Compartir
Publicidad
Publicidad

Se ha descubierto que el bonito vídeo de los tigres cazando un drone en el fondo tiene una historia nada bonita

Se ha descubierto que el bonito vídeo de los tigres cazando un drone en el fondo tiene una historia nada bonita
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si han estado pendientes de las redes sociales y los medios de comunicación, seguramente se habrán topado con un vídeo que se ha hecho viral a lo largo del día. El vídeo nos presenta una manada de tigres siberianos cazando un drone, una increíble persecución que termina con el drone en las garras de los tigres.

La escena, que ya ha dado la vuelta al mundo, ha estado acompañada de comentarios acerca de lo maravillosa que es la naturaleza, o de cómo hacen tan buena labor al entrenar a los tigres de esta manera para mantenerlo en buena salud. Pues sentimos decirles que no es así.

Estos tigres se están preparando para morir

Todo empezó con el tuit de la cadena británica ITV News:

A las pocas horas de que el vídeo estaba inundando las redes sociales, John R. Platt, periodista científico, se percató de que las imágenes pertenecían a una granja de matanza de tigres ubicada al noroeste de China. La granja conocida como "Harbin Siberian Tiger Park" trabaja bajo el argumento del rescate animal, pero en realidad se dedica al contrabando de huesos, que son usados para hacer vino, carne, y pieles para tapetes.

Esta granja que también opera como centro turístico, se ha enfrentado a todo tipo de demandas e investigaciones, donde se ha descubierto que los tigres están en condiciones deplorables, algunos con exceso de peso y otros enfermos. Pero lo más increíble es que todos los productos ilegales están a la venta justo ahí, sin que ningún tipo de autoridad haga algo al respecto.

En 2015, los propietarios de la granja aseguraron tener cerca de 800 tigres en su propiedad, además de leones africanos, tigres blancos y leopardos. Donde a pesar de los cuestionamiento y las pruebas, nunca han admitido la explotación de estas especies con fines económicos.

Ahora se sabe que el uso de drones en este tipo de granjas es una práctica habitual, ya que sirve para mantener activos a los tigres antes de su sacrificio, algo que suelen hacer mientras los turistas visitan el sitio. Esto es una manera atractiva de atraer gente para que saquen fotos y admiren a los felinos en "su hábitat". Incluso se ha publicado el vídeo completo, donde se puede ver el aspecto de los tigres.

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) condenó la cría de tigres para su comercio ilegal, y posteriormente emitió una recomendación para que China terminara con la explotación de estas especies. En 1993, China prohibió la comercialización de productos derivados de tigres y otras especies protegidas, tanto domesticadas como salvajes.

Se estima que actualmente en China hay cerca de 200 granjas de este tipo, algo que contrasta con la última estimación de tigres siberianos en el país asiatico, la cual es de sólo 20 felinos libres viviendo en la naturaleza.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos