Compartir
Publicidad

Malasia se harta de ser el contenedor de Europa y le devuelve miles de toneladas de desechos a España

Malasia se harta de ser el contenedor de Europa y le devuelve miles de toneladas de desechos a España
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Malasia dice no: “no debemos dejar que los países desarrollados abusen de nosotros”. Es la afirmación tajante de la ministra de Medio Ambiente, Yeo Bee Yin, que ha afirmado que devolverá varios contenedores con miles de toneladas de plástico contaminante a países como Estados Unidos, China, Australia, Canadá o España. Concretamente nosotros recibiremos cinco de estos contenedores con 3.000 toneladas. 

Es sólo el primer paso: con el tiempo irá aumentando su retirada del mercado de compra de basura, un negocio que le estaba proporcionando cientos de millones de euros pero que a cambio lo convertía en uno de los principales vertederos del mundo, metiendo 830.000 toneladas de desechos plásticos al año.

Primero vino China: fue la noticia del año pasado. Como China está empezando a apostar por mejorar sus condiciones medioambientales, también decidió prohibir la compra de basura a otros países (precisamente para empezar a dar salida a otras regiones de sus propios desechos). China era el principal contenedor del mundo antes de su veto, y como ya se predijo, los países asiáticos que fuesen supliendo esa demanda irían desvinculándose del negocio: esta semana ha sido Malasia, pero la anterior fue Filipinas y Vietnam se lo está pensando.

Convenio de Basilea: es el acuerdo de los años 80 de Naciones Unidas para ordenar el control de los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos y su eliminación. Según la ministra malasia, los desperdicios enviados por España violaban esa normativa, que prohibía la exportación de materiales de tan baja calidad y que luego, además, según las mediciones internas españolas cuentan como material reciclado, incurriendo así en un doble agravio. Lo que ocurría hasta ahora es que esos países compradores, que sabían que compraban basura mala, lo quemaban o lo enterraban, contaminando sus propios países.

España, por cierto, está a la cola de tasa de reciclaje con respecto a nuestros vecinos. Sólo lo hacemos un poco mejor que Grecia o Rumanía.

¿Y qué soluciones hay? Europa necesita crear plantas de reciclaje en el continente y hacerse cargo de su basura. Según Eurostat la UE recicla el 55% de sus desechos, pero sabemos que es una cifra lejana a la realidad por la técnica de externalización que hemos comentado. Modelos a seguir podrían ser países como Suecia o Países Bajos, que lo están haciendo tan bien que están empezando a comprar basura ajena, pero siguen sin ser reciclajes óptimos: lo que hacen es eliminar todos los desechos, pero no de forma eficiente, pues mucha de esta basura acaba incinerada provocando emisiones.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio