El precio de Bitcoin se ha disparado. Y esta vez no tiene nada que ver con la burbuja de 2017

El precio de Bitcoin se ha disparado. Y esta vez no tiene nada que ver con la burbuja de 2017
16 comentarios

Bitcoin ha aumentado su valor de forma notable en 2020, a pesar de muchos factores que normalmente harían desconfiar a los inversores, incluyendo las tensiones entre Estados Unidos y China, el Brexit y, por supuesto, una pandemia a nivel mundial. Desde un mínimo anual de $4.748 a mediados de marzo, durante el transcurso de la pandemia el valor del bitcoin se ha disparado hasta casi $30.000 a finales de año. Desde entonces ha llegado a máximos históricos por encima de los $38.000, ocupando titulares día tras día y haciendo subir los precios de otras criptodivisas al mismo tiempo.

¿Qué es lo que ha impulsado esta enorme subida de valor? ¿Es diferente a la burbuja de 2017?

Una de las razones del gran aumento de precio es que ha habido una gran afluencia de inversores procedentes de instituciones a gran escala, como planes de pensiones, fondos de dotación universitarios y sociedades de inversión. No fue el caso durante las subidas de 2017, cuando el precio de la criptomoneda se multiplicó por 20 hasta casi alcanzar los $20.000, para volver a bajar hasta los $3.000 un año más tarde.

En 2017 el ecosistema de la criptodivisa estaba dominado por inversores minoristas a título individual, muchos de los cuales se sentían atraídos por la escasez de bitcoins y por el hecho de que era un activo fuera del sistema financiero. El mercado alcista de 2017 presentaba todos los síntomas de un ejemplo típico de burbuja financiera y los inversores compraban por miedo a perderse una gran oportunidad.

En esta ocasión, peces gordos como el inversor multimillonario Paul Tudor Jones y el gigante de los seguros MassMutual han realizado fuertes inversiones, mientras que algunos que se consideraban detractores como JP Morgan ahora dicen que el bitcoin podría tener un gran futuro. Todo esto hace que aumente la confianza en la criptomoneda, siendo un indicador de su aceptación. La divisa también se ha visto respaldada por otros sistema de pago con una gran cantidad de consumidores. PayPal permite ahora a sus clientes comprar, retener y vender bitcoins directamente desde sus cuentas de PayPal.

Su rival Square anunciaba en noviembre que cada vez más usuarios de su aplicación para móviles están comprando la moneda digital y a mayores cantidades. El número de vendedores que aceptan bitcoin como forma de pago está creciendo rápidamente.

Bitcoin Va En Serio
Esta vez va en serio. O eso parece. (Dmitry Demidko/Unsplash)

Probablemente lo más importante sea que Visa haya empezado a aceptar el bitcoin. En octubre se anunciaban una serie de tarjetas de crédito y de débito relacionadas con Bitcoin en colaboración con Coinbase, la plataforma de comercio de criptomonedas. Al haber cada vez más formas de utilizar bitcoins, debería significar que más gente querrá tenerlos. Bitcoin también ha madurado mucho desde aquellos días en los que su principal uso estaba relegado a la compra de drogas en la darkweb en páginas como Silk Road. Las carteras digitales, claves y plataformas de comercio de criptomonedas son más accesibles y hay mucha más información fidedigna que antes.

La introducción de productos financieros relacionados con la criptodivisa y los fondos de inversión relacionados con la tecnología blockchain han permitido que los inversores, que de otro modo podrían haber temido la volatilidad, se decidan a invertir. Los "futuros de Bitcoin" son un mecanismo para que los inversores pueden especular con la caída de los precios "a la baja" de la criptodivisa. El premio Nobel Robert Shiller ha sugerido que la burbuja de 2017 podría haber estado vinculada al hecho de que por entonces no existían dichos futuros.

El futuro a medio plazo

Aparte del entusiasmo generalizado, la pandemia nos ha dejado enormes paquetes de incentivos de los gobiernos de todo el mundo para que los bancos centrales impriman más dinero, algo que podría aumentar la inflación y que a su vez reduciría el poder adquisitivo de la gente. De hecho, el año pasado la Reserva Federal de EEUU indicó que sería ligeramente más tolerante con la subida de precios cuando moderó su objetivo de inflación del 2%.

Ante dicha amenaza, inversiones como la de Bitcoin se consideran una reserva de valor. El número máximo de bitcoins que existirá jamás está fijado en 21 millones (a menos que cambie el protocolo) y ya existen unos 18,5 millones en circulación. El suministro de nuevos bitcoins también se está ralentizando, puesto que la recompensa que reciben los miners por verificar las transacciones en la cadena de bloques se reduce a la mitad aproximadamente cada cuatro años, reduciéndose de 12,5 bitcoins a 6,25 bitcoins el pasado mes de mayo. Una escasez comparable a la de los metales preciosos.

Incluso los bancos centrales están adoptando las criptodivisas. Rusia, China, Canadá y la UE, entre otros muchos, ya están trabajando en divisas digitales centralizadas para sus países o publicando la documentación técnica y sus planes de acción de las mismas. Se trata de una señal inequívoca de que cómo los que mandan en el mundo financiero tradicional están viendo las criptodivisas como el futuro. Mientras tanto, en EEUU han anunciado que los bancos minoristas pueden realizar pagos con criptodivisas "estables", aquellas que están vinculadas a las divisas convencionales.

Bitcoin Trading
(Austin Distel/Unsplash)

Por eso parece que la reciente valorización del precio del bitcoin puede tener más fundamento que en 2017. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo. El economista jefe de Rosenberg Research and Associates, David Rosenberg, cree que el bitcoin se encuentra en una burbuja y que los inversores no entienden cómo funciona.

Rosenberg sabe de burbujas porque en su día identificó la burbuja del mercado inmobiliario estadounidense que acabaría desencadenando la crisis de 2008. Cree que los inversores no entienden cómo funciona Bitcoin y que se trata de una burbuja clásica popular (aunque desde entonces ha admitido que él tampoco es un experto en la criptomoneda). Mientras tanto, la alta volatilidad en el precio sigue siendo un tema importante, algo que seguirá preocupando a algunos inversores institucionales.

¿Qué podemos creer de todo esto? Existen muchos pronósticos alcistas para el precio de Bitcoin en 2021. Tyler y Cameron Winklevoss, los fundadores de la plataforma de intercambio de criptomonedas Gemini, creen que el bitcoin acabará llegando a los $500.000, mientras que un analista de Citigroup sugiere un precio de $318.000 para diciembre de 2021. Obviamente se trata de gente que está metida en Bitcoin hasta el cuello y estos números pueden ser demasiado optimistas. Sin embargo, en marzo de 2020 la perspectiva de que Bitcoin alcanzaría los 30.000 dólares parecía imposible.

En cualquier caso, la fortuna de la principal criptomoneda será claramente una de las principales noticias financieras a nivel mundial durante el año que acaba de comenzar.

The Conversation

Autor: Andrew Urquhart, Universidad de Reading.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.

Traducido por Silvestre Urbón.

Imagen: Aleksi Räisä/Unsplash

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio