John Deere ha privado a los agricultores de su "derecho a reparar" sus tractores. Solución: hackearlos

John Deere ha privado a los agricultores de su "derecho a reparar" sus tractores. Solución: hackearlos
8 comentarios

Que los agricultores deberían poder arreglar sus tractores parece algo tan obvio que el hecho de que empresas como John Deere les diga a sus clientes que no pueden hacerlo resulta sorprendente e indignante. El derecho de cualquier persona a reparar, modificar o simplemente acceder a sus propias máquinas (sean móviles, coches o incluso lavadoras) parece básico, pero es algo que las empresas han destruído en la sombra, tratando de acaparar el lucrativo mercado de las reparaciones.

Y claro, los consumidores han empezado a darse cuenta de la importancia de estos derechos, razón por la cual hemos visto recientemente un auge de iniciativas legislativas que abordan el tema. Los agricultores: el sector más perjudicado. Ahora están contraatacando contra John Deere.

La era del Big Data (y de ser rehenes de las empresas). Cuantos más equipos agrícolas se vuelvan más modernos, más dificil será tener independencia. Prohibir a los agricultores que reparen sus máquinas es una prueba del problema. La agricultura ha entrado en la era del Big Data, esto significa que cualquier equipo agrícola nuevo es lo suficientemente moderno para ser interconectado y recoger datos donde sea.

De hecho, la licencia de software de John Deere, que un agricultor acepta automáticamente cuando gira la llave en su tractor, no solo prohíbe la reparación y modificación, sino que también protege a la empresa contra demandas por "pérdida de cosechas, de ganancias o de uso del equipo".

Dependencia de los grandes. Pero no sólo se trata de estar encadenado al software. Las máquinas de precisión de Deere pueden costar más de 500.000 euros y muy pocos agricultores las poseen directamente. El arrendatario suele ser la propia Deere, ya que la empresa se ha convertido en el quinto prestamista agrícola más grande del sector. Un "círculo vicioso" que hace que los propios agricultores se pregunten si vale la pena.

En la era de la obsolescencia programada, no solo es una posibilidad que estos tractores de alta tecnología dejen de funcionar en unos años, algo que hemos aprendido del iPhone.

Sin derecho a reparar. Una orden ejecutiva firmada por el presidente de EEUU, Joe Biden, hace unos meses, llamó a la Comisión Federal de Comercio a cambiar las prácticas anticompetitivas para que sea más fácil y más barato para los consumidores reparar los artículos que poseen al limitar la capacidad de los fabricantes de prohibir las reparaciones propias o de terceros de sus productos. Pero si bien el derecho a la reparación afecta a muchos productos, se observa más en los mercados agrícolas.

Esto los obliga a pagar las tarifas del distribuidor por las reparaciones que un agricultor o un taller de terceros podrían haber hecho más barato.

Un nuevo proyecto de Ley. De hecho, el Senador Jon Tester presentó la Ley del Derecho Agrícola a la Reparación que garantizaría a los agricultores el derecho a reparar su propio equipo y terminaría con las restricciones actuales. El proyecto de ley requeriría que los fabricantes de equipos pongan a disposición cualquier pieza, herramienta, software y documentación que los propietarios necesiten para reparar, diagnosticar y mantener su propio equipo. Basta decir que sólo este año se han presentado tres demandas contra John Deere por el derecho a reparar.

El papel de las compañías. John Deere dijo en un comunicado que respalda el derecho del cliente a "mantener, diagnosticar y reparar de manera segura" el equipo y proporciona las herramientas, las piezas y la información para que los agricultores trabajen en las máquinas. Eso sí, no respaldan el derecho de modificar el software del equipo, citando riesgos de seguridad, cumplimiento de emisiones y rendimiento del motor.

Apple más de lo mismo. Siendo un protagonista importante en el movimiento del derecho a la reparación, anunció un nuevo programa de reparación de autoservicio que permite a los clientes comprar piezas y herramientas para reparar sus móviles, tablets y portátiles a través de Apple Self Service Repair Online. Algo que está muy lejos del verdadero soporte de terceros para el derecho de reparación.

Bienvenidos sean los hackeos. Existen iniciativas como Open Source Ecology y Farm Hack, y se está desarrollando software de código abierto, pero todavía tienen que ser comercialmente viables. De hecho, una de las razones por las que el problema del derecho a la reparación se ha convertido en un tema tan peligroso es que llevan a los agricultores a utilizar software ucraniano ilegal para piratear sus tractores, tal y como contamos en este artículo.

Sin poder tocar nuestros coches. En Xataka hace unos días contábamos además cómo hace un año se presentó el Mercedes EQS y, para sorpresa de los clientes, no se podía abrir su capó. También surgía la pregunta: ¿para qué queremos abrir el capó? ¿Qué queremos reparar?. Lo cierto es que, cada vez, nos importa menos lo que hay dentro de nuestro coche. Y Mercedes no es la única marca que no permite levantar el capó, también BMW en algunos de sus modelos.

Hace tiempo que las marcas ponen verdaderos impedimentos para acceder al motor del coche. Cada vez es más grande la cantidad de componentes que ya son imposibles de cambiar. Una motivación para acudir a las empresas cuando surge un problema en el sistema del vehículo. Al final, una excusa para seguir rascándonos el bolsillo.

Imagen: Unsplash

Super ofertas disponibles hoy

Fire Stick TV con mando por voz Alexa

Fire TV Stick con mando por voz Alexa (incluye controles del TV), dispositivo de streaming HD

Repetidor Xiaomi Mi WiFi Range Extender Pro

Xiaomi repetidor MI WiFi Range Extender Pro*300mbps Repetidor*hasta 64 dispositivos*Dos potentes antenas externas*Plug and play

Bomba de aire portátil Xiaomi 1S

Xiaomi Bomba de Aire Portátil 1S, Compresor de Batería Digital Portátil con Sensor de Presión para Scooters, Motocicletas, Bicicletas, Automóviles, Pelotas

Temas
Inicio