Compartir
Publicidad

El extraño caso del pueblo en el que ganó las elecciones la lista menos votada

El extraño caso del pueblo en el que ganó las elecciones la lista menos votada
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La idea de la democracia es simple: si obtienes más votos, ganas. ¿Correcto? No del todo. Es un reduccionismo que no tiene en cuenta otras variables. La complejidad de los sistemas electorales es enorme, y Fréscano, una pequeña localidad situada en la provincia de Zaragoza, lo demostró anoche. Allí la lista menos votada es la que ha ganado las elecciones. ¿Cómo ha sido posible?

Veamos los resultados. El PAR, con 65 votos, ha obtenido 3 concejales. El PSOE, con 67 votos, se ha adjudicado 2 concejales. No hay error en el recuento ni en el software: es el resultado real.

Frescano

¿A qué se debe?

Las listas abiertas, la clave de Fréscano

Fréscano es una pequeña localidad ubicada en la comarca de Campo de Borja, al oeste de la capital, en las tierras adyacentes a Navarra y a la sombra del Moncayo. Sus habitantes, 220 según el censo de 2010, viven de la agricultura local, orientada, como el resto de la zona, a la viña. El municipio es muy pequeño, uno de tantos repartidos por todo Aragón. Es tan pequeño, de hecho, que aquí la ley electoral aragonesa impone las listas abiertas de forma obligatoria.

Al igual que Fréscano, una mayoría de municipios aragoneses concurrieron ayer a las elecciones municipales mediante el sistema de listas abiertas

Al igual que Fréscano, una mayoría de municipios aragoneses concurrieron ayer a las elecciones municipales mediante el sistema de listas abiertas. En concreto, todos aquellos por debajo de los 250 habitantes. En todos ellos, los electores tienen la oportunidad de elegir a sus candidatos favoritos. No tienen que marcar la lista del partido en su totalidad. El voto, antes que a unas siglas, se destina a unos nombres. Y en el número de nombres elegidos en Fréscano reside la clave.

Aquí se da la circunstancia de que los electores del PAR optaron por repartir sus votos entre tres candidatos, mientras que los del PSOE lo hicieron tan sólo entre dos. De modo que, por más votos que sacaran, tan sólo dos representantes socialistas entrarían en el ayuntamiento. Podría haber sucedido lo contrario, pero la particularidad de las listas abiertas lo ha permitido.

Aquí se da la circunstancia de que los electores del PAR optaron por repartir sus votos entre tres candidatos, mientras que los del PSOE lo hicieron tan sólo entre dos

De modo que el gobierno del municipio está en manos del PAR. Al no existir un cabeza de lista como tal, serán los tres concejales regionalistas quienes se pongan de acuerdo para elegir al nuevo alcalde. Los dos restantes del PSOE, pese a haber recibido más votos, harán oposición. Maravillas de la política microlocal: el partido perdedor es en realidad el ganador... y sin necesidad de pactos.

Imagen | YouTube

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio