Compartir
Publicidad

No hay nada raro en la mujer con hijab que camina frente a un herido en Londres: solo islamofobia

No hay nada raro en la mujer con hijab que camina frente a un herido en Londres: solo islamofobia
Guardar
28 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Con el trágico ataque que vivió ayer Londres la cobertura informativa ha sido extensa. Desde infografías que representaban gráficamente el ataque a imágenes aéreas buscadas desde redes sociales para ver desde una mejor perspectiva el suceso. Con ella han llegado, claro, las galerías del incidente. Y de entre ellas las redes sociales ya han encontrado su favorita.

Varias fuentes norteamericanas, como el tuitero Texas Lone Star o la página Ken Webster Jr aka Producer Kenny difundieron una fotografía de las agencias REX y Shutterstock. “¿Notas algo extraño en esta foto tomada en el lugar del ataque terrorista que ha vivido Londres?”, dijo uno, “Mujer musulmana que pasa sin preocuparse al lado de una víctima del ataque mientras mira su teléfono”, comentaba otro.

Tanto los comentaristas de estas imagines como los que han decidido resubirlas por su cuenta desde lugares de todo el planeta reforzando la visión de estos comentaristas y, en algunos casos, pasando al insulto racista e islamófobo.

Es importante recordar que, aunque el ataque de ayer estaba siendo tratado como terrorista por la policía británica, eso no significa que se supiera todavía la motivación del atacante, si el acto se orquestó por algún grupo armado o si el asesino atacó por iniciativa propia. Esto tampoco se sabía cuando esas personas hicieron circular la imagen de la mujer con hijab con sus opiniones. Ahora sí sabemos que es un hombre que fue investigado por sus vínculos extremistas, aunque las autoridades no han querido ofrecer la vertiente de ese extremismo.

Los abogados del diablo de la imagen en redes ya han señalado que no se sabe nada del contexto de la fotografía. Que si te fijas bien, la mujer tiene cara de preocupación.

Que podría estar escribiendo a algún ser querido preguntándole por si le había pasado algo, estar contándole la tragedia a un conocido por Whatsapp, estar explicando a los de su trabajo que llegará un poco más tarde por el revuelo que hay en la zona, acordándose de escribir algo en la lista de la compra o incluso sí, por qué no, cabe la posibilidad de que el ataque le sea totalmente indiferente.

seg

La musulmana que pasaba de largo frente a cuerpos heridos (como hacían muchos otros testigos)

No sabemos nada de lo que hace esa mujer de la misma manera que tampoco conocemos, por una foto que vemos desde nuestros hogares, muy lejos de lo que vivieron los testigos del accidente, cuál era la reacción natural en ese tipo de circunstancias. Hay fotos de transeúntes auxiliando a los heridos, otros entristecidos hablando por teléfono, y también hay fotos de otros viandantes paseando sin ningún gesto de preocupación y sin que, a primera vista, parezcan musulmanes.

No sabemos apenas nada de lo que ocurrió ayer, pero sí sabemos un par de cosas. La primera, que es normal sacar algunas conclusiones mentales al ver una imagen. A fin de cuentas, necesitamos los prejuicios para vivir. Y la segunda, que la gran mayoría de víctimas del terrorismo yihadista es musulmana e intentar criminalizar y meter en el mismo saco a 1.500 millones de personas es aventurado y, sobre todo, algo que potencia un odio entre grupos que beneficia a los que quieren hacer de nuestras diferencias un motivo para la guerra.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos