Publicidad

¿Es útil políticamente contraer el coronavirus? Así les fue a Boris Johnson y Jair Bolsonaro

¿Es útil políticamente contraer el coronavirus? Así les fue a Boris Johnson y Jair Bolsonaro
106 comentarios

Donald J. Trump, presidente de los Estados Unidos de América, tiene el coronavirus. La noticia ha sacudido la actualidad mediática del país en un momento crítico, a escasas semanas de que comience la campaña electoral por la presidencia. ¿Qué impacto podría tener la enfermedad en un hombre mayor y de salud precaria, ya hospitalizado? Su contagio ha dado pie a una cascada de desinformación y noticias falsas, como no podía ser de otro modo. ¿Pero qué hay de las elecciones?

Precedentes. Se trata de una pregunta sin respuesta hasta la publicación de las próximas encuestas. Por el momento sólo podemos acudir a los referentes cercanos. Tanto Boris Johnson como Jair Bolsonaro, dos líderes políticos con los que Trump comparte afinidad política, padecieron la enfermedad con anterioridad. Johnson también requirió de ingreso hospitalario. Bolsonaro, de provecta edad, le siguió después.

Reino Unido. Comencemos por Johnson. Al comienzo de la pandemia, a mediados de marzo, su tasa de aprobación según YouGov se situaba en el 46%. Un mes después se había disparado al 66%. ¿Qué había sucedido entre medio? Entre otras muchas cosas, su positivo por coronavirus. Según Morning Consult, un 62% de los británicos aprobaba su gestión el día en que su contagio se hizo público; a los pocos días de su hospitalización, el porcentaje había ascendido al 66% (también en YouGov).

Brasil. Los datos sobre Bolsonaro son algo más confusos. Su aprobación osciló entre el 45% y el 47% durante los días de su ingreso hospitalario y convalecencia, lo que indica un impacto marginal en su imagen pública. A mediados de agosto, su gobierno satisfacía al 37% de los brasileños, en la tasa de aprobación más alta obtenida por el ejecutivo bajo su presidencia. Como se indica aquí, hay otros factores a tener en cuenta, como el paquete de ayuda financiera aprobado por el parlamento brasileño.

El matiz. ¿Puede esto favorecer la popularidad de Trump, ahora mismo en un 44%? A corto plazo es plausible. Un anciano enfermo siempre genera más simpatía, por compasión, que un presidente saludable y arrogante. Ahora bien, nada de esto significa que la intención de voto varíe: la de Reino Unido se mantuvo inamovible durante las semanas posteriores al positivo de Johnson, y la de Brasil oscila de forma casi permanente. Ambos, además, están muy lejos de sus próximos comicios.

Es decir, contraer el virus puede ser útil en términos de popularidad e imagen pública. Pero sólo marginalmente. A nivel electoral su impacto parece irrelevante (aunque debemos esperar a las próximas encuestas para saber si influye en un ambiente pre-electoral).

En casa. FiveThirtyEight ha recopilado otros casos de políticos estadounidenses que han dado positivo por coronavirus durante los últimos meses. El caso más interesante es el de Kevin Stitt, en Oklahoma, dado que se remonta a varias semanas atrás en el tiempo. Veredicto: su popularidad ha caído del 62% de junio al 56% de septiembre, fruto en gran medida de su gestión de la epidemia en el estado. La política quedaría por encima de las simpatías personales. Malas noticias para Trump, dado que su tasa de aprobación sobre el coronavirus es baja (40%).

Imagen: Bethesda/GTRES

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios