Publicidad

¿Eres imberbe? No te preocupes: el negocio de las barbas postizas ha llegado para solucionarlo

¿Eres imberbe? No te preocupes: el negocio de las barbas postizas ha llegado para solucionarlo
9 comentarios

Publicidad

Publicidad

La barba y los abdominales no vienen integrados dentro de la secuenciación de adn de los hombres, sino que más bien son una especie de plug-in que te sugieren instalar si quieres cumplir con parte de los cánones establecidos. Mientras en los 90s lo último eran los afeitados apurados, los 2010 han traído la obsesión por las barbas y con ella todo un mercado de opciones destinadas a solucionar los problemas de imberbes y barbas descompensadas. 

Injertos. Al igual que se ha configurado todo un sector en torno a los implantes capilares (y los viajes a Turquía), la repoblación de vello facial se está convirtiendo también en una opción para todos aquellos que no tienen barba o cuya densidad no es la deseada. Según informa la Asociación de Dermatología y Venerología, el procedimiento de este tratamiento es similar al de los implantes capilares; se toma pelo de la parte de la nuca, aunque también puede servir el de brazos y piernas. El único requisito es que se trate de zonas que no estén afectadas por la calvicie. Respecto al precio, el tratamiento ronda los 3.000 y los 6.000 euros dependiendo de la clínica.

Barbas postizas. Sin embargo, como un paso previo a los injertos hay otras soluciones menos dolorosas y mucho más económicas: las barbas postizas creadas a partir de pelo natural. Oscilan entre los 100 y los 300 euros y se colocan aplicando en la piel un tipo de silicona muy utilizada en maquillaje, y que ayuda a fijar los parches de vello. Dentro de este nicho, hay marcas muy entregadas que suben a YouTube los diferentes procedimientos de aplicación de los bigotes, perillas y barbas que venden.

Hormonas y folículos. Estas son las razones principales por las que hay hombres que de forma natural tienen una barba frondosa, fuerte y homogénea y por la cual otros tienen cuatro pelos en la barbilla. Según contó la dermatóloga Jennifer Chwalek a Business Insider, la posibilidad de presumir de una barba digna del catálogo de Panama Jack reside en la genética. Es decir, depende de la cantidad de dihidrotestosterona producida y el número de folículos pilosos presentes en la piel.

De tal forma que, a mayor sensibilidad folicular respecto a la dihidrotestosterona más se estimulará la producción de vello. Si además esta persona tiene un elevado número de folículos, la barba que le crecerá será más densa y homogénea.

Soluciones. El mercado en torno a las barbas y su cuidado no termina en los implantes y los postizos, sino que hay mucho más. De hecho, la variedad de productos disponibles recuerda en cierto modo a la amplia oferta de productos capilares que existen para las mujeres. Existen aceites de distinto tipo para impulsar el crecimiento, champús y acondicionadores específicos y hasta bálsamos para dar olor a la barba.

De hecho, a raíz de un artículo publicado por el Wall Street Journal sobre el nuevo mercado de las barbas postizas, se abrió un hilo de Reddit donde distintos hombres comenzaron a compartir sus secretos relativos al crecimiento de la barba. Y como si fuese un foro dedicado a analizar los resultados respecto a distintos tratamientos, los participantes compartían la evolución de sus barbas y pedían consejo estético a los demás.

Más bacterias. Este estudio publicado por investigadores de la Clínica Hirslanden en Suiza, llegó a la conclusión de que los hombres con barba poseían una mayor carga bacteriana en su vello que los perros en su piel. Los exámenes microscópicos y las resonancias magnéticas demostraron que de los 18 hombres con barba que participaron en el estudio, todos ellos poseían una elevada cantidad de colonias bacterianas, mientras que de los 30 perros examinados solo 23 presentaban niveles similares.

Así que, a pesar de que la psicología sostiene que un hombre con barba transmite autoridad, poder y respeto, la biología pone sobre la mesa que, en ocasiones, las condiciones higiénicas no son las mejores.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir