Compartir
Publicidad

Si la OMS prohibiera las carnes rojas, ¿qué gastronomías del mundo saldrían perdiendo?

Si la OMS prohibiera las carnes rojas, ¿qué gastronomías del mundo saldrían perdiendo?
25 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Imaginemos que la OMS, en un repentino ejercicio de enajenación transitoria, eleva a las carnes rojas al mismo nivel de peligrosidad que al tabaco. O peor aún: que a la heroína. Y que, de repente, todos los estados comenzaran a legislar para o bien limitar al máximo o bien prohibir el consumo de carne roja y de carnes procesadas en sus respectivos territorios. ¿Qué sería de las venerables y antiquísimas gastronomías de muchos de los países del mundo? Para algunas, un drama total.

Las carnes rojas forman parte de la dieta básica, ya sea popular o de alta cocina, de muchas culturas. En Europa, por ejemplo, raro es el país en el que la carne de ganado vacuno o porcino no es consumida de forma masiva. Sin embargo, las hay más dependientes y menos dependientes de tan preciados manjares (ahora, en nuestro hipotético universo, perseguidos con fiereza por la OMS y los gobiernos, aunque nuestro presidente no lo tenga claro).

Veamos cuáles saldrían perdiendo: cuáles perderían una identidad básica de su cocina.

1. La estadounidense

Los reyes del bacon, el principal sospechoso sobre el que se ciernen todas las acusaciones de la OMS. Estados Unidos lo cocina todo con bacon. Lo explicamos en este post: canales de cocina para todos los públicos (es un país donde cocinar en casa, al contrario que en los mediterráneos, no es tan habitual) utilizan el bacon para todo. Tarta de bacon, helado de bacon, sirope de bacon, bacon rodeando bacon, bacon por doquier. Y salchichas. Y hamburguesas. Con bacon.

Sin bacon, es posible que la mitad de la población del país no supiera qué comer.

Bacon
EEUU, definición gráfica. (Imagen: Didriks)

2. La alemana

¿Alguien dijo carnes procesadas? Allí donde haya algo de embutido, un alemán tendrá algo que decir. No sólo por sus proverbiales salchichas, la mayor parte de ellas hechas con carne de cerdo (y deliciosas, por cierto, aunque algo simplonas para ser el manjar por antonomasia de su gastronomía), sino también por la amplia variedad de embutidos disponibles en el país. Pasear por una feria artesanal alemana es hacerlo frente a un mosaico de piezas de bichos de carne roja.

Graves problemas y disturbios prevemos para Alemania si algún día la prohibición surte efecto. Nadie sobrevive sin perder la cabeza sólo con chucrut, patata hervida y cerveza (por muy rica que sepa).

Salchicha Alemana
Imagina quedarte sólo con el chucrut. (Imagen: cyclonebill)

3. La española

Es cierto, España tiene una dieta y una gastronomía muy variada. Nuestra proximidad al Mediterráneo nos ofrece fantásticos olivos, viñas y amplias parcelas para el cultivo del cereal, además de una rica remesa de saludables peces (complementados, a su vez, con la pesca atlántica). ¿Podríamos sobrevivir sin carnes rojas? Creemos que sí. ¿Queremos? Por supuesto que no.

El cerdo es el animal por antonomasia del país ("del cerdo me gustan hasta los andares"), al que ningún español le hace ascos en sus diversas formas (jamón, morcilla, chorizo, torrezno, cochinillo, lomo). A esto, podemos sumar nuestro frecuente consumo de carne de ganado bovino (chuletón, solomillo, ¡cecina!) y de ganado ovino (ternasco, lechazo, lechón, etcétera), piedras angulares de cualquier gastronomía típica del país. Nos supondría un drama inasumible.

Jamon
Resistiremos. (Imagen: Jose Antonio Galiano)

4. La argentina

Si hay un país donde la carne es cuestión nacional, ese es Argentina. La dieta del país es célebre a nivel internacional por sus pantagruélicos y exquisitos asados, donde es la carne de vaca la reina de la fiesta (precisamente una de las culpables a ojos de la Organización Mundial de la Salud). Desconocemos hasta qué punto el país podría entrar en conflicto en caso de una prohibición de tal calado, pero como uno de los grandes exportadores de carnes del mundo, su economía se resentiría.

Asado
La segunda gran religión de Argentina. (Imagen: Nestor Galina)

5. Lo que sea que comen los ingleses

Al parecer y supuestamente, algunos investigadores han obtenido pruebas preliminares que indicarían la posible existencia de una teórica gastronomía inglesa. De momento, no hay consenso en la comunidad científica sobre si el cúmulo de cosas que se ingieren en las islas diariamente puede considerarse "cocina" (más o menos, se cree que sí son "alimentos"), pero es seguro que una prohibición les dejaría sin su animal favorito: el cerdo. Tienen un montón de ellos, muy explotados.

Además, uno de sus pocos "platos" estrella es el roast beef. Se cree. Teóricamente.

Roast Beef
En el fondo saldrían ganando. (Imagen: jeffreyw)

6. La sueca

¿Qué decir de una nación cuyo plato estrella son las albóndigas? Cualquier sueco se siente orgulloso de ellas, pese al pequeño incidente que sus compatriotas de Ikea tuvieron hace no demasiado. La cocina sueca también depende en gran medida de carnes pesadas y grasas, y de embutidos de alto valor calórico. Hace frío y cualquier tipo de alimento es útil para sobrevivir a las bajas temperaturas. En las regiones más típicas del norte se consume con bastante frecuencia el reno.

Albondigas Suecas
ABBA, la socialdemocracia y esto. (Imagen: Franklin Heijnen)

7. La brasileña

Si bien la cocina brasileña es muy variada (acorde a un país gigantesco con miles y miles de kilómetros de costa, desde el Amazonas hasta casi el Río de la Plata), el churrasco juega un papel fundamental en la gastronomía del sur del país. Dada la cantidad de cabezas de ganado existentes en la zona, y gracias a su proximidad a Argentina, Uruguay o Paraguay (países donde el asado es un plato muy típico), el churrasco ha emergido como un elemento de exportación que se puede vender con facilidad fuera del país. Está delicioso, claro, pero es todo carne roja.

Churrasco
Hay vida más allá de la caipirinha.

¿Y cuáles saldrían ganando?

Es difícil decirlo, dado que las carnes rojas forman parte de la mayor parte de cocinas del planeta, aunque hay algunas que podrían prescindir de ellas y seguir siendo fantásticas. La italiana, por ejemplo (y con sus peros): podemos sobrevivir a base de pasta, pizza y risotto sin carne roja o procesada alguna. Creemos que las asiáticas controlarían el cotarro: Japón, China o Vietnam comen cerdo y otras carnes rojas, pero sus gastronomías no se enfocan sólo a ellas. Y son deliciosas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio