Compartir
Publicidad

Qué complementos alimenticios funcionan de verdad y cuáles no, en un estupendo gráfico

Qué complementos alimenticios funcionan de verdad y cuáles no, en un estupendo gráfico
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada cierto tiempo, casi cada día, escuchamos por diferentes vías los múltiples beneficios de algún complemento alimenticio, infusión o planta para un aspecto (o todos) de la salud. El aloe vera, el ajo, la vitamina D o la marihuana. Todos han tenido su momento de gloria. Ahora, un enorme gráfico interactivo de Information Is Beautiful nos trae todas las respuestas sobre lo que sí funciona, lo que no y lo que es perjudicial, en función de su evidencia científica.

¿Cómo funciona el gráfico?

Antes de nada, hay que aprender a leer los datos que nos proporciona el gráfico. Hay diferentes variables que podemos modificar según nuestro interés: ordenar las burbujas por orden alfabético, por interés popular (según número de búsquedas en Google) o por interés científico. También podemos modificar sus colores, para que se agrupen por eficacia probada (de azul a amarillo) o por tipo de elemento.

Además, se ha incorporado un filtro que permite visualizar las burbujas referidas solo a un determinado problema de salud o a una categoría de suplementos de salud. Y, por último, encontramos las burbujas de color naranja, que señalan los suplementos a los que seguir de cerca, porque, pese a tener pocas pruebas científicas, ofrecen resultados prometedores.

Este gráfico es una versión actualizada del publicado por la misma web en 2012, con datos científicos de 2010. En aquella ocasión, no era interactivo ni permitía tantas opciones de configuración, pero el concepto persiste, y la ordenación que se hacía en aquel primer gráfico es la que nos permite contrastar el interés popular por determinados suplementos con su auténtica utilidad de cara a la salud.

Version 2012

Pinchando sobre cada una de las burbujas en el gráfico original, se puede acceder a un breve resumen de para qué dolencias se ha probado el funcionamiento del elemento y en base a qué estudios. Information Is Beautiful, además, nos da libre acceso a los datos con los que se ha elaborado el gráfico (y con los que se actualiza automáticamente).

Los suplementos muy buenos

Muybuenos

Entre los productos con mayor evidencia científica destaca el café como ayuda para prevenir el riesgo de accidente cardiovascular, el gengibre para las náuseas y los vómitos o la vitamina D para mejorar la salud general. También prestan especial atención a la cafeína para fortalecer la memoria a largo plazo.

Los suplementos buenos

Buenos

El aceite de coco para la obesidad, la marihuana para el dolor crónico o el ácido fólico para defectos prenatales son los elementos más destacados de esta segunda sección. Y recomiendan poner el foco sobre la cúrcuma como cura para las úlceras de estómago.

Los prometedores

Prometedores

Destaca el hierro para el desarrollo psicomotor de los niños, la lavanda para la depresión (moderada, y en combinación con medicamentos) y calcio para el cáncer colorrectal (como prevención, no como cura). Se señala la relación entre la vitamina K2 y bajos ratios de cáncer de próstata.

Tras los suplementos prometedores, encontramos la línea worth it, es decir, la que separa los que merecen la pena de los que no. Observando el gráfico, se deduce fácilmente que hay muchos más elementos entre los que no aportan nada que entre los que sí.

Los no concluyentes

No Concluyentes

Entre los más buscados por el público se encuentra el té verde, tanto para la prevención del cáncer como para el tratamiento del colesterol. En ambos casos, las pruebas científicas son contradictorias o insuficientes.

El aceite de pescado y el omega 3 parecen ser la otra estrella entre quienes buscan suplementos para cuidar su salud: desde mejorar el esperma a prevenir enfermedades cardiovasculares, pasando por mejorar los síntomas de la depresión o aumentar la inteligencia infantil. En ningún caso parece haber pruebas concluyentes de que el omega 3 aporte algo.

Los que apenas ayudan

Ligera Syuda

Entre los suplementos que apenas aportan nada a la salud, sigue apareciendo el omega 3, en esta ocasión para la psicosis, la enfermedad de Crohn, la diabetes o el asma, sin que haya apenas estudios que prueben sus beneficios. También encontramos otros productos conocidos, como las bayas de Goji, el ginseng o la lavanda.

Los que no aportan nada

Nada

El suplemento más popular entre aquellos de los que se ha probado que no aportan nada a la salud es el té negro para la prevención del cáncer de ovarios y mama. También llama la atención algo bastante extendido, como es la aplicación de aloe vera en el tratamiento de cortes y quemaduras, sin que exista prueba científica que demuestre su eficacia. Igual que el omega 3 para el tratamiento del TDAH o la espirulina para reducir la tensión arterial y el colesterol.

Los dañinos

Daninos

La parte inferior del gráfico está reservada a la peor parte de los supuestos suplementos de salud: aquellos que no solo no aportan nada, sino que resultan perjudiciales.

Destacan los antioxidantes, que no solo no alargan la vida, sino que la vitamina A y la E pueden ser perjudiciales; el dong quai, que puede incrementar el riesgo de cáncer en lugar de reducirlo; el ácido fólico para la prevención del cáncer, cuando está probado que, en combinación con la vitamina B12, puede aumentar los riesgos; la valeriana, que, no solo no reduce el insomnio, sino que cuanta con muchos efectos adversos; o el retinol, que tiene más riesgo de provocar defectos prenatales que de evitarlos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio