Ser vegetariano pronto dejará de ser una rareza: los jóvenes de todo el mundo están dejando la carne

Ser vegetariano pronto dejará de ser una rareza: los jóvenes de todo el mundo están dejando la carne
366 comentarios

Al ir al supermercado o mirar el menú en un restaurante, te habrás dado cuenta de que ahora hay más opciones verdes que en el pasado. Lo que una vez fue una minoría marginal ahora se ha convertido en la dieta elegida por muchos europeos, y cada vez más personas se abstienen de comer carne y adoptan una dieta vegetariana o vegana (entre el 2 y el 10% de la población total, según Meat Atlas), mientras que el continente lidera el camino de los sustitutos de la carne con el 39% de las ventas globales.

¿Está realmente aumentando el vegetarianismo y veganismo en el mundo?

Las cifras. Aunque los europeos continúan estando entre los mayores consumidores de carne del mundo, el impacto ambiental de la producción de carne y lácteos ha hecho que los consumidores se vuelvan más conscientes del impacto ético y de salud de su dieta. Los 512 millones de ciudadanos de la UE representan el 6,8% de la población mundial, pero son responsables del 16% del consumo mundial total de carne. La cantidad de carne per cápita consumida por los europeos fue de 69,3 kg en 2018, pero se espera que esa cifra caiga a 68,6 kg en 2030, según el informe de perspectivas agrícolas de la UE.

Uno de los factores detrás de esta disminución proyectada es el aumento de la población vegetariana de la UE, que se abstiene de comer carne, y de los veganos, que evitan por completo todos los productos animales. Mirando un conjunto de diferentes estudios, Europa ha visto un aumento significativo de vegetarianos y veganos en los últimos años.

La evolución. Hace una década, el número de vegetarianos en Suecia era de 270.000 (el 3% de la población), mientras que esa cifra aumentó al 10% hace poco. En Alemania pasó del 9% al 11% en cuatro años. En Reino Unido, una encuesta de YouGov muestra que el 5% se describió a sí mismo como vegetariano; 3% como pescetariano, y 2% como vegano. Juntos, suman un 10%. Otro 16% se describió a sí mismo como flexitarianos, que sólo ocasionalmente comen carne o pescado. En una encuesta de Gallup de EEUU, el 5% de los adultos estadounidenses se identificaron como vegetarianos y el 2% como veganos.

Italia: tradición vs cambio. Otro país que cuenta con muchos platos tradicionales a base de carne o queso es Italia. Muchos de ellos también se han hecho famosos en el extranjero, como la carbonara, la pasta al ragú, la caprese y, por supuesto, la pizza. Pero al igual que Alemania, Italia ha visto un aumento en las personas vegetarianas y veganas. Según Eurispes, un instituto privado italiano, casi 1 de cada 10 personas en Italia ahora es vegetariana o vegana, lo que corresponde al 8,2% de la población. Este porcentaje está en línea con la tendencia creciente que comenzó en 2014, cuando ascendía a solo 7,5%.

La situación en Francia. Las cosas son bastante diferentes en otros países mediterráneos como Francia y España. Según Le Monde, un estudio realizado por el Instituto IFOP en 2020 reveló que una cuarta parte de los franceses afirman limitar su consumo de carne, pero pocos han dejado de comerla. El 79% de los franceses todavía piensa que la carne es necesaria para mantenerse saludable, aunque el 68% cree que la gente en el país come demasiada, teniendo en cuenta la salud y/o el medio ambiente.

Los españoles también siguen muy apegados a la carne. En julio de este año, el ministro de Consumo de España, Alberto Garzón, inició una campaña para invitar a las personas a reducir su consumo de carne. Afirmó que España come más carne que cualquier otro país de la UE, destacando la increíble cantidad de recursos como el agua necesarios para producir tal cantidad. Fue duramente criticado, incluso por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, que también contó con el apoyo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y también se enfrentó a las críticas de seis asociaciones de productores cárnicos.

En 2019, un informe de la consultora Lantern mostró que solo el 0,5% de la población española era vegana y el 1,5% vegetariana, lo que supuso un aumento total del 27% respecto al año anterior.

La edad es la clave. Cuando observamos los resultados de las encuestas por edad, vemos que es más probable que las personas más jóvenes se identifiquen como vegetarianas. En el desglose de las respuestas del Reino Unido, uno de cada cinco jóvenes de 18 a 24 años describió una dieta que no contenía carne. El 10% eran vegetarianos, el 4% pescetarianos y el 5% veganos. Otro 20% eran flexitarianos. Sólo hay que compararlo con el grupo de mayor edad (los mayores de 65 años), donde solo un pequeño porcentaje era vegetariano y un pequeño porcentaje pescetariano, para entender la tendencia.

Este hallazgo de que los más jóvenes tienen más probabilidades de identificarse como vegetarianos o veganos es consistente con los resultados de otros países. Las encuestas de EEUU y otros países arrojan el mismo resultado. De media en los 28 países incluidos en la encuesta Ipsos de 2018, el 6% de los menores de 35 años informaron ser vegetarianos, en comparación con el 3% de los mayores de 35 años.

¿Qué empuja a las personas a tomar esa decisión? Según el mismo estudio, el principal motivo es el respeto por los animales y el planeta. Es ampliamente reconocido que los animales de granja producen una gran parte del total de gases de efecto invernadero que, por supuesto, tienen consecuencias masivas tanto en el medio ambiente como en el clima. Es por eso que una dieta vegana se considera la acción más impactante que uno podría tomar para reducir nuestra huella de carbono.

El mercado vegano, en crecimiento. Un nuevo estudio de Smart Protein Project y ProVeg International revela el crecimiento del mercado vegano de Europa en los últimos dos años: 49%, alcanzando un total de 3600 millones de euros en ventas. Las ventas de leche de origen vegetal lideran el sector en la mayoría de los países de la UE, y la leche de avena, en particular, muestra la tasa de crecimiento más alta de todas. Las ventas de carne vegana son las segundas más altas; solo el sector alemán de proteínas vegetales creció un 226%, alcanzando los 181 millones de euros en ventas.

Temas
Inicio