Los coches sin etiqueta ambiental tendrán una última línea de salvación en 2023. Al menos en Barcelona

Los coches sin etiqueta ambiental tendrán una última línea de salvación en 2023. Al menos en Barcelona
31 comentarios

Uno de los grandes obstáculos a la implementación de las Zona de Bajas Emisiones en España (ZBE) es el posible impacto que puede tener en en las familias de bajos recursos dependientes del coche. De hecho, la de Barcelona, la mayor de las implantadas en el sur de Europa (100 kilómetros cuadrados de extensión) fue suspendida por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), quien indicó que era excesiva tanto por su extensión como por cómo podía perjudicar negativamente a las rentas más bajas. Pero como la contaminación y la salud son más importantes, el Ayuntamiento pudo recurrir ante el Supremo y sigue vigente.

Ahora, para eliminar el resto de baches del camino, el Ayuntamiento de Barcelona lanzará una medida para que las personas económicamente vulnerables puedan saltarse las normas de las ZBE.

La medida. Barcelona aprobará una ordenanza para que las familias de bajos recursos puedan circular por su interior pese a que tengan vehículos antiguos y altamente contaminantes y no tengan la etiqueta ambiental de la DGT. Además, los permisos anuales para circular puntualmente para coches que no tienen etiqueta pasarán de 10 a 24 y el horario será de 7 a 20h. Si todo sale según lo previsto, la medida entrará en vigor en enero de 2023.

¿A quién afecta? A las familias más pobres y vulnerables, ya que el factor que decidirá quien puede saltarse las normas son los ingresos económicos (pensiones, ayudas, rentas, alquileres o intereses de capital). Estos deberán ser inferiores a dos veces el indicador de renta de efectos múltiples (IPREM), incrementado según el número de personas de la unidad familiar. Es decir, no ingresar más de 1.158 euros al mes, en el caso de una persona; 1.447 euros en caso de dos; 1.679 en caso de tres personas o 1.910 en caso de cuatro o más personas. Esto englobaría a aproximadamente 20.000 titulares de vehículos sin etiqueta.

"En términos ambientales el impacto será pequeño, pero desde el punto de vista social tendrá mucha afectación sin renunciar a tener una mejor calidad del aire. El hardware se mantiene, y gana en dimensión social, teniendo en cuenta distintas necesidades", explicaba el concejal de Emergencia Climática, Eloi Badia.

También quien está próximo a la jubilación. La medida también pretende poner fin a las críticas de los autónomos que estaban próximos a la jubilación y no les salía a cuenta cambiar su coche por uno menos contaminante. Recordemos que en Madrid se entregaron ayudas de hasta 6.000 euros para ello. Con la nueva actualización catalana, si están a cinco años de la jubilación no tendrán que renovar su vehículo. En total, se estima que los vehículos que tienen exenciones a la norma son 50.000, entre coches, furgonetas, camiones o autobuses.

¿Sigue siendo excesiva? Para el TSJC, sí. Aunque con la nueva medida también se ha blindado y defendido su necesidad con una retahíla de nuevos informes técnicos y de impacto, indican que tiene un rango de aplicación excesivo, afectando a un área demasiado grande, y eso aún no se ha modificado. Las multas por infringir la normativa continuarán siendo de 200 euros. Aunque, teniendo en cuenta que Barcelona es la sexta ciudad europea con más mortalidad a causa de la polución (1.300 muertes prematuras anuales), no parece que esto vaya a detenerse.

La tendencia (y sus obstáculos). Para el 31 de diciembre de 2023 todas las ciudades de España con más de 50.000 habitantes deberán tener una Zona de Bajas Emisiones. El objetivo ya lo sabemos: reducir el volumen de emisiones contaminantes en el entorno urbano. Sin embargo, a poco más de seis meses de que acabe el plazo, sólo Madrid, Rivas-Vaciamadrid (Madrid), Barcelona, Sant Cugat del Vallès (Barcelona) y Sant Joan Despí (Barcelona) cuentan con ZBE activas. Al menos otras 64 urbes han iniciado proyectos para establecer estas áreas restringidas, pero no están listas.

Tal y como hemos comentado en este artículo de Xataka, Madrid y Barcelona han sido las pioneras y las dos han tenido riñas con los tribunales. Y aplicaciones como la catalana de eximir a las familias de bajas rentas pueden ser medidas que consigan que estas áreas salgan adelante con más facilidad. Recordemos que el Tribunal Supremo anuló la de Madrid por defectos de forma en mayo de 2021 y dejó sin efecto casi 500.000 multas de Madrid Central, sustituyéndola por las zonas de "especial protección" Distrito Centro y Plaza Elíptica, que impiden el paso a los vehículos sin etiqueta de la DGT. Veremos qué pasa cuando los otros 64 municipios den el pistoletazo de salida.

Imagen: Unsplash

Temas
Inicio