Si quieres un Porsche gratis, tan sólo tienes que ir a buscarlo al fondo del océano Atlántico

Si quieres un Porsche gratis, tan sólo tienes que ir a buscarlo al fondo del océano Atlántico
19 Comentarios

El Felicity Ace se encontraba a unos 167 kilómetros al suroeste de las Islas Azores cuando emitió su primera señal de socorro en la mañana del 16 de febrero. Se había producido un incendio a bordo. Según FleetMon, que rastrea embarcaciones oceánicas, los 22 miembros de la tripulación fueron evacuados de forma segura del barco en helicóptero y bote salvavidas. Pero el barco quedó a la deriva.

Resulta que el Felicity Ace era un portacoches roll-on-roll off que transportaba vehículos del Grupo Volkswagen. Concretamente, 4.000 coches entre los que se encontraban un buen puñado de Porsche.

¿Qué ha pasado?  De vez en cuando, el nombre de un carguero marítimo cobra importancia en el mundo del automóvil. Ahora le ha tocado al Felicity Ace, que tenía la misión de llevar su cargamento desde Alemania a Rhode Island cuando se produjo un incendio a bordo. Las llamas fueron lo suficientemente graves como para que el capitán tuviera que abandonar el barco, y aún no sabemos el destino de los vehículos a bordo.

"Somos conscientes de un incidente hoy que involucra a un buque de carga que transportaba vehículos del Grupo Volkswagen a través del Atlántico", comunicaba la compañía.  Los detalles están llegando, por ejemplo, aún no sabemos la causa del incendio. Afortunadamente, parte de la embarcación ha sido remolcada en las Azores y barcos de la Armada de Portugal y otros cercanos ayudaron en el rescate.

Una fortuna dentro. A pesar de la capacidad de 4.000 vehículos del Felicity Ace de 200 metros de largo, aún no sabemos si estaba lleno de coches o una mezcla de autos y otra carga. Una declaración publicada en la aplicación Track Your Dream de Porsche, que permite a las personas que compraron un nuevo Porsche seguir el viaje de su vehículo desde la planta de producción hasta el concesionario local, parece indicar que está claro que algunos compradores de Porsche tendrán que esperar más de lo previsto para recibir sus nuevos coches.

No es la primera vez. Hay antecedentes que sugieren que Porsche se asegurará de que sus clientes obtengan sus coches, ya que esta no es la primera vez que ha tenido que lidiar con algunos de sus vehículos que no sobrevivieron a un viaje transoceánico. En 2019, el barco Grande America se incendió y se hundió con cuatro Porsche 911 GT2 RS limitados a bordo, junto con otros 33 Porsche y alrededor de 2.000 Audi nuevos que se dirigían a América del Sur. Tuvieron que reiniciar la producción para los cuatro compradores de GT2 RS para mantener su compromiso.

¿A por el botín? Twitter se ha llenado de gente bromeando sobre la idea de ir a buscar los coches y hacerse con el "botín", como si de buscadores de tesoros se tratara. Pero resulta curioso que la misma Ley de salvamento (un principio del Derecho Marítimo) establece que toda persona que ayude a recuperar el buque o la carga de otra persona en peligro en el mar tiene derecho a una recompensa proporcional al valor de los bienes salvados. El derecho marítimo es inherentemente internacional, y aunque las leyes varían de un país a otro, existen condiciones establecidas que se deben cumplir para permitir una reclamación de salvamento.

Con sus orígenes en la antigüedad, la base del salvamento es que una persona que ayuda a otra en el mar se está poniendo en riesgo a sí misma y a su embarcación y debe ser recompensada adecuadamente. Una consideración relacionada era prevenir la piratería, ya que cualquier embarcación en peligro bien podría ser abandonada a los piratas si el propietario no recompensaba a un salvador honesto.

¿Qué dice la ley? En este caso, la legalidad indica que se trataría de un rescate de un buque o su carga en aguas navegables de un peligro que, de no haber sido por la asistencia del salvador, habría conducido a la pérdida o destrucción de la propiedad. Salvo en el caso de salvamento realizado bajo contrato, el salvador, conocido como salvador, debe actuar voluntariamente sin tener ningún deber legal de hacerlo, aparte del deber general de prestar asistencia a los que se encuentran en peligro en el mar.

Mientras el propietario o sus empleados permanezcan en el barco, las ofertas de salvamento no deseadas pueden ser rechazadas. Un derelict (una embarcación que se encuentra completamente desierta o abandonada sin esperanza o intención de recuperación) es, sin embargo, una buena alegría para cualquiera que se encuentre con ella. Los actos típicos incluyen la liberación de barcos que han encallado o en arrecifes, la recuperación de barcos hundidos (o su carga), la extinción de incendios, etc.

Temas
Inicio
Inicio