Compartir
Publicidad
Conocemos todas las razones para que la película que esperas nunca se haga realidad
¿Qué pasa cuándo…?

Conocemos todas las razones para que la película que esperas nunca se haga realidad

Publicidad
Publicidad

La reciente cancelación de 'Tron 3' por parte de Disney y la aparición de nueva información sobre la película de 'La liga de la justicia' que George Miller iba a rodar hace unos años ha hecho que se reabra la charla sobre esas grandes películas que nunca llegaron a hacerse por el motivo que sea, dejando así una sensación de amargura entre aquellos que estábamos deseando verlas, tanto si eran proyectos ya anunciados como si eran el fruto de simples rumores o de nuestro deseo de que vieran finalmente la luz.

Todo ello me ha hecho reflexionar sobre lo que puede provocar que esa cinta que estamos deseando ver nunca hayan llegado a hacerse. Más abajo encontraréis un repaso pormenorizado a las razones que provocan que la película que estás o estabas esperando nunca se hayan hecho realidad, todo ello ilustrado generosamente con varios ejemplos para que sepáis los motivos por los que en Hollywood o cualquier otro país nadie haya hecho realidad nuestros sueños cinematográficos.

El dinero

Dinero

Hace ya mucho tiempo que el cine se convirtió en un negocio y los productores quieren ante todo financiar películas que vayan a reportarles pingües beneficios. Eso conlleva que se mire con lupa aquellos títulos que no forman de una saga ya establecida, pues nadie quiere producir cintas que acabe convirtiéndose en batacazos históricos como 'John Carter' o la reciente 'Tomorrowland: El mundo del mañana', título que incluso ha reabierto el debate sobre si los espectadores simplemente quieren más secuelas.

De hecho, el fiasco de 'Tomorrowland: El mundo del mañana' ha sido una de las claves para que Disney decidiera cancelar 'Tron 3' en el último momento, pero hay muchos más casos incluso dentro del cine clásico. Seguro que todos vosotros sabréis que 'Ciudadano Kane' fue la primera película de Orson Welles, pero antes quiso adaptar 'El corazón de las tinieblas' de Joseph Conrad e incluso escribió un guión de 174 páginas. El presidente de la RKO pensó, entre otras cosas, que era demasiado cara y la canceló.

Regresando al cine más contemporáneo es celebre el caso de 'Superman Lives', la película que Tim Burton iba a dirigir para Warner con un guión de Kevin Smith y con Nicolas Cage dando vida al hombre de acero. El presupuesto previsto se disparó hasta los 190 millones de dólares y en Warner hicieron todo lo posible por abaratarla haciendo cambios en el guión, lo cual provocó que el proyecto se viniera finalmente abajo cuando ya habían gastado varios millones de dólares. En breve se estrenará un documental que ahondará en lo sucedido.

Eso sí, las productoras no siempre las culpables de la muerte de una película por temas monetarios, ya que en su momento fueron las exigencias de Microsoft las que echaron abajo la película basada en 'Halo'. ¿Los motivos? Pidieron una barbaridad de dinero por los derechos y una suma muy importante de lo que la película recaudase -y no de sus beneficios-. Universal y Fox intentaron sacarla adelante, pero la segunda se arrepintió y la primera acabó echando cuentas y vio que le salía más rentable asumir como perdido el dinero gastado hasta entonces.

Los derechos de los personajes

Batman Iron Man

¿Cuántos amantes del cine de superhéroes han soñado con ver en una misma película a Batman, Superman, Iron Man o el Capitán América? Hay fans que incluso han realizado muy buenos montajes resaltando el potencial de una película así, pero el problema es que los derechos cinematográficos de los dos primeros pertenecen a Warner y los de los segundos a Disney, por no mencionar que los X-Men y los Cuatro Fantásticos son propiedad de Fox y ninguno de ellos está dispuesto a hacer concesiones para colaborar con los otros.

Algunos quizá recordéis el reciente caso de Spider-Man, ya que Sony hace compartir al trepamuros con Marvel, pero eso se debe únicamente a que no han sabido explotar sus posibilidades y el público cada vez mostraba un menor interés en sus películas. Este punto es el factor determinante para que cruces que en su día parecían imposible salgan adelante, aunque no siempre con la misma rapidez, ya que por ejemplo se empezó a hablar de 'Freddy vs. Jason' en 1987 y finalmente la película no salió adelante hasta el 2003.

Otra “víctima” de los problemas de derechos es Peter Jackson, ya que él estaría encantado de adaptar 'El Silmarillion' al cine, ya que sus derechos de adaptación pertenecen a Christopher Tolkien y a él no le gustan demasiado las adaptaciones del primero de 'El señor de los anillos' y 'El Hobbit', llegando a decir que nunca le venderá los derechos a él o a cualquiera que luego se los revenda a Jackson. Aquí poco importa que sus anteriores acercamientos a la Tierra Media hayan sido éxitos indiscutibles.

El caso más triste de esto lo tenemos en 'The Day the Clown Cried', una película con la que Jerry Lewis quiso dar un giro a su carrera, llegando a poner parte del presupuesto de su propio bolsillo cuando surgieron diversos problemas financieros, y que nunca llegó a estrenarse. Dichos problemas financieros fueron la tumba de la película, ya que fueron el desencadenante de diversos problemas legales que impidieron que viera la luz, y así ha seguido la cosa pese a que su rodaje tuvo lugar en 1972.

Las diferencias creativas

Joss Whedon

Hay ocasiones en las que una compañía contrata a un director con una visión muy clara sobre el proyecto que no termina de encajar con lo que la productora quiere hacer. Los títulos que salen adelante en esas condiciones suelen ser consecuencia de que la productora impone su parecer en mayor o menor medida y el público siempre se queda con la duda de cómo habría sido la película pensada por su realizador, siendo muy escasos los casos en los que llegamos a verlo.

No obstante, lo más habitual en estos casos es que el estudio decida despedir al director en cuestión y contratar a otro antes de ponerse manos a la obra. Esto suena muy mal sobre el papel, pero no lo es necesariamente, ya que Darren Aronofsky iba a hacer una película de Batman, pero su visión no convenció al estudio, prescindió de sus servicios y acabó contratando a un tal Christopher Nolan. Perdiendo no salimos con el cambio.

La cosa se complica más cuando una película no llega a hacerse o permanece oculta al público con motivo de esas diferencias creativas. Un ejemplo de ello sería la 'Wonder Woman' de Joss Whedon, ya que es cierto que Warner va a hacer una película protagonizada por dicho personaje en breve -entre medias también intentaron un salto a la televisión que no prosperó-, pero nada tiene que ver con el proyecto para el que contrataron al director de 'Los Vengadores' en 2005, abandonándolo en 2007 por diferencias creativas. Curiosamente, Warner compró un nuevo guión apenas un día después de la marcha de Whedon...

La muerte de algunos de los implicados

Paul Walker

Los avances de la tecnología han hecho que algunas compañías recurran a trucos digitales para reproducir la aparición en pantalla de un actor que murió antes de poder completar el rodaje. Eso es lo que sucedió recientemente en el caso de Paul Walker y 'Fast & Furious 7', pero hay ocasiones en las que una película ha dejado de existir por el fallecimiento de alguno de los implicados.

Un caso muy reciente es el de Robin Williams y 'Señora Doubtfire 2', ya que Fox resucitó el proyecto en abril de 2014, pero la muerte apenas cuatro meses después del protagonista de 'Jumanji' provocó su inmediata cancelación. Aún más llamativo es el caso de 'Leningrad', una ambiciosa superproducción de 100 millones de dólares que Sergio Leone iba a rodar en 1990 como Robert De Niro de protagonista, pero la muerte de Leone apenas dos días antes de firmar el contrato hizo que el proyecto cayese rápidamente en el olvido.

Sin embargo, no hay ningún tan triste como el 'Confederacy of Dunces', una película que Harold Ramis iba a dirigir en 1982 con John Belushi como protagonista, pero este último falleció trágicamente el 5 de marzo de ese mismo año. El proyecto resucitó en varias ocasiones, no siendo pocos los que consideran que está maldito, ya que tanto John Candy como Chris Farley fueron candidatos a sustituir a Belushi, pero la inesperada muerte de ambos lo impidió. El resto de aspirantes al menos siguieron con vida, pero la película nunca llegó a hacerse.

Un desafortunado hecho real

Es evidente que hay una serie de acontecimientos históricos que influyen en cómo se abordan determinadas historias, pero en algunos casos extremos ha provocado que ciertos largometrajes bien encaminados acaben siendo abandonados por sus responsables, normalmente porque los productores piensan que el público iba a reaccionar negativamente ante ellos cuando se estrenasen.

Uno de los casos más llamativos es el de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, ya que James Cameron tenía previsto hacer una secuela de 'Mentiras Arriesgadas' en 2002, pero decidió cancelarlo al creer que ya era un tema que no se podía tomar tan a la ligera. Aún peor resultó todo para Francis Ford Coppola, quien había aceptado rodar varias películas sólo para poder hacer 'Megalopolis', una ambiciosa producción que podría haber sido protagonizada por Paul Newman, Russell Crowe, Robert De Niro, Nicolas Cage o Kevin Spacey que se dejó de lado tras lo sucedido por considerarse insensible.

Más reciente tenemos el caso del salto al cine del cómic 'Pyongyang' que iba a dirigir Gore Verbinski con Steve Carell como protagonista y que fue súbitamente cancelado tras los problemas con Corea del Norte detrás del escándalo de la filtración de mails de Sony.

Alguno de los implicados pierde el interés

¿Cuántos de vosotros recordáis varios proyectos de Quentin Tarantino que luego nunca llegaron a hacerse? Quizá el caso más conocido sea el de 'Kill Bill: Volumen 3', ya que fue anunciado a bombo y platillo y lo último que supimos de él fue cuando el propio Tarantino comentó hace varios años que tenía más ganas de hacer otras películas. Algo parecido pasó con la película de James Bond que quiso dirigir, aunque en ese caso fue determinante que Pierce Brosnan decidiera no volver a dar vida al agente 007.

Eso sí, no tiene que ser una única persona la que pierda el interés en el proyecto, ya que por ejemplo el hecho de que nadie se decidiera a apostar de forma definitiva por títulos como 'The Italian Job 2' o 'Hancock 2' hizo que acabasen cayendo rápidamente en el olvido, por no hablar de la loca idea de una secuela de 'Gladiator', ya que ahí simplemente no lograron dar con la idea adecuada y nunca hubo una posibilidad real de que llegase a hacerse.

Los retrasos también pueden muy dañinos, llegando a motivar que la adaptación de 'La máscara de la muerte roja' que Akira Kurosawa quiso hacer en Japón se quedase en nada. En este caso fue la productora la que no quiso saber nada del proyecto, ya que se tardó tanto tiempo en completar el guión que para entonces era un tipo de película que no encajaba con lo que tenía buena acogida en dicho país por aquel entonces.

Otros se adelantan

El Aviador

¿Os acordáis de esas veces en las que dos películas que tratan el mismo tema llegan a los cines con apenas semanas de diferencia? Pues bien, hay casos en los que simplemente una compañía saca adelante antes su proyecto y los otros se quedan con un palmo de narices. Un caso muy popular es el de la película sobre Howard Hughes que iba a rodar Christopher Nolan con Jim Carrey como protagonista. El propio Nolan ha llegado a decir que es el mejor guión que ha escrito, pero el proyecto murió cuando Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio se pusieron a rodar 'El Aviador'.

También bastante conocido es el caso de 'Ghost Soldiers', adaptación del libro de Hampton Sides que iba a dirigir Steven Spielberg con Tom Cruise como protagonista. Encima, el proyecto llegaba poco después se que colaborasen juntos en la notable 'Minority Report', pero la puesta en marcha de 'El gran rescate', que abordaba una temática similar, hizo que la cosa se quedase finalmente en nada y que Spielberg y Cruise decidieran que su siguiente colaboración sería en 'La guerra de los mundos'.

Un cambio de idea en el último momento

Justicia

Los productores de Hollywood quieren maximizar el potencial económico de sus mayores franquicias, lo cual hace que tengan que meditar un poco el siguiente paso a dar. Dentro de este caso conviene destacar a Warner, ya que canceló dos películas de superhéroes cuando ya les había dado luz verde y faltaba muy poco tiempo para empezar a rodar.

Ya he comentado más atrás que estos días ha ganado popularidad el caso de 'La liga de la justicia' de George Miller con motivo de un documental que está preparándose sobre lo sucedido, pero es que Warner ya tenía también reparto y guión, pero ciertos retrasos y el fenomenal éxito de 'El caballero oscuro' hizo que en Warner prefirieran centrarse en las aventuras de sus superhéroes en solitario. Algo similar había pasado años antes con el 'Batman vs. Superman' de Wolfgang Petersen, ya que Warner decidió que prefería hacer una película con Superman por separado apenas un mes antes de que empezase la producción de la misma.

La piratería

Me he cansado de escuchar a gente de Hollywood quejándose de que la piratería está matando al cine, pero a la hora de la verdad nadie da una valoración verosímil de los daños que está provocando en el séptimo arte. De hecho, el único caso que recuerdo de una película que se dijo explícitamente que no se iba a hacer por culpa de la piratería fue 'Kick Ass 3', pero sí que tengo claro que si la gente no paga por ver según qué películas, es lógico que los productores pasen de arriesgar su dinero en ellas.

Cierre del estudio

Carolco

No es muy habitual que un estudio de Hollywood eche el cierre, pero sí que ha sucedido alguna vez como cuando el monumental fracaso de 'La isla de las cabezas cortadas' fue el último clavo en el ataúd de Carolco. La cuestión es que ya estaba en una situación financiera delicada que hizo que la sangrienta película sobre las cruzadas que Arnold Schwarzenegger iba a rodar a las órdenes de Paul Verhoeven se dejara temporalmente de lado en beneficio de la cinta de Renny Harlin, con un presupuesto sensiblemente inferior. ¿Y si llegan a haber hecho lo contrario y la película con Arnold arrasa?

Nadie quiere hacerla

Este es el caso más duro, ya que seguro que hay por ahí infinidad de ideas que podrían dar pie a una gran película y simplemente no hay nadie que tenga el suficiente interés como para hacerla. Bernardo Bertolucci fue una de las víctimas de ello con 'Red Harvest', pero su gran cantidad de violencia y el tono subversivo de la historia hizo que simplemente nadie quisiera darle el dinero que necesitaba.

¿Seríais capaces ahora de saber cuál es el motivo de que esa película que estáis deseando ver aún se haya hecho?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio