabajadora, son altísimos y van a seguir creciendo.

McDonalds ya clama por trabajadores mayores: las empresas más afectadas por esta escasez está intensificando su búsqueda de empleados baratos allá donde antes no miraba. Por ejemplo, la ONG AARP, para trabajadores de más de 50 años, está llegando a multitud de acuerdos con empresas como McDonalds para buscar trabajadores de esta generación con necesidades económicas no cubiertas y expulsados en los años de la recesión. Ahora son trabajadores muy valorados para los turnos matutinos, que los jóvenes no cogen por no acomodarse a sus horarios estudiantiles o por simple desinterés.

Las IA que no te van a quitar el trabajo: parte de la sorpresa viene por el discurso oficial. Nos decían que los robots incentivarían la destrucción neta de empleo. La experiencia en áreas como los cajeros de supermercado, que supuestamente iban a ser reemplazados por cajas automáticas y que se han revelado un fracaso, contrarían esta idea. 

Forbes indica otros contratiempos de gran calado: por un lado, la externalización de la producción está llegando a sus límites en cuanto a beneficios. Por el otro, la ganancia en índices de rendimiento de trabajos más especializados, como la robotización o el desarrollo en IA, sólo dejará margen para una ganancia extra de entre el 1 y el 2% anual, lejos de los ratio de beneficios del 20% típicos de los años 80. 

Vuelve el poder de negociación. El resumen de todo esto es claro y simple: los trabajadores estadounidenses están en un momento de recuperación del poder adquisitivo perdido tras los años de la crisis. Mientras el 20% más rico de la población vio crecer su economía en un 24% entre 1996 y 2006, el 80% más pobre sólo aumentó su economía en un 3%. Y eso sin tener en cuenta el enorme aumento de los costes de vida, especialmente en bienes de primera necesidad como la sanidad o la vivienda.

“Antiinmigrantes, tenemos que hablar”: es el mensaje de medios como New York Times o Bloomberg, entre otros medios preocupados por la competitividad en el sistema. Entre 1953 y 1976, el índice de fertilidad por familia ha pasado de 4.3 hijos a 1.7. El efecto se había paliado hasta ahora con la inmigración, pero las nuevas leyes que limitan la expedición de VISAs está bloqueando la llegada de personas que, por un lado, tienen más hijos y evitan el decrecimiento económico, y, por el otro, ofrecen trabajadores menos cualificados y menos dispuestos a luchar por una mayor retribución.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir