Compartir
Publicidad

Qué son las TUEs y por qué podrían estar cargándose tu deporte favorito sin que lo sepas

Qué son las TUEs y por qué podrían estar cargándose tu deporte favorito sin que lo sepas
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿TUEs? ¿Pero de qué están hablando éstos de Magnet? Es probable que hayáis pensado eso al leer el titular. Pero no, una TUE no es el nuevo tipo de nave imperial que J.J. Abrams se ha sacado de la manga para la nueva película de 'Star Wars', sino una exención de uso terapéutica, o Autorización de Uso Terapéutico, o lo que es lo mismo, un medicamento que los atletas están autorizados a tomar, aunque dé positivo en un control anti-doping. La Agencia Mundial Antidopaje las describe así:

"Los deportistas pueden tener enfermedades o problemas de salud que requieran el consumo de determinada medicación. Si la medicación que el deportista debe tomar para tratar una enfermedad o un problema de salud se encuentra en la Lista Prohibida, se puede dar al atleta una Exención de Uso Temporal (TUE) para que tome la medicina que necesita".

Lista Prohibida... Eso todavía suena más a película de James Bond. Fue establecida por primera vez en 1963 por el Comité Olímpico Internacional y, desde 2004, es la AMA la que se encarga de mantener y actualizar la lista de sustancias cuyo consumo está prohibido para los atletas, porque se considera que les otorga una ventaja artificial e injusta sobre sus competidores. Y hay que echarle primero un vistazo antes de ver qué son las TUEs.

Las sustancias dopantes

Insulina La insulina es una de las sustancias en la Lista Prohibida.

La lista de las sustancias y métodos prohibidos, y considerados dopantes, es bastante exhaustiva y tiene validez por un año. La AMA la actualiza con los nuevos descubrimientos que se hayan hecho sobre el dopaje, y la divide en tres categorías: sustancias prohibidas en todo momento (hasta en entrenamientos), prohibidas en competición y prohibidas sólo en ciertos deportes. Además, también establece tres métodos dopantes perseguidos: por manipulación de sangre y componentes sanguíneos, por manipulación química y física (de las muestras de fluidos, por ejemplo) y por dopaje genético.

En cuanto a las listas de sustancias, las que están prohibidas siempre son, por ejemplo, los diuréticos, los anabolizantes, los moduladores hormonales y metabólicos o los factores de crecimiento, y en competición, además, se añaden narcóticos, estimulantes o canabinoides. Por eso un atleta en los Juegos Olímpicos no debería estar fumando porros en la discoteca de la Villa Olímpica. En el caso de que algún deportista sufra algún problema de salud que requiera un tratamiento con algunas de estas sustancias, necesita pedir una Autorización de Uso Terapéutico. Y aquí es donde puede venir la controversia.

La polémica de las TUEs

Los atletas que necesiten pedir una TUE, deben hacerlo a su institución antidopaje o a su federación internacional. La Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte especifica en su web las normas y el proceso que se ha de seguir para solicitar una de estas autorizaciones, y especifica que la TUE debe pedirla el propio deportista, o su representante legal si es menor de edad, y la solicitud debe estar acompañada por un informe médico que la apoye. Hasta aquí todo normal, ¿no?

Lancearmstrong

En 2006, después de que el ciclista Floyd Landis diera positivo por testosterona en el Tour de Francia, se publicaron algunos estudios que apuntaban que el 60% de los 105 corredores que pasaron controles anti-doping en el Tour tenían alguna TUE. Fue un tema que persiguió constantemente a Lance Armstrong cuando regresó a la competición tras haber superado un cáncer de testículos, en 1998. En los inicios de su carrera había ganado un par de etapas en el Tour y algunas clásicas, además de un Campeonato del Mundo en carretera, pero cuando volvió, lo hizo como el más firme heredero de Miguel Induráin.

El escándalo de Lance Armstrong ha llevado a que se observen con ciertas reticencias algunas autorizaciones de uso terapéutico

Un informe de la Comisión Independiente de Reforma del Ciclismo, publicado el pasado mes de marzo, estableció que la UCI (la Unión Ciclista Internacional) no había investigado con el suficiente celo las alegaciones de positivos en controles anti-dopaje de Armstrong y que tampoco había comprobado las TUEs concedidas al ciclista. En concreto, se centran en la autorización para el uso de cortisona que tuvo en el Tour de Francia de 1999, que la Comisión afirma que se presentó a posteriori, que estaba caducada y que incluía datos incorrectos. Es el caso más conocido de unas exenciones que suelen ser confidenciales, y que se han criticado desde sectores de aficionados al ciclismo que piden un mayor control.

Las TUEs más comunes

Probablemente, los seguidores del ciclismo más veteranos recuerden el escándalo por un positivo por salbutamol que Induráin dio en el Tour de l'Oise, en Francia, en 1994. El salbutamol es un agente para la dilatación de los bronquios presente en los inhaladores indicados para asmáticos, e Induráin tenía una TUE para dicha sustancia alegando, además del asma, alergia al polen. La controversia en aquel momento fue más compleja, y no vamos a tratarla aquí, pero éste puede ser el primer caso de autorización de uso terapéutico que se nos venga a la cabeza.

Inhalador

Las identidades de los atletas con TUEs no se divulgan (los datos médicos son confidenciales), y tampoco cuáles son las más habituales, aunque eso dependerá, probablemente, del deporte. Un estudio de 2014 de la Universidad de Kent concluyó que un elevado número de deportistas profesionales británicos sufrían de asma y que, en algunos casos, ese asma estaba inducido, precisamente, por su actividad deportiva.

Este tipo de asma se estudió con mayor detalle en los Juegos Olímpicos de Pekín, en 2008, ante los altos niveles de contaminación en el aire de la ciudad. La nadadora Mireia Belmonte reconoció en 2012, antes de los Juegos de Londres, que era asmática y alérgica al cloro, por lo que necesitaría una TUE para tomar medicación para tratar esas condiciones.

Por otro lado, para los atletas tampoco es sencillo mantenerse al día de los cambios en la Lista Prohibida o en la concesión de TUEs. Todd Woodbridge, ex tenista y ex capitán del equipo de Copa Davis de Australia, afirmaba en 2012 que "la lista de sustancias prohibidas continúa cambiando bastante a menudo, así que necesitas informarte sobre ella, probablemente, cada seis meses. Tienes que aprender sobre las TUEs, como por ejemplo, si eres asmático y necesitas un inhalador. Puedes utilizarlo, pero necesitas tener un certificado médico, y pruebas y todo eso documentado".

Imagen | Taki Steve, Melissa Johnson, Patrick Storm, NIAID

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio