Al instituto con chalecos antibalas y máscaras de gas: el warcore es la nueva moda de la generación Z

Al instituto con chalecos antibalas y máscaras de gas: el warcore es la nueva moda de la generación Z
Sin comentarios

Las tendencias de moda reflejan la época en la que vivimos. Cuando los tiempos están cambiando, la ropa sigue su ejemplo. Lo hemos visto en las chaquetas de motorista y los imperdibles de los punks de los 70, que eran un rechazo de la pretensión percibida y cursi de la música convencional de la época y el snobismo. O cuando todo el mundo se puso camisetas tintadas hippies o parches de caras sonrientes por las drogas y los ácidos. Durante el siglo XXI, los góticos se han enfrentado al bullying por su apariencia.

Pero en los últimos años, las subculturas juveniles alternativas se han multiplicado exponencialmente. ¿Por qué? TikTok. Y ahora no podía ser menos. En tiempos de pandemia, de incertidumbre geopolítica y económica, la gente empieza a vestirse para la ocasión. La nueva moda es el Warcore.

Como una unidad de operaciones especiales, los jóvenes han comenzado a vestirse de pies a cabeza con prendas de combate. Y no estamos hablando de prendas militares que han sido bienvenidas durante mucho tiempo, como la chaqueta bomber. Hablamos de capas que parecen chalecos bomba, pasamontañas, camisas de camuflaje e incluso accesorios que podrían transportar cartuchos de munición de repuesto con la misma facilidad que las llaves y la cartera.

La correlación entre conflicto y moda es accesoria (no todos empezamos a vestirnos con chalecos antibalas cuando los Harriers partieron hacia Bagdad en 2003), pero la influencia de una sociedad al borde de la violencia a menudo se manifiesta en estilos urbanos. Y claro, caminar por una zona peatonal pareciéndose a un soldado, o, en el peor de los casos, a un miliciano renegado, no parece ser una gran idea en una era de tiroteos en escuelas y ataques terroristas.

Lo cierto es que TikTok se ha llenado de jóvenes que han hecho de estos atuendos su forma de vida. Tyler, conocido en TikTok como Trxtn.x, descubrió el estilo durante la pandemia y explica en sus videos que usar looks con chalecos, correas pesadas y cadenas le ha ayudado a sentirse como es él mismo, simplemente más futurista. Aunque el adolescente no ha experimentado el combate de primera mano en su vida. "Hay mucha gente que solo usa esos estilos para Internet, pero yo personalmente también lo hago en el instituto. Todos se me quedan mirando”, señala.

Alguien que vaya así vestido a comprar el pan o al banco no lo tiene precisamente fácil. "Cuando voy a las tiendas, a veces todos se quedan en silencio, la gente se pone nerviosa, especialmente cuando voy al cajero a pagar. O cuando camino cerca de un gran grupo de personas, a veces comienzan a alejarse o se llevan a sus hijos y se alejan. La policía me registra mucho, por drogas o armas”, explicaba en este reportaje de Vice.

Yijihoon es otro usuario que ha acumulado miles de seguidores a través de videos de YouTube y TikTok que diseccionan estos estilos, y cree que la pandemia del Covid ha acelerado esta tendencia, sobre todo porque permitió usar mascarillas como parte de la apariencia común. Además, la cuarentena solidificó el reconocimiento de que vivimos en un mundo digital. “A medida que nos acercamos a la integración de nuestras vidas con la tecnología, podemos expresarnos como si fuéramos un avatar”, comenta.

Tanto Aliexpress como Etsy se han llenado de máscaras de gas y chalecos antibalas. Basta con buscar el término Warcore en la web para acceder a cientos de resultados de prendas que se están vendiendo como el pan. Pero también lo encontrarás en el lujoso pasamontañas de Rik Owens de 400 euros, en las piezas de camuflaje urbano de Off-White, atuendos del desierto de Cottweiler (con lo que parecen ser fundas utilitarias), chalecos antibalas de Heron Preston y básicamente toda la obra de Alyx, cuya estética de "mariscal de paintball de fin de semana" está siendo adoptada rápidamente por los illuminati de la moda.

Pero ojo, no solo se aplica a las prendas de ropa. Las marcas de ropa de calle han estado ofreciendo artículos coleccionables desde hace algún tiempo, y el escudo antidisturbios de la marca de culto Antisocial Social Club es quizás el accesorio warcore por excelencia de todos.

Ropa Warcore en Aliexpress.

Vogue relataba en un artículo hace poco que el warcore ha reemplazado al normcore como la tendencia del momento debido a toda la ropa distópica de estilo guerrillero que se ha visto en las colecciones de los diseñadores. Cualquiera que haya echado un vistazo a las tendencias emergentes del estilo callejero habrá notado que la moda técnica y los elementos de la milicia se infiltran lentamente en el estilo cotidiano, con Prada incorporando bolsillos con cremallera y cinturones utilitarios en sus piezas de nailon reciclado y Kanye West recientemente llevando un chaleco antibalas personalizado y pantalones en su debut de DONDA.

Pero la fuerza, el poder y la practicidad son algunos de los temas clave en warcore y las mujeres jóvenes parecen sentirse cada vez más atraídas por el estilo. Taylor Rae, conocida en Instagram como imtaylorrae, usa regularmente atuendos informales inspirados en warcore. Sus videos de TikTok sobre ropa tecnológica y las subculturas que la rodean han acumulado más de cinco millones de "me gusta".

 

Quizás el warcore no sea simplemente una moda pasajera, sino una reacción al conflicto que se ha convertido en una presencia cotidiana en todo el mundo. Parece cada vez más probable que el futuro sombrío sobre el que hemos leído en la ficción durante décadas ya esté aquí, así que, ¿por qué no ponerse un chaleco mientras tanto?

A medida que nuestras ciudades se han vuelto más grandes, más sucias, más cálidas y más frías, la forma en que nos vestimos ha tenido que adaptarse. En nuestra adolescencia no pensábamos en salir con un par de zapatos brogue o con winkle picks, pero a medida que pasaba el tiempo, las zapatillas y las botas se habían convertido en una necesidad para moverse.

En general, ahora se ven menos tacones, menos hombres de traje, menos calcetines gordos. Incluso los jeans son mucho menos universales de lo que solían ser. Los pantalones de chándal se han vuelto totalmente aceptables en casi todas partes; oficinas, restaurantes o fiestas, mientras antes te veían como un matón por usarlos fuera del gimnasio. Nuestro estilo ha cambiado a algo mucho más práctico y transpirable, y nuestro mundo se ha convertido en un lugar mucho más incierto: la historia de la moda dicta que es muy natural que surja algo como el warcore.

Temas
Inicio