Compartir
Publicidad

Qué destrucción va a causar Irma, un huracán tan potente que ha roto la escala de clasificación de ciclones

Qué destrucción va a causar Irma, un huracán tan potente que ha roto la escala de clasificación de ciclones
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En 1935 la zona norte de los Cayos de Florida sufrió uno de los peores días de su historia. Los fuertes vientos del huracán azotaron sus costas, destruyeron hasta los cimientos los edificios de la zona Islamorada y hasta las líneas ferroviarias quedaron inutilizadas por el fenómeno que pasó a la historia como el huracán del Día del Trabajo.

En este accidente murieron al menos 400 personas y ha sido, hasta hoy, el ciclón más potente que haya golpeado los Estados Unidos en cuanto a presión barométrica, más fuerte incluso que Camille o Andrew, que en 1962 y 1992 también dejaron respectivamente millones de pérdidas materiales en la misma región atlántica.

El huracán del Día del Trabajo alcanzó vientos máximos de 260 kilómetros por hora, pero Irma ha superado ese récord, poniéndose en los 306 kilómetros por hora de fuerza. Hay ahora mismo metereólogos debatiendo sobre si, en vista de su magnitud, deberíamos catalogar a Irma en una hipotética magnitud del 6 en la escala Saffir-Simpson, que sólo estuvo pensada para catalogar los ciclones entre el 1 y un máximo de 5. Ha sobrepasado las fuerzas teóricas máximas para un fenómeno de su categoría porque nadie creía hasta ahora que una tormenta como Irma pudiera suceder.

La incógnita de Florida, la certeza del noreste de Puerto Rico

Y sí, Estados Unidos podría tener que enfrentarse a dos de los peores huracanes de su historia en un plazo inferior a dos semanas. Aunque no son en absoluto los únicos que van a enfrentarse a la hecatombe. Por el momento sabemos que el huracán va a pasar en las próximas horas por Antigua y Barbuda, que ya ha sido evacuada. Después tocarán Culebra, Vieques, Puerto Rico y las Islas Vírgenes, donde ya se ha declarado el Estado de emergencia.

Mañana le tocará el turno a Haití y República Dominicana, y el viernes pasará por Cuba y Bahamas. Es en este lapso de tiempo donde su nivel de destrucción caerá (o eso esperan) del nivel 5 al 4.

Esto es el territorio independiente de San Martín antes.

Y así ha quedado después.

De momento se sabe que el mayor nivel de destrucción que se va a sufrir por el huracán, cuando el vórtice se encuentre en su estado "extremadamente peligroso", se lo llevará el extremo norte de las Antillas Menores. Recordemos que, cuando hablamos de un huracán de categoría 5, puede ser requerida la evacuación masiva de áreas residenciales.

Con sus olas de más de tres metros, sus continuadas lluvias y los vientos de más de 200 kilómetros por hora cuando golpeen, los daños afectarán a todas las casa móviles y vehículos de la zona, pero también se desprenderán techos y paredes de los edificios robustos y carreteras, puentes y todo tipo de caminos, que podrán quedar intransitables por inundaciones y desprendimientos de vallas, árboles y demás. La vida no volverá a ser posible en semanas o incluso meses y habrá pérdidas generalizadas de acceso a la energía y las comunicaciones.

Sólo en Antigua y Barbuda viven 70.000 habitantes, 33.000 en San Martín y 125.000 ciudadanos en la Islas Vírgenes.

Hace unas horas la respuesta en redes sociales del servicio nacional meteorológica de Antigua fue rezar.

COmo os contamos aquí, República Dominicana teme por sus territorios de Puerto Plata, María Trinidad Sánchez, Samaná, La Vega, Monseñor Nouel, Sánchez Ramírez, Espaillat y Duarte. Y los gobiernos de la zona tienen, lamentablemente, experiencia reciente con catástrofes de este tipo: Mathew se dejó mil muertos el año pasado.

Sin tiempo para trivialidades

Como en toda catástrofe medioambiental de esta dimensión hay ciudadanos que siguen sin comprender la magnitud del riesgo. Los presentadores amenazan de manera contundente en sus programas a los que crean que por el mero hecho de tener un nombre pacífico o ser un fenómeno aéreo puedan sobrevivir. Si Irma alcanza las costas de su región podría pulverizar sus edificios, y por supuesto llevar a la muerte por ahogamiento, incendio o golpe de un árbol a sus habitantes.

Así que, mientras algunos expertos alarman a todo el público, usuarios de Facebook organizan eventos así.

Como hemos visto, el huracán de 1935 fue también de magnitud 4. Pero hay otro motivo por el que la catástrofe a la que podría enfrentarse ahora mismo Florida es mucho peor: el desarrollo de la región. Estimaciones de expertos cifran las potenciales pérdidas del paso de Irma en 300.000 millones de dólares, justo después de que Harvey haya hecho desembolsar al Gobierno 180.000 millones para reparar la catástrofe de Texas y Louisiana.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos