Compartir
Publicidad
Publicidad

La gloriosa cuenta de Twitter que desmonta todos los vídeos clickbait de YouTube que tanto odias

La gloriosa cuenta de Twitter que desmonta todos los vídeos clickbait de YouTube que tanto odias
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos tenemos al típico familiar o amigo bocazas que nos destripa el final de nuestra serie favorita o última película de Star Wars. Sus excusas son típicas. Desde el "pensé que ya la habías visto" al "pero si no te he contado nada", pasando por el "es que te lo tomas demasiado en serio".

Por suerte, reventar el final de una historia no siempre tiene un efecto negativo. Más bien al contrario, es un trabajo que beneficia a todos. Es el caso de la cuenta de Twitter Respuestas a vídeos, cuyo objetivo en su timeline es destripar el final de vídeos cuyo titular e imagen principal buscan atraer al público con contenido vacío. El llamado clickbait.  Abierta en el año 2013 pero con actividad real desde hace un par de días, Respuestas a vídeos ha cosechado más de 14.000 seguidores. Un crecimiento gigantesco que se debe a la brutal sinceridad que lanzan tweets de apenas un puñado de palabras. Al más puro estilo de Saved you a click.

Uno de los recursos narrativos que más uso tienen algunas cuentas de YouTube es colocar una pregunta que después responden en 15 minutos. Sin embargo, la realidad es que este tipo de producciones suelen poder responderse con un escueto sí o no, como puede verse en estos ejemplos:

Otro gran método para llamar la atención son los listados o listicles en inglés. Una enumeración de elementos según una característica común que llama la atención del espectador. Como estos vídeos resumidos a la perfección en menos de 140 caracteres:

Y por último, tenemos los destripamientos de historias aleatorias cuyo principal hilo narrativo se resume en una sola frase. Y mientras lees el spoiler, hazlo con la voz de Ferb para extraerle cualquier tipo de emoción o sentimiento.

Imperios construidos sobre clicks

Nelson Muntz Dios Te Bendiga

Como usuario, es normal tener una reacción negativa cuando te das cuenta que has hecho click en un video que prometía algo que al final no ha entregado. Te la han colado y eres un primo. Si Nelson Muntz estuviera cerca de ti, te señalaría con el dedo y emitiría su famoso graznido en forma de risa ("ja-ja").

¿Por qué permite YouTube la existencia de vídeos de este tipo si dan como resultado una experiencia de usuario tan mala? Uno podría resumir su decisión como una manera de ganar dinero. A fin de cuentas, se trata de una plataforma de video que genera ingresos colocando anuncios en ellos, como si se trataran de pequeñas vallas publicitarias a pie de carretera. Cuanto más contenido haya en red, mayores posibilidades de monetización.

Como si de un organismo vivo se tratara, la web y sus usuarios acaban reaccionando para protegerse del clickbait

Pero lo cierto es que este tipo de vídeos en la mayoría de casos no rompen ninguna de las normas del servicio. El problema no reside en la existencia de los vídeos, más bien está en su visibilidad y el aprovechamiento que hacen del funcionamiento de YouTube. De ahí que, en ocasiones, hasta los youtubers estrella hayan abrazado técnicas de este tipo para llamar la atención. Un ejemplo es Pewdiepie, que se queja de esta práctica pero que reconoce utilizar para algunos de sus vídeos para mantenerse competitivo.

Al final, reside en la astucia de cada usuario el saber cuándo un video es un señuelo o no. Como no siempre es fácil, cuentas de Twitter como la que protagoniza este post hacen un trabajo magnífico. Este tipo de cuentas nacieron como fruto de la frustración generada en el usuario. En el mundo anglosajón, Saved You A Click es enormemente famosa. Al final, resulta que la web ha encontrado una nueva aplicación a la Tercera Ley de Newton: a cada acción siempre se opone una reacción igual pero de sentido contrario.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos