Publicidad

¿Pueden los políticos abrir viajes en BlaBlaCar? El caso del diputado andaluz que ha dimitido por ello

¿Pueden los políticos abrir viajes en BlaBlaCar? El caso del diputado andaluz que ha dimitido por ello
27 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los "más de 30 años de experiencia al volante" no solo han terminado con el perfil de BlaBlaCar del diputado almeriense Andrés Samper, sino también con su carrera política en el parlamento andaluz. Según han denunciado a través de Twitter y posteriormente ha reconocido el propio político, cada semana y desde hacía menos de un mes, el diputado anunciaba su viaje Almería-Sevilla en la plataforma de carsharing para compartir su trayecto semanal y, de paso, ahorrar en gastos. Unos gatos que ya le cubría el parlamento andaluz pagándole 617 euros semanales en concepto de dietas.

¿Qué ha pasado? El diputado de Ciudadanos por Almería, Andrés Samper ha dejado su cargo público tras la polémica originada al descubrir que había comenzado a utilizar BlaBlaCar para compartir los gastos de sus viajes Almería-Sevilla. Un trayecto que ya le paga la Junta de Andalucía en concepto de dietas y que le llevaba a recibir 207€ por kilometraje cada semana. 

La polémica. Ayer, mientras se debatían en el parlamento andaluz los presupuestos generales de 2020, el tuitero @VillaDiestra se encontró con el perfil de BlaBlacar del diputado de Ciudadanos que anunciaba su viaje Sevilla-Almería por valor de 24,50 euros por pasajero. Es decir, con el coche lleno, Samper ganaba por trayecto 98 euros. A raíz del tuit anterior, el diputado del partido de Rivera borró automáticamente su perfil y los anuncios publicados en BlaBlaCar. Posteriormente, escribió un tuit negando dichas acusaciones, pero a los pocos minutos también lo eliminó. 

Las dietas. Según el portal de transparencia de la Junta de Andalucía, los diputados reciben un bonus extra en concepto de dietas y cuya finalidad es cubrir las comidas, el alojamiento y el desplazamiento semanal derivado de su función como cargo público. Cada semana Andrés Samper recibía los siguientes pluses:

  • Un devengo semanal de 410 euros ya que su residencia está a más de 300 km del Parlamento.
  • 207 euros en concepto de kilometraje (el gobierno andaluz paga a 0,25€ el kilómetro desde la residencia del diputado al hemiciclo provincial, un recorrido que asciende a los 404 km por trayecto de ida).

Es decir, solo en concepto de dietas mensualmente el diputado almeriense recibía 2.468€ a lo que hay que sumar los 3.193€ que componen el salario base de un diputado. En conjunto 5.661 euros de sueldo.

El tren se justifica, pero el coche no. Desde el punto de vista legislativo y tal y como recoge el régimen económico de diputados del 2019, los diputados reciben una serie de complementos en su sueldo destinados a sufragar tanto la movilidad como el alojamiento. Sin embargo, mientras que la Junta de Andalucía pide justificar los trayectos realizados en transporte público pidiendo el billete de avión o tren, para recibir el cobro del kilometraje la única condición expuesta es que la distancia a calcular sea la existente desde el domicilio del diputado y el Parlamento.

Debate ético. El reglamento del Parlamento de Andalucía pide que se detallen las incompatibilidades que puedan existir entre el cargo de diputado y otras actividades laborales secundarias con el fin de determinar que no hay conflicto de intereses. Sin embargo, a la hora de determinar si existen incompatibilidades entre las dietas recibidas y la conducta que se desprende de las mismas, hay un vacío legislativo que deja este tipo de cuestiones en manos de la ética más primaria.

De hecho, el mismo reglamento, en el apartado dedicado a los "Deberes de los Diputados", sostiene que solo se retirarán las retribuciones económicas de los diputados "cuando de modo injustificado quebranten el citado deber". Pero, ¿qué quiere decir "quebrantar el citado deber"? ¿Cómo afecta esta premisa al caso de Andrés Samper y los viajes en BlaBlaCar?

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir