Publicidad

Un Ramadán en plena epidemia: sin rezos y sin las multitudinarias peregrinaciones a La Meca

Un Ramadán en plena epidemia: sin rezos y sin las multitudinarias peregrinaciones a La Meca
56 comentarios

A pesar de que el Ramadán es uno de los meses más sagrados para la comunidad musulmana, este año su organización y ejecución será muy distinta a la de años anteriores. Países como Arabia Saudí prohíben los rezos congregacionales y exigen que éstos se realicen utilizando los canales digitales disponibles. La peregrinación a la Meca fijada este año para finales de julio ha sido suspendida y los gestos de caridad con los colectivos más vulnerables, también.

Mezquitas cerradas. Desde que Arabia Saudí anunció el pasado 17 de abril que echaría la llave de sus principales templos religiosos, países como Irán, Jordania, Israel, Emiratos Árabes, Egipto o Marruecos han tomado la misma medida cautelar. Otros como Irán han decidido mantenerlas cerradas hasta el próximo cuatro de mayo, aunque no descartan prorrogar la suspensión de su cierre. En la misma línea, el líder supremo de los ayatolás iraníes, Alí Jamenei, considera que "se puede lograr el mismo significado, atención y humildad en la vivienda de cada uno".

Las mezquitas ubicadas en España continuarán cerradas y desde la Comisión Islámica de España subrayan la prohibición de rezar en grupo para prevenir el contagio.

Rezo, ayuno y caridad. Como consecuencia del cierre de las mezquitas, las oraciones congregacionales serán sustituidas por rezos colectivos a través de Zoom y conferencias religiosas que serán emitidas por Facebook y Youtube. En lo relativo al ayuno, el único aspecto que cambia es el factor social. Es decir, durante las semanas de Ramadán (24 de abril al 24 de mayo), los musulmanes romperán el ayuno, como siempre, antes del amanecer y después del atardecer. Pero, en este caso, no podrán hacerlo de forma colectiva ni reuniéndose con amigos y familiares. Deberán realizar el iftar (comida nocturna) en sus casas.

Otra de las diferencias que deja el coronavirus afecta al zakat, uno de los cinco pilares básicos del Islam y que, durante el Ramadán, se salda ofreciendo comida a los más desfavorecidos. Sin embargo, este 2020, serán las organizaciones sociales quienes se encargarán de garantizar el iftar a los colectivos más pobres.

Excepciones. Pakistán y Afganistán son de los pocos países que han decidido ignorar los pasos dictados por Arabia Saudí, a pesar del poder que aglutina este estado dentro del mundo musulmán. Sin embargo, la ausencia de jerarquías formales al estilo del papa y el Vaticano en el cristianismo, permite que capitales como Islamabad puedan acoger rezos colectivos a cierta distancia y protegidos con mascarillas.

¿Y las peregrinaciones? Arabia Saudí decidió suspender a mediados del mes de marzo las peregrinaciones menores (umrah), también conocidas como aquellas que pueden realizarse en cualquier momento del año. Ahora, debido a que la progresión de la pandemia recomienda huir de las aglomeraciones y que la ciudad de La Meca es el lugar con más contagios del país, el ministro saudí de Hajj y Umrah deja en el aire la realización del hajj o la peregrinación mayor. Según datos de la BBC, se esperaba que más de dos millones y medio de musulmanes cumpliesen este 2020 su deber de visitar La Meca una vez en la vida.

Nivel contagio. Antes de que la OMS calificase como pandemia al coronavirus, Irán fue uno de los primeros países que junto a Corea del Sur experimentó un fuerte repunte de los contagios después de China. Mientras a día de hoy contabilizan 87.026 casos confirmados y 5481 fallecidos, Arabia Saudí acaba de superar la barrera de los 10.000 casos y la ciudad de La Meca se sitúa como el foco principal del país con más de 400 nuevos casos registrados en el último recuento. 

Imagen: Masjidul Haraam/Flickr 

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios