Un grito multitudinario y un confinamiento distópico: así vive Shanghái su nueva crisis del covid

Un grito multitudinario y un confinamiento distópico: así vive Shanghái su nueva crisis del covid
25 Comentarios

Shanghái pasó dos años evitando un bloqueo por coronavirus, pero cuando finalmente llegó, las autoridades a cargo de esta ciudad de casi 30 millones de personas no estaban preparadas. La ciudad ha respondido a través de ataques de protesta, un mar de residentes gritando desde los balcones de sus casas frente a las luces intermitentes de los apartamentos y personas organizando saqueos en los supermercados para hacerse con comida.

La escasez está afectando tanto a los estratos superiores e inferiores de la sociedad de Shanghái. Y nos está dejando imágenes realmente distópicas.

Cuarentena distópica. La ciudad más grande de China ha estado bajo un bloqueo draconiano desde el 5 de abril, cuando Pekín ordenó un cierre completo como parte de su política de Zero Covid. Los 25 millones de residentes de la ciudad han tenido que hacerse seis pruebas Covid desde el 3 de abril y tienen prohibido salir de sus casas, incluso para comer. El gobierno ha estado eliminando las raciones y la gente está utilizando los servicios de entrega que se han reducido a su vez.

Los vídeos de personas desesperadas que gritaban desde sus apartamentos en rascacielos ya parecían distópicos. Pero aún lo son más los clips espeluznantes de un dron que volaba sobre sus cabeza y emitía una voz robótica que decía a los residentes: "Por favor, cumpla con las restricciones. Controla el deseo de libertad de tu alma. No abras la ventana ni cantes".

Escasez de alimentos. Aquellos que dan positivo, incluidos los niños, son llevados a la fuerza a hospitales de cuarentena, pero a los que dan negativo todavía no se les permite salir de sus hogares. Los videos en redes sociales muestran a personas peleándose con el personal de seguridad y gritando que no tienen comida.

El magnate chino Kathy Xu ha tratado de unirse a un colectivo que compra pan y leche, los infantes de marina con base en el consulado de EEUU han tenido que pedir comida para enviar y algunos trabajadores han informado que comen un bollo al vapor cada dos días. En sus recintos, los residentes han tenido que coordinarse con cientos de vecinos para realizar pedidos lo suficientemente grandes como para traer camiones completos.

Cadena de suministros rota. El problema que ha llevado a los ciudadanos a las calles y a los enfrentamientos con el personal médico y la policía es el suministro. Este centro cosmopolita cerró repentinamente su economía, pero los funcionarios ahora admiten que no habían pensado en cómo enviarían alimentos a los complejos una vez que los conductores de entrega o los trabajadores de supermercados estuvieran aislados o encerrados.

Mao Fang, vicepresidente de uno de los supermercados más grandes de China, Meituan, dijo que las verduras habían llegado a los almacenes de la empresa, pero que no había nadie para clasificarlas. Trajeron a otros 1.000 trabajadores de otras ciudades para eliminar el atraso, pero las empresas aún luchan por mantenerse al día.

Lejos de acabar. Rebecca Kanthor, una periodista en Shanghái, explicaba en este reportaje de NPR que algunas personas solo recibieron el aviso unas pocas horas antes de que comenzara el cierre y no tuvieron tiempo de comprar alimentos: "La gente está muy frustrada. No todo el mundo sale y grita y se molesta públicamente de esa manera, pero la gente definitivamente está en las redes sociales... expresando su frustración porque Shanghái es una ciudad realmente grande, tiene la reputación de ser una ciudad muy progresista y hasta este momento, nadie pensó que se cerraría de esta manera".

El domingo se registraron 24.944 nuevos contagios, de los cuales sólo 1.006 fueron sintomáticos. "El maremoto aún no ha llegado a su punto máximo, y las preocupaciones son que el cierre de la ciudad dure unas semanas más, lo que puede paralizar la economía local", alertaba Wang Feng, presidente del grupo de servicios financieros con sede en Shanghái.

Temas
Inicio
Inicio