Por qué Primark está subiendo el precio de su ropa si vende un 60% más que el año pasado

Por qué Primark está subiendo el precio de su ropa si vende un 60% más que el año pasado
4 Comentarios

Que Primark, el referente de la moda barata, haya anunciado una subida de sus precios de cara a la colección de otoño-invierno no es ninguna sorpresa. Que lo haya hecho en un momento en el que sus ventas han aumentado un 60% con respecto al año pasado y duplicado por nueve el beneficio operativo sí que le hace a más de uno pensar en qué ha podido motivar esta maniobra comercial. No, Primark tampoco ha podido compensar las presiones de costes que enfrenta con ahorros. Igual que otras empresas.

La cadena de distribución rota y la inflación le están comiendo los márgenes. Veamos qué ha pasado en realidad.

Primero, la subida. Las ventas de Primark en el primer semestre del año fueron de 4.210 millones de euros, un 59% más que hace un año. Al cierre del semestre, prácticamente toda su red estaba abierta, a diferencia del año anterior. El beneficio operativo ajustado en el periodo es de 490 millones de euros, nueve veces más que en el mismo periodo del año anterior. Buenas noticias, ¿no? No tanto.

Luego, la bajada. El propietario de Primark ha dicho que la cadena de ropa tendrá que subir los precios porque ya no puede compensar los aumentos de costes con ahorros. Associated British Foods (ABF), la empresa propietaria de Primark, explicaba que sus negocios, que incluyen Twinings, Kingsmill y Ryvita, enfrentan una creciente presión inflacionaria en muchas áreas, incluidos los costes de las materias primas, los productos básicos, la energía y la cadena de suministro, empeorados por la guerra en Ucrania.

Dicen que esperan que los márgenes de ganancias se vean más afectados de lo esperado tanto en Primark como en sus negocios de alimentos en los próximos meses y no esperan una recuperación hasta el próximo año.

¿Por qué? El grupo está tomando medidas para mitigar el aumento de los costos. George Weston, director ejecutivo de ABF, comentaba: "Mirando hacia el futuro, las presiones inflacionarias son tales que no podemos compensarlas todas con ahorros de costes, por lo que Primark implementará aumentos de precios selectivos en algunas de las existencias. Sin embargo, aseguraremos nuestro liderazgo en precios y asequibilidad diaria, especialmente en este entorno de incertidumbre económica".

El coste del envío desde Asia se multiplicó por ocho el año pasado, lo que afectó a la ropa y otros productos, incluidos el té, mientras que el precio del gas natural, utilizado en la producción de azúcar y la cocción, aumentó casi 12 veces. Los salarios en Primark subieron un 12% en abril y la inflación ha golpeado el precio del algodón y el trigo. Ucrania le ha dado a la inflación un par de piernas extra y es posible que la interrupción de la cadena de suministro en China tampoco ayude.

Al igual que la industria de e-bikes. Se prevé que el panorama inflacionario empeore a medida que los artículos cotidianos, como los alimentos y la energía, se vuelvan más caros en toda la economía. Esta advertencia está en línea con las empresas de todo el mundo que están haciendo malabarismos con costes más altos para cosas como energía y materias primas en medio de la interrupción de la cadena de suministro y la guerra de Rusia en Ucrania.

Hace unos días, en Magnet hablábamos del caso inaudito de las bicicletas eléctricas. De la situación que vivimos con la subida del precio de la gasolina ha salido una esperada ganadora: la bicicleta eléctrica. Pero para las empresas de e-bikes o scooters eléctricos, el aumento en su interés no ha resultado en las ganancias que esperaban. ¿Más ventas y sin beneficios? El aumento de los precios de la gasolina es un arma de doble filo. Las empresas están experimentando un auge en las ventas a medida que los consumidores recurren a la movilidad eléctrica, pero sus propios costes crecientes de transporte y materiales han sido un lastre para las ganancias.

Temas
Inicio
Inicio