Compartir
Publicidad
Publicidad

Por primera vez en 300 años no hay un sólo habitante en Barbuda, la isla que fue arrasada por el huracán Irma

Por primera vez en 300 años no hay un sólo habitante en Barbuda, la isla que fue arrasada por el huracán Irma
Guardar
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La tormenta pasó y ha llegado el momento de evaluar los daños. El huracán Irma, el fenómeno meteorológico más grande y poderoso del que se tenga registro, golpeó hace unos días el Caribe ocasionado muertes, daños materiales y hasta cambios en el aspecto general de algunas islas.

Desde los primeros reportes se sabía que la isla de Barbuda había sido la más afectada, donde el primer ministro Gaston Browne confirmaba que entre el 90 y 95% de las estructuras habían sido destruidas. Hoy la situación es más clara y preocupante, ya que a día de hoy, y nueve días después de Irma, no hay un sólo ser humano vivo en la isla.

Sólo quedan las mascotas y el ganado

Ronald Sanders, embajador de Barbuda y Antigua en Estados Unidos, entregó un informe sobre el estado de su país después del paso de Irma. En él se confirma un daño total a Barbuda, "por primera vez en 300 años, no hay una sola persona viva en la isla de Barbuda. La civilización que ha existido en esa isla por más de 300 años hoy se ha extinguido."

Sanders menciona que Irma fue un monstruo y la población no tenía ninguna probabilidad de sobrevivir. A pesar de que no confirma la cifra de muertos, sí aclara que las tareas de evacuación hacia Antigua ayudaron a salvar a algunos habitantes, sin embargo, no fue suficiente. Hoy día muchos de estos habitantes viven en refugios improvisados en Antigua y hasta el momento, no hay plan definido para ayudarles a seguir con sus vidas después de haber perdido todo.

Se estima que en Barbuda vivían más de 1.600 personas, y después de enfrentarse a la furia de Irma y sus vientos de casi 300 km/h, que destruyeron el 95% de la infraestructura de la isla, la idea de reconstrucción es más complicada de que se esperaba en un inicio. En este momento Barbuda no tiene electricidad, agua potable, comunicación y ni una sola estructura que pueda alojar vida humana.

El embajador estima que la reconstrucción podría costar al menos 300 millones de dólares, pero explica que no se trata de una simple reconstrucción, sino del nacimiento de una nueva civilización que esté preparada para el siguiente Irma. No piensan reemplazar lo que había en la Isla, sino dotarla de herramientas que garanticen la supervivencia de la población. Por ello, esta reconstrucción tomará tiempo, mucho tiempo, tanto que ni el embajador supo dar una fecha estimada.

El principal problema, como siempre, es el dinero. Por lo que Sanders está pidiendo a la comunidad internacional que ayudé en la reconstrucción de Barbuda: "Hemos declarado un estado de emergencia en Barbuda porque es un desastre completo y es inhabitable. No podemos lidiar solo con nuestros propios recursos".

Ahora mismo en Barbuda los únicos que sobreviven son las mascotas y el ganado, y eso también se ha vuelto un problema debido a que el gobierno ya no tiene recursos para salvarlos y garantizarles un lugar donde vivir. Es así como organizaciones como World Animal Protection está acudiendo a la isla para alimentar a los animales y tratar de sacarlos de ahí.

Es un hecho que la situación en Barbuda es de las más complicadas ante el paso de Irma. Para aquellos interesados en ayudar en la reconstrucción lo pueden hacer con donaciones en dinero o especie en diversas organizaciones internacionales como GlobalGiving, UNICEF, Animal Relief, Oxfam y Save the Children.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos