Compartir
Publicidad

Pagar 200 euros por recoger uvas y otros 11 hitos del ser humano en la era del tardocapitalismo

Pagar 200 euros por recoger uvas y otros 11 hitos del ser humano en la era del tardocapitalismo
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado mes de agosto Sting proponía al conjunto de la raza humana un trato difícilmente rechazable: vendimiar su finca, coqueta y pintoresca como todas aquellas que se desperdigan por la Toscana, por unos 260 euros al mes. Si el lector despistado considera que el pago por tamaña tarea es injusto, está en lo cierto, pero Sting no andaba por aquellos derroteros. Se refería a que nosotros, humanos corrientes, podíamos pagar 260 euros por el privilegio de partirnos el lomo en sus viñedos.

La historia se hizo viral rápidamente, como no cabría ser de otro modo. Sting, luminaria de la solidad y avezado hombre de negocios, vendía su particular oferta como una "experiencia" de carácter terapéutico. No era un trabajo, sino un momento único en la vida que podía reconciliarnos a nosotros, potenciales vendimiadores, con nuestro propio yo. Recogiendo sus uvas, nos decía Sting, nos estaba haciendo un favor. Sus viñedos tenían propiedades curativas, y él los comercializaba.

Ha sido quizá el mejor ejemplo de la menuda confusión entre trabajo, experiencias y servicios que nos ha regalado el capitalismo tardío. Pero no el único. De un tiempo a esta parte han proliferado otras formas de hacer turismo y aprender sobre la vida rural de nuestros antepasados que, a ojos de cualquier hombre o mujer que haya vivido lo suficiente, sólo podría considerarse como un timo, o poco menos que un curro. De forma un tanto poética, el mundo rural se está cobrando su debida venganza con la generación Mr. Wonderful y los ingenuos urbanitas.

Aquí va una recopilación de grandes hitos del ser humano urbano en plena era de la comercialización de las experiencias, ya sea como patio de recreo, absurda apología del durísimo trabajo de antaño o acercamiento honestos a los usos y costumbres de un campo, para muchos, totalmente ajeno.

1. ¿Esquilar ovejas? Ahora puedes

Esquilar Ovejas Vuelve al pasado. (Queensland State Archives/Flickr)

Antaño profesión olvidada, resucitada por obra y gracia de la escasa oferta de trabajo durante los peores años de la crisis, para la mayor parte de la población contemporánea, de sino urbano, esquilar ovejas es un exotismo. Pese a su dura naturaleza, se ofertan diversos cursos para aprender (pagando, claro) a hacerlo como lo hacían los antiguos. Ya sea en Segovia o en Andalucía, forma parte del pack de varias casas rurales.

2. Ordeñar vacas, otra arcadia rural

El complemento natural a coger una maquinilla y afeitar a una oveja. Ordeñar a una vaca es hoy otro ejercicio en franca regresión, tanto por la reducción de los trabajadores humanos en el campo como por la progresiva tecnificación del proceso. Nada que en Galicia o en Cantabria no se pueda aprender, eso sí, mediante otros cursillos debidamente pagados. Forman parte de las experiencias rurales para ti, que eres de ciudad.

3. Cursos de cestería

Otro aspecto ancestral de la vida de nuestros antepasados consistía en construir, moldear y hacer cosas con sus propias manos. Hoy, en las ciudades, somos menos artesanos que nunca. ¿Solución? Cursos de toda condición para aprender a crear utensilios con los elementos naturales que encontrabas en los alrededores de tu casa. De particular singularidad son los de cestería, de tremenda dureza en el pasado y que hoy se oferta como una forma de revivir el oficio.

4. Hacer cerveza artesanal

Cerveza Artesanal De tu casa a tu estómago. (Franciscan Well)

Uno de los más populares y también de los más asociados a la juventud cosmopolita y urbanita. En Estados Unidos el boom proviene de la tradicional mala calidad de las cervezas mainstream. En Europa, como una forma de acercarse a las raíces del sabor auténtico y a la experiencia total de los maestros cerveceros de antaño (a su debido precio, y a cambio de recuperar un oficio que había virado hacia la total industrialización). ¡Revive la abadía!

5. Vendimiar en Jerez

Otro de los hitos recientes: por tan sólo 25 euros al día puedes convertirte en un auténtico jornalero de la vendimia jerezana. Una empresa gaditana lleva desde 2013 ofreciendo "experiencias". En este reportaje de El País se cuenta con algunos de los testimonios: "Nunca habíamos visto esto y es precioso", explica una pareja que jamás había pisado un viñedo. A cambio de una suave jornada de trabajo, aprenden cómo es el proceso. La que antaño fuera una durísima y resignada tarea (jornalero) se convierte en un reclamo turístico para habitantes urbanos.

6. Pagar por pastorear cabras

¿Cansado de la Babilonia diaria en la que se ha convertido tu ciudad, ejemplo de la corrupción moral de Occidente? ¿Añoras un regreso a la arcadia campestre del entorno rural? Ahora puedes hacerlo pastoreando cabras. Pagando, por supuesto, por caminar a su vera. Una empresa en el sur de California vende el servicio como una suerte de mindfullness que te reconcilia con la vida, te aleja del mundano ajetreo de la metrópolis y te conecta con el espíritu y la naturaleza perdida.

7. Tejer como "tu abuela"

Knit Ahora el doble de cuqui. (Pxhere)

Del mismo modo que deseamos recuperar el noble arte de la cestería o de la forja, también hemos recuperado el gusto por los tejidos artesanales y tradicionales. Nada mejor que algún taller o curso de tejido de lana, como lo haría "tu abuela". Al igual que los productos que te entrega un señor en mano en un mercado de alimentos cualquiera, la etiqueta "de la abuela" siempre da un pedigrí extra a todas las actividades que buscan recuperar el espíritu perdido de las cosas.

8. Turismo de voluntariado

Quizá el máximo exponente del turismo en los tiempos del capitalismo tardío: pagar no ya por hacer turismo, sino por hacer turismo siendo solidario. Hay numerosas empresas que ofertan cursos y actividades sociales mediante las que te puedes convertir en un pequeño misionero de las causas justas, reviviendo el carácter redentor de las misiones que se adentraban en lo salvaje para civilizar el terreno virgen. Por supuesto, están repletas de críticas por su facilidad para caer en lo trivial.

9. Favela Tours

De similar espíritu se revisten los "Favela Tours", excursiones guiadas para europeos o estadounidenses de clase alta entre las favelas de Sao Paulo o Río de Janeiro (porque en las barriadas pobres todo turista es de clase alta). Es literalmente un turismo de la pobreza, en el que se exploran los rincones míseros de las, por otro lado, mediáticas favelas brasileñas, similares a las barriadas más pobres de todo Latinoamérica. Una explotación comercial de la carencia.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio