Compartir
Publicidad

Las restricciones de tráfico de Madrid van a afectar a los viajes. En concreto, al 1% de los viajes

Las restricciones de tráfico de Madrid van a afectar a los viajes. En concreto, al 1% de los viajes
174 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Es que nadie piensa en los niños? Es el papel que le ha tocado representar a Begoña Villacís, pero es también lo que piensan miles de madrileños en estos momentos, cuyas iras se dirigen especialmente contra la actual alcaldesa de Madrid y creadora de Madrid Central, el nuevo plan que causará restricciones al tráfico en el centro de la capital.

En corto, la medida, por la cual el 20% de los coches y motos que circulan habitualmente por la capital no podrán pasar por el corazón de la ciudad, ni acceder y aparcar. A ello se suman otra serie de restricciones relacionadas con la residencia y vehículo de los conductores que puedes consultar aquí.

De ahí que la concejala de Ciudadanos haya dado unas declaraciones que representan el malestar de muchos: “Parece mentira que queden 30 días y que los padres no sepan cómo van a llevar a sus hijos al colegio. No se sabe qué va a pasar con todos esos padres que tienen el colegio cerca de su casa y el trabajo lejos, o viceversa, con el colegio cerca del trabajo pero lejos de casa. Madrid es así, no tardamos 10 minutos en llegar a nuestro trabajo”.

Traffic 143391 1920

Lo que dice Villacís es cierto, en Madrid los viajes son más largos: si el ciudadano medio español gasta 57 minutos entre ida y vuelta al trabajo, en la capital (como en Barcelona) ese tiempo se va hasta las dos horas diarias. En Madrid se produce el mismo fenómeno que en cualquier ciudad grande, la lotería del trabajo y de la vivienda hace que las distancias hasta el trabajo puedan hacerse necesariamente enormes, más que en provincias.

Se añade otra particularidad: la cercanía ya no es un criterio con peso a la hora de elegir colegios, al contrario que en muchas otras comunidades de España. De ahí que sea frecuente el caso de padres que elijan poner a sus hijos en un buen centro concertado aunque este les pille muy lejos de casa.

Como han mencionado, Carmena se ha comprometido a que los padres con coches contaminantes tendrán permisos extra durante el primer año de implantación para paliar la falta de previsión. Además, el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que retrasará la puesta en marcha hasta el 30 de noviembre, con lo que tienen más tiempo para planificar sus viajes.

Tampoco es que sea un plan que pueda posponerse eternamente: ya lo había pedido Botella en 2014, y a día de hoy, Londres, Berlín, Roma o París ya tienen desde hace años zonas restringidas en el centro muy similares a las que va a poner ahora en la capital.

Pero al lío: ¿cuánta gente se va a ver afectada por la nueva medida de restricción del tráfico? ¿Cuántos ciudadanos van a tener que modificar sus rutas diarias sólo por intentar limitar la contaminación y el uso del coche en el centro?

Unos 27.000 afectados (para una ciudad de 3.2 millones de habitantes)

Lo que siguen son datos de Álvaro Fernández Heredia, el Director Gerente de la EMT de Madrid (ciudad). Según los datos del Consorcio Regional de Transportes (comunidad), del 100% de viajes que se hace cada día en Madrid Centro un 11% son en coche. Son 230.000 viajes, en los que hay un mínimo de un conductor, un máximo de nueve ocupantes y, como sabemos, una media de 1.5 personas por vehículo.

Bien, de esos 230.000 viajes, 8.000 son internos (exentos), 58.600 son de paso (darán un rodeo, sobre todo por la M30) y 163.400 tienen origen o destino Madrid Central. Estos son los que nos interesan.

De los vehículos que hacen esos 163.400 viajes se estima que son excesivamente contaminantes un 13%. Dentro de ese 13%, hay también un porcentaje que, por invalidez y otro tipo de cláusulas, quedará exento. Además, los coches con etiqueta B o C podrán acceder si van a un aparcamiento privado.

Así que, según las estimaciones de la EMT y quitando todos los que podrán amoldarse a las nuevas condiciones, hay 18.000 viajes que se enfrentarán a una prohibición a la hora de hacer su ruta tal y como la hacían hasta ahora. De media son los viajes de 27.000 pasajeros. Es decir, el 0.9% de las personas que se desplaza cada día en Madrid.

¿Cómo es posible, entonces, que vaya a ayudar al medio ambiente limitar la conducción de apenas un puñado de madrileños? Porque, según Fernández Heredia, por un lado, los coches del rango más bajo del equitetado suponen el 43% de las emisiones y porque al prohibir esos trayectos se incide en los coches más contaminantes que hacen los trayectos más largos.

Vagones De Metro De Madrid Linea Circular

Aunque el gerente de EMT dice que se reducirá el tráfico de coches en un 37% y las emisiones en un 40%, las propias previsiones del informe completo del plan anticontaminante del Ayuntamiento creen en una rebaja más modesta, del 23% del dióxido de carbono (y otros tantos en otro tipo de emisiones), y eso teniendo en cuenta bastante más que la limitación de ese 0.9% de trayectos de los coches súper contaminantes, sino todo el paquete de medidas del Plan A, como la limitación de velocidad a 70 km/h en la M30, el rediseño de vías y potenciación del uso del transporte público, entre otros.

Por desgracia, todo esto sigue dejándonos con un 1% de personas que tendrán que modificar su trayecto. Por suerte les queda una alternativa: como hace el 59% de la gente de Madrid cada día, podrán usar el transporte público.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio