OnlyFans es la única plataforma que resiste en Rusia. Por eso las trabajadoras ucranianas se marchan en protesta

OnlyFans es la única plataforma que resiste en Rusia. Por eso las trabajadoras ucranianas se marchan en protesta
25 comentarios

Desde el mes pasado, las principales plataformas que Rusia no ha bloqueado han abandonado el país por su propia cuenta. Facebook fue una de los primeras, antes de que Twitter y YouTube recibieran un trato similar poco después. Su expulsión se ha atribuido a los intentos de Putin de buscar el control de la narrativa en torno a su invasión de Ucrania. Pero otros se han ido para tratar de evitar los términos de Putin. Entre ellos estaba TikTok, que suspendió sus servicios hace unas semanas. Netflix hizo lo mismo, mientras que tecnológicas como Apple, Samsung, Microsoft, Oracle, Cisco y muchas más restringieron sus servicios o se retiraron.

Sorprendentemente, OnlyFans sigue en pie. En respuesta, docenas de creadoras de contenido ucranianas han estado escribiendo a la plataforma suplicando que corte a sus homólogos rusos del servicio.

Abandonando la plataforma en protesta. Algunas incluso han decidido borrar sus cuentas en protesta por la negativa de la plataforma a irse, mientras que otros han exigido que la plataforma explique la naturaleza de su actividad en curso en Rusia, ya que se convierte en una pequeña cohorte de plataformas occidentales para resistir el telón de acero digital que desciende sobre la población rusa.

La modelo Lil_Monki explicaba en este reportaje de Vice que cuanto más tiempo permanezcan en Rusia OnlyFans y otras marcas globales similares, más tiempo los ucranianos estarán sujetos a asesinatos e incluso crímenes de guerra: “Algunas personas dicen que no es justo porque no todas las personas apoyan a Putin y no todas las personas son culpables de sus acciones. Pero tampoco lo es la gente de mi país. Pagan el precio con dinero y con su comodidad. El pueblo ucraniano lo paga con su vida”.

Onlyfans ucrania

Un dilema moral. Es un dilema moral que no pasa desapercibido tampoco para las trabajadoras sexuales ucranianas, que desde hace mucho tiempo acuden a los chats grupales de Telegram con sus contrapartes rusas como iguales: una comunidad unificada de habla rusa que se extiende por una gran cantidad de países de Europa del Este.

Ahora, mientras una corriente incesante de misiles continúa cayendo sobre las ciudades que una vez llamaron hogar, estas trabajadoras luchan por poner en orden sus sentimientos hacia sus colegas rusos; que no son a la vez responsables de la invasión de Putin, pero que no deberían librarse de sanciones más duras. “No estoy directamente en contra del pueblo ruso, como dije, no tengo ningún odio directo por el pueblo ruso. Pero, en general, creo que deberían cerrarse de todas las posibilidades de ganar dinero en el mercado global”, explicaba una de ellas.

Las sanciones también afectan a las trabajadoras rusas. Cientos de creadoras rusas y bielorrusas han visto sus cuentas ser suspendidas a raíz de la invasión rusa de Ucrania. Usan la plataforma para producir y vender contenido para adultos, que a veces representan el 40% de sus ingresos o más. Pese a que OnlyFans restauró todas esas cuentas hace unos días, la interrupción les costó perdidas de suscriptores y miles de euros en ventas.

La respuesta de la compañía. En un comunicado, OnlyFans dijo que había restaurado las cuentas rusas y explicaron que la pausa se produjo después de que las instituciones financieras del país se vieran afectadas por sanciones que limitaron su capacidad para procesar transacciones internacionales. "No cancelamos ni suspendimos ninguna cuenta de creador en función de la ubicación del creador, y estamos haciendo todo lo posible para apoyar a nuestra comunidad", defendía la compañía.

Y enterraban cualquier sospecha con esta afirmación: "Como negocio global, OnlyFans apoya a nuestros creadores y entiende que no son responsables de estos actos atroces". Sin embargo, algunas creadoras de contenido avisan de que cualquier acción como esta puede poner en peligro su economía: “desde comprar comida hasta pagar el alquiler".

Temas
Inicio