Compartir
Publicidad

Sólo necesitamos enviar a 160 personas al espacio para asegurar nuestra supervivencia. Lo difícil es elegirlas

Sólo necesitamos enviar a 160 personas al espacio para asegurar nuestra supervivencia. Lo difícil es elegirlas
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando la gente me habla de exploración espacial, de encontrar un hogar en galaxias lejanas o de convertirnos en una especie interplanetaria... yo sólo puedo pensar en una cosa: endogamia.

¿Qué iba a hacer si no un puñado de humanos metidos durante siglos en una nave espacial? Exacto: reproducirse, reproducirse y reproducirse hasta que los rasgos recesivos y los deteriores genéticos se encarguen, por ellos solos, de acabar con la especie humana. ¿No hay nada que se pueda hacer?

¿Cómo sobrevivir a un larguísimo viaje espacial?

Robonaut Machines Dexterous Humanoid 39644 1

La endogamia, como demuestra la historia de muchas casas reales, es un problema bastante serio. Llevado a su extremo, puede originar enfermedades y trastornos tan curiosos como preocupantes. Y el espacio exterior, por nuestras limitaciones tecnológicas, es el lugar perfecto para que la endogamia alcance cotas especialmente altas.

Para evitarla, se ha pensado en alternativas como la criogenia (hay todo un género literario sobre novelas de gente dormida en naves espaciales) o bancos de óvulos y esperma (un útero artificial tampoco vendría nada mal). Pero tener una población viable va más allá de la simple reproducción.

Necesitamos criar, educar y formar a los niños. Es decir, necesitamos el desarrollo social, institucional y cultural que nos permite "hacer un ser humano". Y para eso, ya sea usando familias tradicionales o métodos de crianza colaborativa), necesitamos gente. La pregunta es, ¿Cuánta?

160 no son multitud

Passengers Images 1

Aunque los proyectos para "convertirnos en una especie interplanetaria" siguen teniendo muchos problemas de viabilidad, la creación de la primera colonia humana en el espacio está cada día más cerca. Y con ella la pregunta de cuánta gente sería necesaria para crear una población viable en un viaje multigeneracional por el espacio.

El antropólogo John Moore, de la Universidad de Florida, investigó sobre el problema estudiando las poblaciones de cazadores recolectores. Y según sus cálculos para garantizar una población estable durante unos 200 años se necesitarían aproximadamente 160 personas.

Pero no 160 personas cualquiera: deberían de ser adultos jóvenes, no emparejados y sin hijos (un práctica similar a las prácticas tradicionales de los marineros polinesios) y además, habría que retrasar todo lo posible la reproducción a fin de generar espacios amplios entre generaciones.

Ese número de personas nos da 200 años de margen, pero para que la diversidad genética de la población no se resienta necesitaríamos muchas más gente tras esos dos siglos. No es una solución perfecta, pero antes tendremos que resolver todos los problemas de tener sexo en el espacio.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos