Publicidad

La mascarilla no sirve de mucho como cubrepapada. Aunque algunos influencers se empeñen en ello

La mascarilla no sirve de mucho como cubrepapada. Aunque algunos influencers se empeñen en ello
35 comentarios

Publicidad

Publicidad

Con la desescalada, la llegada de las terrazas y los paseos, los influencers han empezado a sustituir el contenido de pijama y chándal por el de jardín y mascarilla. Aunque en la mayoría de los casos la foto busca concienciar a la comunidad de seguidores, en otros tantos, nos encontramos con los mismos errores que vemos en la calle respecto a la mascarilla y que pueden resultar contraproducentes para prevenir el virus.

Macarilla papada. La influencer italiana Chiara Ferragni ha dejado de compartir fotografías de su vida entre cuatro paredes para comenzar a mostrar fotografías de sus looks al aire libre con mascarilla. Eso sí, la mascarilla hace más de cubrepapada que de elemento protector frente al virus. En la misma línea, hace varias semanas, María Pombo compartía un doblaje de TikTok mientras iba andando por la calle.

En su caso, en lugar de mantener la mascarilla sujetando el mentón, la manipulaba varias veces para conseguir la interpretación que demandaba el challenge en cuestión.

 

Concienciación. En el lado opuesto, muchos influencers subrayaron la importancia de quedarse en casa, rostros como Dulceida, Alexandra Pereira, Marta Lozano, Pelayo Díaz o Luc Loren han compartido instantáneas donde llevan puesta la mascarilla de forma correcta y sin tocarse la cara. Aunque sólo se trata de una fotografía, su alcance es muy extenso, promoviendo o no los buenos usos recomendados por las autoridades.

Influencers como Dulceida llegan a una comunidad de 2,8 millones de personas y Alexandra Pereira a otra de casi 2 millones. Su ejemplo puede contribuir a generar esa concienciación tan buscada en campañas publicitarias como la de Veneto.

Contenido Covid. La paralización del turismo, la restricción de aglomeraciones y el cierre de bares y restaurantes obligó a que muchos influencers tuviesen que adaptar su discurso a la realidad confinada. Mientras parte del colectivo se pasó dos meses subiendo fotos de la vida pre-coronavirus, otros han asumido la faceta entretenedora y han aprovechado para crearse un perfil de TikTok, subir vlogs como C. Tangana o crear toda una comunidad en torno a los directos como Ana Millán.

Sin fecha final.  Según lo recogido en el BOE, las mascarillas serán obligatorias en espacios cerrados y al aire libre, siempre y cuando no se pueda mantener la distancia física de seguridad. Sin embargo y aunque en un inicio se creía que esta norma finalizaría una vez lo hiciese el estado de alarma, la orden aprobada en el BOE no hace referencia a ninguna fecha concreta para interrumpir la medida.

Seguridad. A través de sus redes sociales, el Ministerio de Sanidad está promoviendo una campaña divulgativa y pedagógica que a base de repetición busca que nos quedemos con el mecanismo de colocar y quitar la mascarilla sin riesgo. Es decir, desinfectarse las manos en primer lugar. Colocarse la mascarilla manipulando solamente las gomas. No tocarla durante el tiempo que la llevemos puesta y, por último, volver a lavarnos las manos antes de retirarla de nuevo.

Como recordatorio, las mascarillas quirúrgicas no son reutilizables y deben ser desechadas tras cuatro horas de uso.

Imagen: Chiara Ferragni/Instagram

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios