Compartir
Publicidad

Moviepass tocado de muerte: el fin de semana en el que el "Netflix del cine" ha tenido que parar

Moviepass tocado de muerte: el fin de semana en el que el "Netflix del cine" ha tenido que parar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No han llegado al umbral de rentabilidad. Después de arrastrarse durante casi un año mendigando inyecciones desesperadas de financiación para no quebrar, parece que el sueño de Moviepass, de una suerte de “Netflix” del cine, va a tocar a su fin. Como han informado distintos medios estadounidenses, la compañía de Mitch Lowe se bloqueó el pasado viernes (el día importante de la semana en las carteleras) para volver a activarse hoy lunes con una escasez de oferta de pases casi absoluta. Los 1.5 millones de usuarios del sistema se encontraron con que no podían disfrutar del producto por el que están pagando.

Pero, ¿qué era Moviepass? Lo contamos aquí, una tarifa plana para acudir a las salas tradicionales. Por 10 dólares al mes podías ver todos los estrenos que quieras ver con un límite de una sesión al día. La compañía no generaba, de momento, beneficios directos, ya que ellos pagaban íntegramente el precio de las entradas a los distribuidores. El negocio se intentaba generar mediante los datos de consumo de sus clientes, que venderían a las majors, así como por el tamaño de su empresa: a más suscriptores, más estabilidad y poder de negociación. No han sabido encontrar el equilibrio y han quemado más dinero del que podían permitirse.

Todo gracias a Tom Cruise: Mission Impossible: Fallout era el último blockbuster que anticipaba hacer temblar las cuentas de la empresa. Peli de acción clásica, época veraniega, el retorno a lo grande del astro, unas excelentes críticas… todo indicaba que iba a arrasar con las arcas de Moviepass. Todos los suscriptores que hayan querido reencontrarse con Ethan Hunt habrán tenido que pagar los 9 o 15 dólares por ticket que cuesta, de media, una entrada de cine en los states.

A-list: La alternativa de la cadena de salas AMC (el equivalente norteamericano a nuestro Cinesa o Yelmo) a la suscripción de Moviepass recién salida del horno. Por supuesto una propuesta tan disruptiva como esta iba a encontrarse con réplicas por parte de agentes más poderosos: AMC ya tiene las salas, y a ellos sufragar los visionados no les costará el mismo precio de mercado que a Moviepass. A-list te permite ver tres pelis a la semana en los cines de su cadena por 20 dólares al mes, y con excepciones. Condiciones más modestas, pero también más garantistas.

¿Qué es el cine? Una de las críticas que se le ha hecho a esta empresa es la de proponer una destrucción de la experiencia fílmica a largo plazo. Moviepass permitía el acceso a las salas buscando la mínima inversión en la experiencia, lo que convertía a estos espacios en un receptáculo de clientes baratos, tacaños. Hasta ahora los exhibidores han ido aumentando el precio de las entradas al tiempo que mejoraban (al menos en teoría) la calidad del visionado, con nuevas tecnologías de reproducción, instalando asientos más confortables, etc. De haber triunfado Moviepass, las salas no habrían tenido ningún incentivo para invertir en infraestructura, lo que a largo plazo repercutiría negativamente en el séptimo arte: si la sala de cine es cutre y de mala calidad, ¿por qué no refugiarme en el home cinema de mi casa?

Certificado de defunción: sólo un milagro podría volver a insuflar vida a Helios and Matheson Analytics, el holding detrás de esta propuesta que ha empezado a vender sus acciones a precio de saldo. Pero todavía no podemos dar a Moviepass por muerto. Puede que aparezcan inversores de última hora y la app reviva. Cosas más raras se han visto en el cine.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio