Las olas de calor tienen un efecto dramático e inesperado a nivel social: muchos más crímenes

Las olas de calor tienen un efecto dramático e inesperado a nivel social: muchos más crímenes
16 Comentarios

El calor que se vive estos días en España es insufrible. Las temperaturas han alcanzado hasta los 44º en algunas regiones, un horno que no parece apagarse nunca. Con 32 provincias en alerta naranja, dormir se ha convertido en una hazaña. Las recomendaciones ya las sabemos: estar hidratado y no salir a la calle durante las horas más calurosas. Y sin embargo, es imposible acabar con esta irritabilidad consecuencia de la agobiante ola de calor. Si bien sobreviviremos como buenos guerreros y guerreras, la salud mental sí se está resintiendo estos días.

Más irritables, más agresivos. El calor nos hace estar de mal humor. Básicamente porque estamos incómodos, pegajosos, sofocados y aún así tenemos que seguir con nuestros quehaceres diarios. La ciencia lleva años vinculando el aumento de las temperaturas con cambios en nuestro estado de ánimo. Hay estudios que demuestran que la gente toca más el claxon de los coches cuando hace más calor. Otras investigaciones sugieren que los policías son más agresivos con altas temperaturas.

Las consecuencias pueden ser más graves incluso. Un estudio estadounidense comprobó que cuanto más calor hace, más agresiones y homicidios se producen. En España, hace no mucho, un informe vinculaba las olas de calor con un aumento del riesgo de feminicidio en un 40%.

¿Por qué? Antes de entrar en materia, hay que mencionar que nuestros cuerpos responden al calor con diferentes cambios fisiológicos, entre ellos: un aumento del ritmo cardíaco, la circulación sanguínea, la sudoración, la producción de testosterona y otros cambios metabólicos. No sólo eso: según algunos expertos, el calor también produce efectos psicológicos, como el aumento de la ira. Es decir, la ciencia ha probado que esos grados adicionales alteran los niveles y el equilibrio de la serotonina y dopamina, que tienen impacto en las emociones.

Más delitos y crímenes. Las olas de calor se han duplicado. Y es algo alarmante ya que un estudio de 2014 calcula que si la tendencia sigue así, entre 2010 y 2099 el cambio climático causará 22.000 asesinatos, 180.000 violaciones y 1,2 millones de asaltos a mano armada extra en EEUU. De hecho, una investigación publicada en Science explica cómo la mayoría de conflictos armados suelen ocurrir en los meses calurosos.

En España, en los datos de 2016 del Ministerio del Interior se especificaba la cantidad de infracciones penales por mes. Y claro, en los meses de verano nos encontramos con más delincuencia.

A todo esto se le suma la falta de sueño. Si sabemos que la temperatura ideal para dormir es de unos 17-18º C. ¿Qué podemos esperar del calor que hace ahora? Nadie puede dormir con 41ºC. Y menos aún quien vive en casas mal ventiladas o sin aire acondicionado. Además, este clima no nos motiva a salir de casa, algo que castiga de manera notable nuestras relaciones sociales y crea aún más irritabilidad y conductas inestables.

Peor salud mental. Según apunta este reportaje de El PAÍS, en las urgencias psiquiátricas también se notan las olas de calor. Una revisión de literatura científica publicada en 2021 sugiere que por cada grado de más que hace, la mortalidad relacionada con la salud mental crece un 2,2%. Otro estudio de 2022 relaciona las olas de calor con una subida de las visitas a urgencias por temas de salud mental.

Incluso, también las condiciones meteorológicas juegan un papel en la incidencia de autolesiones. Un estudio asoció las temperaturas más altas con un mayor riesgo de suicidio. El calor va a acabar con nosotros.

Imagen: Unsplash

Temas
Inicio